Fernando Batista y la transición: de Agüero y Di María a Nehuén Pérez, Sosa y Álvarez

Fernando Batista da indicaciones, durante un encuentro al mando de la selección Sub 20 en el Sudamericano de Chile de esta temporada
Fernando Batista da indicaciones, durante un encuentro al mando de la selección Sub 20 en el Sudamericano de Chile de esta temporada Fuente: Archivo
Alberto Cantore
Cristian Grosso
(0)
20 de mayo de 2019  • 23:59

La relación entre Fernando Batista y los mundiales juveniles desandará el tercer capítulo. En cada uno de ellos desempeñó roles diferentes: futbolista en Arabia Saudita 1989, época en la que jugaba como volante y lateral en un plantel que contaba entre sus principales figuras a Simeone , Mohamed , Gamboa, Bonano y perdió en los cuartos de final con Brasil; ayudante de campo de Claudio Úbeda en Corea del Sur 2017 y ahora, en Polonia 2019, es la cabeza del grupo. La tarea de formador la lleva impregnada en la piel, la trae desde la cuna, es casi un mandato tácito que les dejó don José Batista, su padre.

Desmenuzar las diferentes etapas de las selecciones juveniles lo apasiona, tanto como vislumbrar quiénes llevarán el peso futbolístico en la selección durante la transición que indefectiblemente tendrá que cumplir la Argentina. "A nosotros nos cansan las caras, no cómo juegan. Porque decimos ' por qué Di María está en la selección, no lo aguantó más', pero cuando no está decimos ' cómo no está Di María'. Y lo mismo pasa con el Kun Agüero, Mascherano. Pasó el Mundial de Rusia y se escuchaba que Agüero no venga más, pero ahora todo el mundo se preguntaba cómo no lo van a convocar si fue el goleador del City, el campeón de la Premier", afirma sobre esa dualidad que invade a los hinchas con algunos nombres que se destacan en las principales ligas europeas y son venerados por los extranjeros, pero no logran repetir esa imagen en la Argentina. "Me gustaría que jugadores como Dybala llevaran la bandera en la transición, lo veo con proyección; Lo Celso también me gusta", se entusiasma.

Entre los 21 futbolistas que se instalaron en Katowice, donde está el búnker criollo para los primeros juegos de la Copa del Mundo, hay juveniles que desde hace un tiempo tienen roce en los planteles de primera y otros que ya juegan en el exterior. Son jugadores a los que Batista tiene como reto proyectar para la mayor, como sucedió con casi una decena de aquellos que jugaron en Corea del Sur 2017. "Nehuén Pérez se está potenciando en Atlético de Madrid con un técnico como el Cholo, que lo va a pulir en todos los sentidos; Julián Álvarez está en un nivel muy bueno y su presente tiene el respaldo de un club como River, al que le está yendo bien y en donde tiene a Gallardo que lo lleva de a poco. Santiago Sosa hizo un torneo Sudamericano muy bueno y Aníbal Moreno, cuando tenga continuidad en su club, se va a destacar. Hoy debutar en River es más fácil que en Newell's, el contexto lo hace diferente. La camada 97/98 fue muy buena y ésta, en la que incluyo a las categorías 1999, 2000 y 2001, porque podría ser parte Thiago Almada [de Vélez, 17 años], tiene una proyección tremenda".

El armado de la lista siempre resulta un momento agrio. Y para Batista no fue la excepción. Para el "Bocha" no hay secretos y sí una sola manera de actuar, de encarar la situación. "Hablar siempre de frente, con la verdad. Son decisiones deportivas, pero manejándote de esa manera te quedás tranquilo, porque uno también estuvo del otro lado. A mí me pasó y en ese momento no estás de acuerdo, vas a insultar. Me costó muchísimo, porque hay muy buenos jugadores y muy buenas personas, y yo hago mucho hincapié en eso también", reflexiona y desalienta una situación de conflicto que se generó con la ausencia de Ezequiel Barco en el Mundial 2017: "Muchos dijeron que se negó a jugar y el que no lo cedió fue Independiente, porque él estaba desesperado por venir. Lo citamos para el Sudamericano de Chile y faltando una semana para viajar, la tarea de rehabilitación y recuperación de su problema en la rodilla no tenía avances y lo reemplazamos por Gonzalo Maroni. Y ahora está acá, con nosotros, ya jugó los amistosos en España...".

El inicio de la Copa del Mundo está a la vuelta de la esquina. "Va a ser un Mundial muy competitivo, se clasificaron selecciones que tienen procesos largos de trabajo. Nuestro grupo, con Portugal, Corea del Sur y Sudáfrica, es muy fuerte. A la Argentina la pongo en el lugar para el que nos preparamos: jugar los siete partidos. Estar entre los semifinalistas y, solo entonces, pelear por el título. No somos más que nadie, pero tampoco menos. Estoy muy entusiasmado por el nivel de jugadores y el nivel humano de los chicos que elegí para poder hacer una gran Mundial", confiesa Batista, que dejó el colegio secundario porque se le hacía imposible por la preparación para el Mundial de Arabia Saudita, y 30 años después les subraya a los juveniles que no cometan su error.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.