Irlanda del Norte-Alemania, Eurocopa 2016: el campeón del mundo ganó 1-0 y terminó primero en el Grupo C

European Championship Finals Fase de grupos
  • P
Irlanda del Norte

Irlanda del Norte

  • P
Alemania

Alemania

En París, se adjudicó la zona y espera rival
(0)
21 de junio de 2016  • 14:50

PARÍS (dpa).- El seleccionado de Alemania venció apenas 1-0 a Irlanda del Norte , pero cumplió el objetivo de clasificarse primero en el Grupo C de la Eurocopa de fútbol y jugará los octavos de final contra uno de los mejores terceros.

El único gol del entretenido partido en el Parque de los Príncipes de París lo marcó Mario Gomez, a los 30 minutos. Pese a contar con numerosas ocasiones de gol y dominar el 71 por ciento de la posesión, Alemania ganó por la mínima diferencia ante el limitado pero combativo equipo británico.

En simultáneo, Polonia venció 1-0 a Ucrania en Marsella y terminó segunda, con siete puntos al igual que Alemania, que lideró el grupo por diferencia de goles.

La campeona del mundo pudo haber ganado por una mayor diferencia ante la debutante Irlanda del Norte, que pese a la derrota aún mantiene esperanzas de clasificarse como uno de los mejores terceros gracias a los tres puntos que sumó en la zona.

Alemania aún no conoce rival, ya que jugará ante uno de los terceros entre los grupos A, B o F. Sí la fecha y el lugar: el sábado en Lille.

La selección de Joachim Löw tuvo una gran primera parte, controlando todos los aspectos del juego, pero falló en varias definiciones y no pudo ampliar la cuenta en los 60 minutos que siguieron al 1-0.

Fuente: Reuters

La resistencia norirlandesa estuvo liderada por el portero Michael McGovern, una formación por momentos de 6-3-1 y una hinchada ruidosa y creativa que animó la tarde en París.

El único gol llegó a través de Gomez, que superó a McGovern con un remate de zurda tras una pared con Thomas Müller dentro del área grande.

El gol de Gómez

Alemania se paró con ocho jugadores por delante de la mitad de la cancha. Con Joshua Kimmich y Jonas Hector como dos volantes más, tan sólo Jerome Boateng y Mats Hummels custiodaban al solitario Conor Washington.

En ataque, la sociedad entre Mezut Ozil, Tony Kroos, Mario Götze y Müller hizo mover a las líneas británicas en todo el ancho del campo.

Mientras los jugadores norirlandeses corrían de aquí para allá ante el toqueteo de los alemanes, los hinchas desafiaban la intermitente lluvia con su clásico "Will Grigg's on fire", tema dedicado al delantero suplente Will Grigg, goleador del modesto Wigan Athletic, de la segunda división inglesa, que no jugó en la Eurocopa ni un minuto.

En otro sector del estadio acompañaba el canto el norirlandés, ex número uno del golf, Rory McIllroy.

En el campo, los jugadores seguían resistiendo -Müller remató al travesaño y el portero tapó dos mano a mano claros- y apostaban al ex cartero Washington, que deambulaba en solitario por el círculo central esperando algún balón para llevar a puerta de un Manuel Neuer siempre atento.

Tan atrincherados estaban los norirlandeses que por momentos utilizaban estrategias propias del rugby rematando balones lo más lejos posible con la intención de mandar el juego al campo rival. Pero en dos toques, la campeona del mundo ya estaba nuevamente merodeando el área de los británicos.

En el complemento, llegó a dominar el 70 por ciento de la posesión y el partido tuvo prácticamente una sola mitad del campo donde jugarse, la de los británicos.

Pero la profundidad de los ataques y la eficiencia en las definiciones fue magra. Gomez, autor del único gol, tuvo otras ocasiones claras para anotar el segundo, pero McGovern se lo impidió.

Antes de ello, el arquero volvió a negarle el gol a los alemanes cuando abrió los brazos para tapar un mano a mano de Götze, muy bien habilitado por Kimmich. En la jugada siguiente, el volante de Bayern Munich lo volvió a perder al rematar desviado en el área chica.

Gomez contó luego con dos cabezazos claros que McGovern controló muy bien, el último a falta de nueve minutos para el pitazo final.

Cuando el árbitro francés Clément Turpin marcó el final lo único que se oyó fue el reconocimiento de la hinchada norirlandesa a sus jugadores, que resistieron cuanto pudieron ante los campeones del mundo.

fc/av

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.