Estudiantes de Mérida-Racing: la Academia debutó con un triunfo tonificante en la Copa Libertadores

Reniero ya anotó el empate parcial y festeja con Zaracho, que luego convirtió el 2-1 definitivo en Mérida
Reniero ya anotó el empate parcial y festeja con Zaracho, que luego convirtió el 2-1 definitivo en Mérida Fuente: AP
Christian Leblebidjian
(0)
5 de marzo de 2020  • 21:20

Racing debutó en la Copa Libertadores con un triunfo ante Estudiantes de Mérida por 2-1, en Venezuela. Fue su primer cotejo en el Grupo F, en el que también están Alianza Lima, de Perú y Nacional, de Uruguay. La imagen que dejó con respecto al funcionamiento fue irregular, aunque sacó cosas positivas con respecto a sus últimos partidos y desde lo anímico también será otro éxito que le dará impulso en el sueño internacional. Fue, además, el único equipo argentino en vencer en su presentación , luego del empate de Boca (1-1) con Caracas y las derrotas de Tigre (0-2) ante Palmeiras, River (0-3) ante Liga de Quito, y Defensa y Justicia (1-2) ante Santos.

Había arrancado muy bien la Academia, con mucha participación de Lisandro López , que en los últimos partidos no solo no había podido convertir, sino que hasta le había costado tener chances de gol. Pero en Mérida estuvo activo para generar juego y también para recibir en los metros finales y de frente al arco rival. Sin ir más lejos, el primer centro que sus compañeros le tiraron (Zaracho) fue a los 40 segundos. Pero en ocho minutos ya lo habían buscado tres veces más, vía Mena, Reniero y Rojas. A los 16 minutos hizo un gol de emboquillada, aunque supo antes de recibir que estaba en posición adelantada.

Las situaciones más claras para Racing estuvieron en los pies de Licha López, que definió picando la pelota tras recibir un pase Reniero y otro mano a mano de Zaracho que no pudo resolver con precisión luego de recibir una habilitación de primera del capitán López. Pero el mediocampista surgido de las inferiores iba a tener revancha sobre el final del cotejo.

Licha López juega su propio partido. Hace 15 encuentros que no convierte , pero no todo es responsabilidad del ciclo de Beccacece; siete partidos fueron en la actual etapa, pero el déficit viene de arrastre: en los últimos ocho partidos con Coudet, el centrodelantero tampoco pudo vulnerar las redes rivales. López jugó mucho mejor que en los últimos encuentros, estuvo más cerca del gol, pero no pudo convertir.

Con la pólvora mojada: Licha López sigue sin convertir
Con la pólvora mojada: Licha López sigue sin convertir Fuente: AP

Pero Racing es un equipo inestable. Como sucedió en los duelos ante Newell's y Colón, perdió pelotas en lugares inconvenientes , muy cerca de su arquero. Estudiantes de Mérida también pudo convertir y tuvo oportunidades muy claras, como el mano a mano que el arquero Arias le desvió a Messidoro (enganche surgido de las inferiores de Boca) tras una pérdida de Mauricio Martínez en la medialuna de su área. También el volante Jesús Meza tomó la pelota tras un error de Reniero (pase lateral interior en salida de Racing) y remató desde afuera exigiendo a Arias. De arriba también preocupó el local, con un cabezazo de Perilla que Arias mandó al córner.

La lesión de Marcelo Díaz antes del final del primer tiempo le dio la posibilidad a Beccacece de hacer un cambio ofensivo. Ingresó el zurdo Benjamín Garré para jugar con el perfil invertido de wing derecho y bajó Lolo Miranda a jugar a la posición de volante central. Por delante de él terminaron ubicándose (en el 4-1-4-1 elegido por el DT) Garré, Zaracho, Rojas y Reniero. El ex San Lorenzo dejó la banda derecha para irse al carril izquierdo.

Sin embargo, Racing se fue quedando sin oxígeno. Díaz no había hecho un buen partido, pero Zaracho y Rojas fueron perdiendo fuerza también en sus duelos individuales. Lo mismo Reniero, que terminó corriendo más hacia atrás (pensando en las coberturas defensivas) que en desequilibrar en ataque.

Gastón Reniero maneja ante la marca venezolana
Gastón Reniero maneja ante la marca venezolana Fuente: AP

En la línea de fondo, Mena falló en varias instancias, incluida la jugada del gol de José Rivas, que convirtió de arremetida entrando por el segundo palo tras un centro desde la izquierda de Linarez. El lateral izquierdo chileno tuvo avances positivos por su carril, sobre todo con buenos entendimientos con Licha López; tras un par de paredes generaron chances que pudieron tener un peligro mayor en favor de Racing. De los pies de Mena llegó el centro que controló bien Zaracho y finalizó con un remate cruzado que se fue cerca del palo derecho de Alejandro Araque.

Las ventajas que Eugenio Mena dio en defensa las compensó con sus muy buenas proyecciones ofensivas. Y de un lateral jugado rápido por él llegó el empate de Reniero, que de cabeza venció al arquero de Estudiantes de Mérida.

Y justamente por Mena llegó el gol de la victoria de Zaracho. A siete minutos del final, el chileno asistió con su zurda en una jugada donde la Academia había puesto 7 futbolistas dentro del área, un sello de lo que pretende Beccacece. Racing terminó ganando merecidamente y el resultado le da impulso futbolístico y también anímico para el futuro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.