Gerardo Martino:"Me sorprendió ser tan poco conocido en Barcelona"

La exposición y los rumores lo agotaron; "Uno se siente vigilado permanentemente", dice
(0)
17 de septiembre de 2014  • 07:38

No pierde la discreción. Ni la autocrítica. Nada de lanzar dardos desde lejos. Pero tampoco disimula. ¿Tanto daño te hizo Barcelona?, escucha. Y se lanza. "Y... la verdad fue un año difícil. No sé si me lastimó, pero fue difícil. Fue un aprendizaje acelerado. A veces uno achica las distancias en su país, por ejemplo dirigiendo River o Boca. A mí no me había pasado, entonces el salto fue grande. Realmente me costó mucho".

- ¿Qué fue lo más difícil?

-Ver la repercusión que tenía el día a día. Y muchas cosas en las que yo me preguntaba "¿y esto cuándo pasó que yo no lo viví?" Noticias permanentes, cosas que pasaban, pero cosas que no... Nunca me gusta dar excusas y de hecho allá no las di, pero me costaba convivir con eso. Había un día a día que era convivir con los jugadores y eso me gustaba, eran chicos macanudos con los que podíamos hablar de fútbol, pibes muy reconocidos pero muy sencillos. Eso atenuaba todo, pero fue un año que me costó mucho.

- Al marcharte, elegiste asumir todas las responsabilidades.

-Bueno, primero que para mí es impensado no sentirse culpable cuando se llega a un club que permanentemente gana y gana [y deja de hacerlo]... y la única cara nueva es la mía. Y no me siento tan capacitado para defender el fútbol desde la derrota. Entonces asumo la responsabilidad, digo lo que hay que decir y el tema terminó, porque cuando asumís la responsabilidad no hay repreguntas ni nada. Si yo tenía que decir que no jugábamos tan mal, que había atenuantes... Después tenía que sostenerlo y sostenerlo, y corría riesgo de caer en contradicciones.

- ¿Qué te dejó este paso?

-Creo que me va a servir mucho para esto, porque es convivir con algo en lo que sos noticia permanentemente. Habrá cosas que cuando pasen no me van a sorprender. Aquello no tuvo nada que ver con el fútbol en sí, pero sí con el entorno, la exposición. Uno se siente vigilado permanentemente, por cosas que a veces pasaban y otras no.

- Pero las críticas futbolísticas llegaron muy pronto...

-Era un cambio muy profundo... El equipo había hecho varios goles en cada partido, teníamos 19 a favor, y 4 o 5 en contra. Y cuando pasó eso, que creo que fue la 5a. fecha, empecé a pensar que todo iba a ser difícil. Porque no había un elemento como para llegar a eso. Por otra parte, en Barcelona sí se da mucha importancia a qué se gana; no todo se festeja igual. Y tiene que ver también la talla del rival. Yo era demasiado desconocido cuando llegué. A mí me sorprendió el grado de desconocimiento que había hacia mi persona. El desconocimiento puede venir del señor que atiende el supermercado, pero no de quien trabaja de esto.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.