Fútbol sin arcos: los partidos que se juegan en los escritorios

La AFA continúa siendo el escenario donde los reclamos de los dirigentes modifican las pautas y sostienen los vicios del pasado
Alejandro Casar González
(0)
8 de junio de 2017  

Moyano, Angelici y Tapia, rostros de una nueva AFA que poco cambia
Moyano, Angelici y Tapia, rostros de una nueva AFA que poco cambia Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

La AFA es un ministerio. En la casa de Gobierno del fútbol argentino dominan las quejas, los pedidos y los reclamos. Da igual el motivo: cualquier pretexto es bueno para protestar. La escalada de caprichos dejó las oficinas de la calle Viamonte para trasladarse a la escena pública. Cuando alguna decisión tomada en los escritorios no les gusta, los dirigentes aprovechan los micrófonos. La programación es una quimera y la previsibilidad, una lejana utopía.

Cipolletti, de Río Negro, tenía todo preparado para jugar esta semana con San Lorenzo por la Copa Argentina. Mitre, de Santiago del Estero, se relamía por el encuentro frente a Racing. Dos equipos del Federal A medirían sus fuerzas ante dos de los más grandes del concierto nacional. En la AFA se sabía que River y Boca no debutarían en la Copa hasta agosto, ya con plantel renovado y después de definir el torneo local. Ventajas de ser los dos equipos más populares del país. A Racing y San Lorenzo esa decisión no les gustó nada. Después de ganarle a River en el Nuevo Gasómetro, Matías Lammens, presidente del Ciclón, pidió no jugar su partido con los rionegrinos. Lo hizo ante la prensa, en cadena nacional deportiva. Adujo que Boca como no jugaba, ellos tampoco lo harían. Los beneficios debía ser para todos o para ninguno. Racing hizo causa común con los de Boedo. La cadena de llamados para postergar esos dos partidos empezó el mismo domingo.

Terminó anteayer por la tarde. Ese día, Pedro Rodolfo Gutiérrez, secretario general de Cipolletti, estaba en el quinto piso de la AFA, para la habitual reunión del Torneo Federal A. A Gutiérrez le sonó el teléfono. Lo llamaban de la empresa Torneos, organizadora de la Copa Argentina. Le explicaron que el partido con San Lorenzo quedaba postergado. Gutiérrez le comunicó la situación al presidente del club, Santiago Caldiero. “Hacé algo”, le dijo el máximo directivo. Gutiérrez expuso la situación en la reunión del Federal A. Hubo una protesta generalizada. Intercedió el presidente de la divisional, Juan Pablo Beacon. Le preguntaron a Guillermo Raed, presidente de Mitre, de Santiago del Estero, si su partido también estaba postergado. Raed estaba dos pisos más abajo, preparado para la reunión de comité ejecutivo. Asintió. A él también lo habían llamado para confirmarle la postergación. El Federal A, que había postergado partidos de la Reválida para no perjudicar a Mitre y a Cipolletti, había perdido por goleada. Y había perdido en los escritorios.

“Si nos hacen jugar con Racing el sábado es una vergüenza”, protestó Rodolfo D’Onofrio, presidente de River. Como Lammens, reclamó ante las cámaras de TyC Sports. Habló de jugar “bajo protesta”. Explicó que su club aporta tres jugadores al seleccionado, que llegarán el jueves a la noche tras un viaje transatlántico luego de la gira por Australia y Singapur. “Van a aceptar el pedido de River”, contó una fuente de la AFA antes de que la oficina de torneos programara los partidos. El documento apareció pasadas las 18. Boca quedó confirmado para el sábado. River, para el domingo. Y lo más probable es que el partido en el Monumental comience a las 18. El reclamo de River había tenido efecto inmediato.

Independiente no es menos. Pretende habilitar a Leandro Fernández en lugar de Jorge Figal, suspendido provisionalmente por un caso de dóping. Por más que había trascendido que Fernández ya había recibido la luz verde para jugar, el trámite no está resuelto. El convenio colectivo de trabajo avala la postura de los Rojos, siempre y cuando Figal se mantenga apartado de la actividad por cuatro meses o más. Todo hace pensar que el castigo para el zaguero será superior a ese tiempo. El problema es que aún no es oficial. Por esa razón, Fernández no puede quedar habilitado. Aunque en Avellaneda se froten las manos con anticipación.

Los Rojos también pensaban que el postergado partido con Defensa y Justicia se jugaría el miércoles 14 de junio. Pero el director técnico de los de Varela, Sebastián Becaccecce, llegará con el tiempo justo luego de acompañar a Jorge Sampaoli en el cuerpo técnico del seleccionado. El entrenador del Halcón intentará persuadir a Claudio Tapia, presidente de la AFA, durante la estadía del plantel argentino en Australia y Singapur. El partido, mientras tanto, sigue con un asterisco: sin fecha confirmada.

La semana pasada, Boca hizo lo suyo. Presentó un pedido para cambiar el artículo 225 por Gino Peruzzi. Hasta ese momento, el lateral derecho jugaba porque Marcelo Torres integraba el equipo argentino que disputaba el Mundial Sub 20, en Corea del Sur. Eliminada la Argentina, el elegido para beneficiar a Peruzzi, entonces, fue Rodrigo Bentancur, figura de Uruguay. La AFA había dado el visto bueno para que Peruzzi jugara. Sólo faltaba la confirmación, que nunca llegó porque el entrenador xeneize, Guillermo Barros Schelotto, prefirió que Peruzzi cumpliera su sanción en el partido con Independiente.

Todas estas polémicas se suman a una seguidilla de habilitaciones exprés concretadas en los últimos meses: Ignacio Bailone en Quilmes; Germán Denis en Lanús y Brian Fernández en Sarmiento, de Junín. Ahora da igual si quien se lesiona es un arquero (que antes debía ser reemplazado por otro y no por un jugador de campo) o no. Ahora, también, da igual si el jugador averiado jugó o no los ocho partidos en primera. La AFA dice que el show debe continuar. “Vamos a tener que reglamentar lo de las habilitaciones, lo de la programación y lo del artículo 225. Así no podemos seguir”, confesó, fuera de micrófono, un integrante del comité ejecutivo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.