Coronavirus. La disputa que tiene de un lado al Gobierno, la AFA y los clubes y del otro a futbolistas y entrenadores

El estadio de Gimnasia, con futbolistas pero sin público; hubo gestiones para suspender el partido con Banfield, pero fueron infructuosas.
El estadio de Gimnasia, con futbolistas pero sin público; hubo gestiones para suspender el partido con Banfield, pero fueron infructuosas. Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Alejandro Casar González
(0)
14 de marzo de 2020  • 02:14

Faltaba poco más de una hora para que Gimnasia recibiera en su estadio a Banfield en el partido que abría la Copa de la Superliga, el segundo torneo del año. Desde las entrañas del bosque platense, un mensaje encendió la alarma: "Los capitanes están reunidos porque no quieren jugar". Los referentes de los equipos que jugaban ayer (más tarde se midieron Patronato de Paraná y San Lorenzo) hablaron por Whatsapp con otros futbolistas de trayectoria de la primera que tampoco querían jugar. Uno de ellos era Leonardo Ponzio, capitán de River. Mientras la pelota rodaba en La Plata, el club millonario decidía no presentarse mañana frente a Atlético Tucumán.

Gabriel Pellegrino (presidente de Gimnasia) y Eduardo Spinosa (hombre fuerte de Banfield) hablaron con los futbolistas. Les recordaron las medidas del Poder Ejecutivo para contener al coronavirus: el fútbol puede jugarse, aunque sin público. Hubo llamados entre Spinosa y Marcelo Tinelli, presidente de San Lorenzo, que jugaba más tarde en Paraná con Patronato. Ambos construyeron una gran relación, y serán los máximos responsables de la futura Liga Profesional, heredera de la Superliga.

Los directivos estaban convencidos de que los dos partidos de ayer se jugaban. Sobre todo, porque no había ninguna disposición oficial que lo impidiera. Por si faltaban argumentos, alguien recordó el partido entre Colón y Rafaela. El Sabalero no se presentó a jugar y terminó perdiendo el partido en los escritorios (primero) y la categoría, después. Los futbolistas, entonces, se quedaron sin argumentos. Más cuando horas antes el secretario general de su propio gremio, Sergio Marchi, había asegurado que la Copa de la Superliga arrancaría sin problemas. El gremialista y exjugador se basó en las medidas tomadas para contener la pandemia para defender su postura: "Nos apoyamos en los decretos del Poder Ejecutivo y en las medidas del Ministerio de Salud pero estamos evaluando con sentido común. Esto excede la decisión de un dirigente deportivo", dijo Marchi en TyC Sports luego de reunirse con algunos dirigentes. No presentarse a jugar en La Plata hubiera sido desmentir a su propio secretario general.

Desde el mediodía, y con otras ligas del continente ya suspendidas (Paraguay y Venezuela), la AFA también sentó su postura: "Suspender la actividad sería una locura", aportó una alta fuente de la entidad desde el edificio de la calle Viamonte. Y agregó: "En todo caso, la decisión tiene que venir desde el Poder Ejecutivo". Pero la decisión del Gobierno era no parar la pelota. "No hay motivos para suspenderlo. No hay circulación comunitaria del virus en el país", dijo un informante del Ejecutivo. Traducido: mientras los contagios sean importados o "trazables", es decir se restringan a los contactos de esos pacientes importados, el fútbol se seguirá jugando. AFA, Gobierno y Agremiados, entonces, jugaron para el mismo bando.

El dinamismo de la situación sanitaria, cambiante a cada hora, obliga al fútbol a recalcular su situación todos los días. Por eso en la reunión que Marchi tuvo ayer con algunos dirigentes acordaron volver a juntarse el martes próximo, probablemente en la sede de la AFA sobre la calle Viamonte, para evaluar los pasos por seguir. Para ese entonces serán vitales las cifras: el número de casos totales y, sobre todo, la certeza o no de que el país tenga circulación de virus. Un caso positivo en el fútbol, además, pondría al instante a varios planteles en cuarentena y eso tornaría aún más inviable la actividad.

"Yo creo que ante esta situación no se debería jugar", dijo en Rosario Frank Kudelka, DT de Newell’s. "Yo creo que hay que prevenir. Hay que viajar, entrar en contacto con mucha gente. Ellos (por Central Córdoba, el rival de los rosarinos) con nosotros y nosotros con ellos. Hay que atravesar aeropuertos, hoteles, lugares con mucha concentración de gente. Lo que le toca a cada equipo cada fin de semana. Lo más importante es la salud: a mi entender, toda medida preventiva está bien, como muchas que se están haciendo". Luego del partido en La Plata, y en medio de abrazos con Diego Maradona, otro entrenador se sumó al reclamo: fue Julio Falcioni, DT de Banfield. "Seguro esto se va a suspender el martes. ¿Qué necesidad había? ¿Para qué jugamos hoy?", se preguntó. Antes del encuentro, el propio Maradona había sentado su postura: "No se puede entrenar un día sí y un día no. Se debería parar el programa (del torneo) por el coronavirus", dijo el DT tripero.

Los médicos de la primera división también debatieron sobre la conveniencia o no de jugar los partidos en condiciones tan especiales como las actuales. Lo hicieron, como tantos otros colectivos de profesionales, en chats virtuales. Aunque no había unanimidad entre ellos, se filtró una carta que aconsejaba no disputar los partidos del nuevo torneo. Abajo, la firma: "Subcomisión de médicos". Marchi los cruzó: "Algunos médicos de los equipos se comunicaron, pero les pedimos que le pongan la firma y el sello con la matrícula explicándonos por qué no se tiene que jugar".

A las 18.40, Andrés Merlos, el árbitro de Gimnasia vs. Banfield, anunció que el partido se jugaba "con 15 minutos de atraso". A las 19.10, los jugadores de ambos equipos formaron en la mitad de la cancha y realizaron el tradicional saludo antes del comienzo de los partidos. En realidad, no tan tradicional: ahora todo es codo con codo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.