La copa... ¿se mira y no se toca?

Seis de los siete equipos argentinos que disputaron la Intercontinental (Mundial de Clubes desde 2005) dieron la vuelta olímpica; la excepción es Argentinos, pese a cumplir un gran papel; el Pincha quiere repetir, 41 años después
Pablo Lisotto
(0)
19 de diciembre de 2009  • 14:07
Racing, Estudiantes, Independiente, River, Vélez y Boca, los equipos campeones del mundo que tiene el fútbol argentino
Racing, Estudiantes, Independiente, River, Vélez y Boca, los equipos campeones del mundo que tiene el fútbol argentino Fuente: Archivo

De la redacción de canchallena.com .- A lo largo de la historia, seis de los siete equipos argentinos que lograron disputar la copa Europeo-Sudamericana, o Intercontinental, pudieron alzar el preciado trofeo. La excepción es Argentinos Juniors, que en 1985 le jugó de igual a igual a un extraordinario conjunto de Juventus, y recién cayó en los penales, en un partido que aún hoy se recuerda.

En total, la Argentina logró 9 copas Intercontinentales. Por el contrario, fueron 7 los subcampeonatos.

El que más copas cosecha es Boca Juniors, que se consagró en 1977 (los partidos se jugaron en 1978), en 2000 y 2003.

En la primera ocasión debía enfrentar a Liverpool, pero no hubo acuerdo con las fechas y los ingleses decidieron dejarle su lugar a Borussia Mönchengladbach, subcampeón de Europa. Igualó 2 a 2 como local, pero sorprendió en suelo alemán, donde goleó 3 a 0 (goles de Felman, Mastrángelo y Salinas) y alzó el trofeo.

Debieron pasar 22 años para que el xeneize vuelva a consagrarse. El 28 de noviembre venció 2 a 1 a Real Madrid en Tokio, con dos goles de Martín Palermo, mientras que el brasileño Roberto Carlos descontó para el conjunto español.

Sólo tres años después, los colores azul y oro volvieron a celebrar en la capital nipona. El 14 de diciembre de 2003, superó a Milan por penales, luego de igualar 1 a 1 (Tomasson para los nerazzurro y Matías Donnet para Boca), en una definición consagratoria para el arquero Roberto Abbondanzieri.

Además, no pudo repetir en 1978 (la final con Liverpool jamás se programó porque Liverpool no quería viajar a la Argentina), mientras que en 2001 cayó 1 a 0 con Bayern Munich y en 2007 Milan lo goleó 4 a 2 con un Kaká en su máximo nivel.

Dos gritos Rojos

Independiente suma dos copas Intercontinentales. El primer éxito se produjo en 1973, cuando venció 1 a 0 a Juventud, con un golazo de Ricardo Bochini. El campeón de Europa había sido Ajax, pero por problemas económicos decidió no participar.

La segunda consagración se produjo hace 25 años, cuando superó en Tokio a Liverpool por 1 a 0, con gol de José Percudani.

Contrariamente, el equipo de Avellaneda es, junto con Milan, el que más finales perdió, con cuatro. Inter de Italia fue su verdugo en dos ocasiones (1964 y 1965), el Ajax holandés lo amargó en 1972 y Atlético Madrid lo venció en 1974. En tanto, en 1975, no hubo acuerdo con Bayern Munich y no se jugó.

La Academia, pionera

Racing Club fue el primer equipo argentino en consagrarse campeón del mundo. El histórico éxito lo logró en 1967, cuando el Chango Juan Carlos Cárdenas clavó un golazo en el estadio Centenario de Montevideo y selló la victoria por 1 a 0 ante el Celtic escocés.

La mística pincharrata

Estudiantes de La Plata tocó el cielo con las manos en 1968, cuando el equipo conducido por el legendario Osvaldo Zubeldía, que había ganado 1 a 0 en La Plata, logró un épico empate en el Old Trafford inglés ante Manchester United y se trajo la copa a la Argentina.

Hasta 2009, las otras dos veces que disputó este trofeo se fue derrotado. Milan lo venció en 1969, mientras que un año después el título fue para el Feyenoord holandés.

Una deuda con la historia

River Plate logró su primera copa Libertadores en 1986, luego de acariciarla en 1966 y 1976. Por eso, semejante hito merecía un esfuerzo más. Su rival en Tokio fue Steaua de Bucarest, Rumania, y el uruguayo Antonio Alzamendi fue el encargado de marcar el 1 a 0 con el cual el pueblo riverplatense coronó una temporada brillante, en la cual se proclamó campeón local, continental e intercontinental.



Diez años después volvió. Pero en 1996 Juventus se quedó con la copa luego de ganar 1 a 0 con gol de Alessandro Del Piero.

Esta noche es la noche

Vélez podría haber jugado 100 partidos contra el poderoso Milan italiano de 1994. Sin embargo, el 1 de diciembre fue el Fortín el que se coronó campeón en Tokio. Con un gol de penal marcado por Roberto Trotta, y una avivada de Omar Asad ante un error defensivo, los de Liniers ganaron 2 a 0 y Carlos Bianchi levantó la primera de sus tres copas intercontinentales.

Campeón sin corona

De un lado, Vidallé, Domenech, el Pepe Castro, el nene Commisso, el Panza Videla, Batista, Ereros y un joven llamado Claudio Borghi. Del otro, Stefano Tacconi, Antonio Cabrini, Gaetano Scirea, Aldo Serena, Michel Platini y Michael Laudrup.

Un equipo de barrio contra, tal vez, el equipo de Juventud más poderoso y vistoso de su historia. El partido fue emocionante, mágico, sensacional, estupendo. De la mano de un Bichi Borghi en su máximo esplendor, el Bicho estuvo dos veces en ventaja (1 a 0 y 2 a 1, con goles de Ereros y Castro) y estuvo a minutos de la hazaña. Pero Platini de penal y Laudrup, a 8´ del final, forzaron el alargue. El 2 a 2 fue inamovible y todo se definió por penales. Allí, Tacconi atajó dos y la intercontinental tuvo destino italiano.

De todas maneras, aquella final perduró en el tiempo y es aún considerada como la mejor de la historia de esta competición.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.