Las contundentes frases de Gallardo: "el arbitraje fue escandaloso" y qué piensa sobre su futuro

Marcelo Gallardo, durante otro partido crucial de su carrera como DT de River
Marcelo Gallardo, durante otro partido crucial de su carrera como DT de River Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
25 de octubre de 2019  • 13:30

La espuma del festejo recién empieza a bajar en el mundo River. Tres días después de conseguir la clasificación a la final de la Copa Libertadores en la Bombonera, el plantel millonario ya se enfoca en lo que vendrá a corto plazo, aunque todavía retumba lo ocurrido en la semifinal. Así, el técnico Marcelo Gallardo se mostró más que contundente en la conferencia de prensa de este mediodía y dejó una explosiva frase sobre el arbitraje del brasilero Wilton Sampaio en el duelo de vuelta con Boca.

"Las decisiones arbitrales a mi gusto fueron escandalosas. Hoy tal vez no las digamos con exaltación porque conseguimos la clasificación, pero hubo muchísimas. Es evidente, está a la vista y también lo escuché en los medios sobre el pobrísimo arbitraje de Sampaio. Nos cobraron 27 faltas de las cuales 12 o 13 fueron inexistentes. Te podés equivocar en dos o tres, pero en más de 12...", disparó Gallardo en una de sus primeras declaraciones.

"Eso nos fue llevando a no poder salir, sumado a la exigencia del juego de Boca. Así y todo, aguantamos bastante bien, Los jugadores también sintieron impotencia por no poder correrse de esas decisiones que no nos dejaban entrar en ritmo y nos metían con centros dentro de nuestra área. Después del análisis frío, valoro mucho más la clasificación. Yo no podía pretender un contexto favorable, pero sí lo más justo posible", agregó el entrenador. "En el entretiempo les dije que tengan cuidado de no acercarse a los jugadores de Boca y no ir al contacto... nuestro juego se basa en el robo de pelota y no podíamos hacerlo porque todo era pitazos del árbitro. Eso nos generó que no pudiéramos casi atacar con la continuidad habitual".

Pese a la absoluta alegría por haber logrado el objetivo, dentro del plantel de River todavía retumba la bronca por la polémica tarea del árbitro brasilero. Y el Muñeco, tras una escueta atención a la prensa en La Boca en medio de los festejos, eligió exponer su malestar. Pero, por fuera de sus duras críticas, también valoró lo logrado en medio de un contexto más que difícil.

"Hoy valoro mucho más la clasificación. No era un partido ni un contexto fácil. Boca impuso condiciones con su fuerte que es el juego aéreo y las pelotas paradas. Y nosotros, más allá de querer jugarlo como solemos hacer, no pudimos conectarnos, estuvimos imprecisos y no nos encontramos con nuestro juego producto de la exigencia del rival, que apostó a ganar las pelotas aéreas y las segundas pelotas, algo con lo que nos sometió y nos hizo sentir incómodos. Pasamos momentos de nerviosismo y cometimos errores, pero tuvimos mentalidad y templanza para no desenfocarnos", explicó Gallardo sobre el trámite del encuentro.

Entre momentos a pura risa de vergüenza al hablar de su video gritando en el vestuario de la Bombonera y otros de mucha concentración para elegir cada palabra con precisión, el DT también se tomó su tiempo para opinar sobre su futuro. ¿Qué hará después de diciembre?

"Cuando dije en Madrid que no había nada más era que para mí nada iba a ser más importante como ganar esa final contra ese rival. Después la vida sigue y hay nuevos desafíos que uno como entrenador va en la búsqueda. Y claramente había algo más. Por eso nos quedamos, para seguir insistiendo y exigiendo. Mientras haya esa energía, y los demás toleren la exigencia, seguimos en esa búsqueda", comentó el técnico. "Cuando sienta que ya no es tolerada a los que les exijo, ahí si prefiero parar. Hay que reconocer que hay momentos en que los cambios son buenos. Eso lo pienso todo el tiempo, esto no quiere decir que tenga decidido un momento para el final. Es algo que reviso permanentemente en mi manera de ser y de sentir, además de que observo y siento con relación a los demás".

Por otro lado, valoró la importancia de volver a estar en una final internacional y destacó la dificultad de sostenerse en la victoria. "La gente entiende que no es fácil volver a estar en una final de la Libertadores, sacarse al clásico rival de encima por quinta vez consecutiva. Es un momento histórico. Hace un año estábamos en el acontecimiento más importante del continente, que no sé si va a volver a pasar, y no caer en el relajo para volver a competir y estar a la altura con lo que exige este club... no es fácil. Y estamos en otra final. Hay que seguir con el mismo trabajo y humildad. Uno naturaliza las cosas porque cree que siempre son así, pero no siempre es así. Estamos muy felices porque es un esfuerzo muy grande poder mantenerse en la victoria".

Otras frases de Gallardo

  • La final ante Flamengo. "Llegan a la final dos equipos que hicieron méritos para eso. Por ahí el desarrollo fue diferente en el inicio, pero los dos llegamos en una buena instancia de rendimiento. Es una final merecida. Vamos a enfrentar a un equipo muy poderoso con muy buenos jugadores y con un entrenador que ha llegado este año y ha convertido en lo que es hoy. Tiene muchísima experiencia, ha estado en otras finales también. Vamos a jugar contra un muy buen rival de muchísima jerarquía".
  • La situación en Chile. "He visto, estoy informado, esperemos que se puedan resolver los problemas que atraviesa el pueblo chileno y que pueda volver todo a la normalidad. Es más importante que se puedan acomodar los chilenos para poder estar en paz"
  • Los dichos de Alfaro. "Esta profesión es muy ingrata, extremadamente ingrata. Y algunas cosas las entiendo. Los que estamos de este lado sabemos por las cosas que pasamos y a las que estamos expuestos de forma permanente. Mientras vos ganás, nadie te dice nada y ahí hay que tener cuidado. Por eso intento no hablar mucho cuando vamos ganando, porque es muy difícil sostenerte con equilibrio en esta profesión en la que estás siempre siendo juzgado.
  • Las críticas recibidas. "Nos trataron de llorones por las injusticias que sufrimos ante Lanús hace dos años. Si tuviera que hacerme eco y plantar una bandera de lo que me dijeron a mi, podría hacerme un picnic. Pero prefiero no hacerlo. Lo único que intenté hacer fue que no se desprendiera nuestro convencimiento. Que nuestro equilibrio emocional no se nos fuera al carajo. Apuntamos a recuperarnos y lo hicimos ganando una final ante Boca en marzo. Ahí estuvo el criterio y la conciencia. Y después ganamos la Copa más linda del mundo. Está bueno remarcar de dónde venimos".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.