Lionel Messi otra vez se metió en los laberintos de la selección

La numerosa defensa de Ecuador fue un obstáculo grande para Lionel Messi, que produjo el penal, pinceladas y no mucho más.
La numerosa defensa de Ecuador fue un obstáculo grande para Lionel Messi, que produjo el penal, pinceladas y no mucho más. Fuente: AP
Cristian Grosso
(0)
9 de octubre de 2020  • 07:00

Las eliminatorias son un laberinto, traicionero como marca su naturaleza, y adentro ya está Lionel Messi. Conoce trampas, recovecos y siempre se las ingenió para encontrar la salida. Tiene números importantes Messi en el camino a los mundiales. Después de 46 partidos en algo más de quince años ganó 24, empató 12 y perdió 10. Marcó 22 goles, más que nadie en la historia albiceleste y en la historia continental, e igual que su amigo Luis Suárez. ¿Títulos? Ninguno; acá el premio es clasificarse, no dar una vuelta olímpica. Vaya si lo sabrán Marcelo Bielsa y aquella generación que viajó a la Copa de Corea-Japón 2002. Las eliminatorias son una obligación. Generalmente un sufrimiento, y a veces, hasta un calvario. Maradona, Bauza y Sampaoli pueden explicarlo. Argentina está a resguardo sólo si consigue lo que se descuenta: el boleto al Mundial de Qatar. Vaya presión.

Ese lastre, como nunca antes, cargará Messi. Desde hace años era el patrón, pero no el líder de la selección. Se marcharon Javier Mascherano y compañía. En el ciclo Scaloni, Messi asumió todos los cargos. Mucho más desde que eligió travestir su perfil hacia una inconveniente posición rebelde, algo irrespetuosa. No necesitaba empezar a cantar el Himno después de los 30 años. El reto futbolístico será construir una selección con Messi y no de Messi. Será responsabilidad de todos. De la autoridad de Lionel Scaloni, del atrevimiento de los jugadores y del capitán, claro. Ahora está solo, y naturalmente es más dócil.

El equipo lo necesita. Si él no sacude la modorra, se duerme en insinuaciones la nueva generación. Sus ráfagas motorizaron a una selección en constante ajuste. La Argentina encontró el gol por una gentileza de Ecuador -discutible penal- y, aunque el atrevido de Lucas Ocampos le pidió la ejecución, el capitán asumió el momento. También había tenido un penal, contra Islandia, en la apertura del último Mundial, y ése fue el inicio del derrumbe porque se lo atajaron. Esta vez el arquero ecuatoriano Domínguez manoteó la pelota, pero hubo gol. Único remate en el primer tiempo, y gol. El cuarto de Messi en la Bombonera, después de juguetear con los aficionados de Haití en 2018 y anotarles tres.

Messi volvió a jugar en el continente y bajo la organización que tanto lo había irritado. "No tenemos que ser parte de esta corrupción", disparó indignado la noche de la derrota contra Brasil, en las semifinales de la Copa América 2019. Es cierto que un par de acciones mereció una revisión que el VAR se salteó. Tres días después, lo expulsaron en el partido por el tercer puesto. Abrazado a un capricho que un capitán no puede permitirse, se negó a recibir la medalla. Tiempo después, el cuerpo técnico asumió como un error propio no persuadirlo de que modificara un gesto tan ridículo. El premio por subir al podio fue retirado por Ángel Di María. Messi ya no volvió a pisar América hasta anoche, para jugar las eliminatorias de..., sí, la Conmebol. Necesita el ticket a Qatar 2022, una obsesión en su carrera albiceleste tapizada de decepciones. Nueve oportunidades tuvo de ser campeón -cuatro mundiales y cinco copas América- y siempre masticó frustración.

Messi jugó más atrás que como está haciéndolo en Barcelona bajó la dirección de Ronald Koeman; no hizo diferencias importantes en la gestación, pero ofreció pinceladas
Messi jugó más atrás que como está haciéndolo en Barcelona bajó la dirección de Ronald Koeman; no hizo diferencias importantes en la gestación, pero ofreció pinceladas Crédito: Juano Tesone/Pool

Caminó, merodeó y aceleró pocas veces, pero casi siempre estuvo al acecho. Repartió indicaciones, especialmente para Leandro Paredes y para su socio geográfico, Ocampos. Los apuros y atropellos de sus compañeros lo incomodaron. Quizás por eso en la parte final pareció más desconectado, a medida que el duelo se perdió en fricciones e interrupciones. Intervino menos entre la opacidad de sus compañeros, para que quedara más en evidencia cuánto el equipo espera de él. Apenas unas pinceladas del rosarino para animar a esos inexpertos futbolistas, desmedidamente dispuestos a batallar antes que a pensar. Eso fastidió a Messi.

Victoria, imprescindible para alejar los primeros cuestionamientos. Nadie se quedó conforme. Menos Messi, que sabe que esta es su nueva realidad en la selección. Crecen sus números: ya son 71 los tantos en la selección, para alcanzar al alemán Miroslav Klose como segundo goleador entre los siete países campeones del mundo. Atrás quedaron el uruguayo Luis Suárez (60), el español 'Guaje' Villa (59), el inglés Wayne Rooney (53), el francés Thierry Henry (51) y el italiano Luigi Riva (35). Ahora apunta a los 77 de Pelé. Cuestión de tiempo. Lo que Messi desea que pase rápido y sin turbulencias para despertarse en Qatar. El viaje final está en marcha, y Messi, obligado a no perderse en el laberinto porque la Argentina depende de él. Como siempre.

El segundo partido oficial de Lionel Messi en La Bombonera terminó con una victoria y un gol suyo, pero el capitán no habrá de recordarlo por lucimiento propio.
El segundo partido oficial de Lionel Messi en La Bombonera terminó con una victoria y un gol suyo, pero el capitán no habrá de recordarlo por lucimiento propio. Fuente: AFP

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.