Flamengo, el renacido: el DT que cambió la historia de frustraciones y millones de euros en danza

Javier Jesus (en el centro) comparte el festejo de la clasificación con los jugadores
Javier Jesus (en el centro) comparte el festejo de la clasificación con los jugadores Fuente: AFP
Federico Cornali
(0)
25 de octubre de 2019  • 00:01

RIO DE JANEIRO.- En poco más de cuatro meses, Jorge Jesus consiguió lo que Flamengo estaba buscando desde hace, por lo menos, una década. Con el sello que lo distingue, el del trabajo intenso y las ideas claras, el entrenador portugués sacó al equipo carioca de la monótona rutina de cada temporada: gastar millones, tener un par de buenos momentos y, casi siempre, terminar viendo las definiciones en casa, lejos del protagonismo deseado.

Otra vez Flamengo gastó, y gastó mucho en contrataciones: aproximadamente unos 125 millones de euros. Pero esta vez, parece haber acertado en el comando. Y si bien aún no consiguió títulos, el liderato en el Campeonato Brasileño, con 10 puntos de ventaja sobre Palmeiras, el escolta, y este regreso a la final de la Copa Libertadores, 38 años después de su última definición continental, definitivamente reconcilió a la inmensa torcida rubronegra con el equipo, lo que no es poco.

Apenas llegó a Río de Janeiro, el 20 de junio, Jorge Jesus les hizo notar a los jugadores, empleados y dirigentes flamenguistas la diferencia. Como abanderado del proyecto, prácticamente se instaló en el Ninho do Urubú (Nido de Buitre), donde entrena el equipo rojinegro, y aplicó una alta carga horaria para todos los involucrados. Nadie se quejó, aunque la mayoría precisó de un período de adaptación. Con el técnico también llegaron Rafinha, desde Bayern Munich, y Filipe Luis, tras terminar su vínculo con Atlético de Madrid. Ambos, con experiencia en partidos decisivos y, un tema no menor, en excelente forma.

Eran días de inestabilidad, Flamengo había superado tambaleante la primera ronda de la Libertadores tras un comienzo perfecto, con victorias ante San José, en Oruro, y LDU, como local. Después, tropezó en el Maracaná ante Peñarol y terminó pidiendo la hora en Montevideo, jugando muy mal, también ante el equipo uruguayo, clasificando casi de milagro a los octavos de final con un pálido 0 a 0.

Flamengo construyó un equipo que pretende llegar a la cima de América
Flamengo construyó un equipo que pretende llegar a la cima de América Fuente: AP

Antes de cruzarse con Emelec, de Ecuador, Abel Braga dejó su cargo y Flamengo apostó por Jorge Jesus, un entrenador caro, que llegaba con 12 títulos en Portugal (entre Liga, Copa de la Liga y Copa) al frente de dos pesos pesados como Benfica y Sporting. Antes de pisar Río de Janeiro, la última experiencia de Jesus había sido en Arabia Saudita, donde fue campeón de la Supercopa con Al-Hilal.

Y vaya si le costó a Flamengo superar a Emelec. En Quito, el equipo brasileño hizo todo mal y se volvió a casa con un 0-2. Sin embargo, la torcida empujó al equipo en la vuelta y, en la jornada mágica de su gran goleador, Gabriel Barbosa, mejor conocido como Gabigol, consiguió equilibrar la serie y vencer en los penales.

El abrazo simbólico de los jugadores con la hinchada marcaría el inicio de lo que fue una serie más que exitosa, consolidándose en el campeonato brasileño, donde superó a Santos, de Jorge Sampaoli, en el liderazgo, y luego se sacó de encima a Palmeiras, para ser hoy un puntero más que cómodo, equilibrado en sus presentaciones, sin demasiados cambios pero con un excelente recambio y piezas que parecen sentirse a gusto con el esquema de juego.

En la Libertadores, Flamengo no tuvo problemas para doblegar a Inter, con una victoria cómoda, 2 a 0 en Maracaná, en otra brillante actuación de Bruno Henrique, tal vez su jugador más decisivo, y un empate tranquilo en Porto Alegre.

En semifinales, otra vez un equipo gaúcho. Esta vez, Gremio, de Renato Portaluppi, que se preciaba de jugar el "mejor fútbol de Brasil", según el propio entrenador. Más allá de las opiniones, es verdad que se trataba de un plantel más que acostumbrado a las últimas instancias de la Copa Libertadores, lo que podría dificultar el camino de Flamengo.

Pero al multiestelar conjunto de Jorge Jesus, esa experiencia de Gremio poco le importó y, tras el empate en Porto Alegre, brindó el festival que todos vieron en el Maracaná, un estadio que volvió a lucir en esplendor. Porque es eso, antes de un elenco poblado de estrellas, se trata de un conjunto, una banda bien afinada que sigue los fundamentos del maestro, en la figura de Jorge Jesus.

Jorge Jesus, el entrenador que reordenó a Flamengo y le devolvió la identidad
Jorge Jesus, el entrenador que reordenó a Flamengo y le devolvió la identidad Fuente: AFP

La dupla de ataque letal que conforman Gabigol y Bruno Henrique, con más de 60 goles en la temporada (51% de los 116 que tiene Flamengo en la temporada), está cimentada por una base sólida que empieza en un arquero con experiencia internacional como Diego Alves. Para dar con la dupla central ideal, Jorge Jesus tuvo que arremangarse, pero hoy nadie mueve de allí a Rodrigo Caio, convocado por Tite para la selección brasileña, y el español Pablo Marí, ambos de excelente juego aéreo y, sobre todo Caio, buena salida con balón dominado.

De los laterales, poco se puede agregar, ya que Rafinha y Filipe Luis parecen ser de lo mejor a nivel continental por las bandas. En el medio, William Arão lucha y distribuye junto a Gerson, que surgió en Fluminense y regresó a Brasil luego de su paso por Roma y Fiorentina, de Italia. El uruguayo Giorgian de Arrascaeta, la gran apuesta de Flamengo para esta temporada, demuestra ser desequilibrante cuando no sufre lesiones, y Everton Ribeiro aporta su enorme jerarquía siempre que es llamado en la creación y, por qué no, a la hora de decidir frente al arco rival.

Barbosa, una de las armas ofensivas de Flamengo
Barbosa, una de las armas ofensivas de Flamengo Fuente: AFP

Por lo que mostraron hasta hoy, River y Flamengo protagonizarán, en Santiago, una de las finales más esperadas de los últimos tiempos en la Copa Libertadores. Allí se encontrarán dos equipos que no dejan mucho espacio para dudas. La madurez de River podría ser la criptonita para hacerle frente a una máquina bien aceitada, la de Jorge Jesus, que aún no disputó ningún partido tan decisivo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.