El terreno del Kempes sigue en emergencia y se prepara a contrarreloj para recibir a la selección