Lionel Messi le comunicó a Barcelona que se quiere ir y que utilizaría una cláusula para salir con el pase en su poder

(0)
25 de agosto de 2020  • 16:40

Uno de los mayores impactos deportivos de los últimos tiempos. Un cimbronazo en el mundo del fútbol. Tras más de 20 años en el club, Lionel Messi le comunicó a Barcelona que se quiere ir, según reveló TyC Sports pasado el mediodía de este ya histórico martes 25 de agosto de 2020.

Con contrato hasta junio de 2021, LA NACION pudo confirmar que el deseo del jugador es aplicar una cláusula que venció en junio de este año y así marcharse con el pase en su poder. Sino, el club que requiera sus servicios tendrá que negociar o pagar la cláusula de salida de 700 millones de euros.

De acuerdo con esta información, Messi se acogería a la cláusula de su contrato que le permite rescindir unilateralmente al final de esta temporada. La fecha para aplicar esa cláusula venció el 10 de junio, pero desde el entorno del rosarino interpretan que finaliza con el cierre de cada temporada, y esa podría ser la ventana para que la fecha límite sea esta semana. En una temporada atípica, con punto final en agosto, Messi jugaría esa carta para salir con la libertad de acción.

La radio Onda Cero incluso informó que el crack rosarino no tiene intención alguna de presentarse a las pruebas PCR del próximo lunes como paso previo al inicio de los entrenamientos con Ronald Koeman al frente del primer equipo blaugrana.

La encrucijada de Messi

A sus 33 años, después de 16 años y 634 goles en el primer equipo del Barcelona, Messi puede dejar Camp Nou. En su último contrato, firmado en 2017, el rosarino se guardó la posibilidad de dejar el Barça a final de cada temporada. No lo utilizó nunca. Su último silencio (tenía tiempo de manifestarse hasta el 10 de junio), prolongó su vínculo hasta junio de 2021. Pero es justo esa cláusula la que quiere mover. Su intención, tras el golpe en Lisboa ante Bayern Munich y los manejos de Koeman al frente del equipo, es marcharse con el pase en su poder.

Qué pensaba Ronald Koeman de Messi, Suárez y Piqué

05:36
Video

Según fuentes cercanas a la junta directiva, Bartomeu no quiere pasar a la historia como el presidente que perdió a Messi, pero que si era el futbolista el que exponía su deseo de irse, no lo iba a ver con malos ojos. Y Messi siempre intuyó cómo piensa el presidente. "Si se quiere marchar que traiga un club que pague los 700 millones", enfatizan en la tesorería blaugrana. El contexto actual en la industria del fútbol no invita a pensar que exista un club con la capacidad económica como para afrontar la cláusula del delantero argentino.

En junio habían comenzado las negociaciones para extender el vínculo por dos temporadas más (1+1). Pero Messi, cansado de que la junta lo utilizara como el culpable de las decisiones y sin un equipo competitivo, le pidió a su padre y representante que las paralizara. Hasta hoy. La comunicación del adiós deja atrás uno de los ciclos más brillantes de la historia del fútbol.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.