Los vecinos de Barcelona rechazan al restaurante de Messi: "Es una agresión frontal contra el descanso"

El restaurante de Messi, por dentro
El restaurante de Messi, por dentro
Aseguran que el proyecto del futbolista no tiene licencia para poder utilizar el patio, lugar en donde -según la noticia- se provocan ruidos molestos
Carlos Garfella Palmer
(0)
27 de julio de 2016  • 14:00

La inauguración el pasado 23 de julio de Bellavista del Jardín Del Norte, el gran restaurante impulsado por el futbolista Leo Messi junto a su hermano y la promotora Tapiola, ha empezado con polémica. La Federación de Asociación de Vecinos de Barcelona (FAVB) ha rechazado el proyecto a través de un comunicado porque asegura que pretenden utilizar un jardín interior de 1000 metros cuadrados situado en el distrito de L'Eixample (calle Enric Granados 86-88), a pesar de no contar con licencia. A raíz de la apertura, los vecinos han iniciado una recogida de firmas para oponerse al proyecto y han criticado que el Consejo de Distrito de L'Eixample haya concedido una licencia para bar-restaurante a pesar de su oposición.

"La licencia solo es para el uso interior. Pero el negocio se está promocionando como un restaurante con jardín y eso nos alarma”, dice Josep Maria Alcoberro, portavoz vecinal de SOS Enric Granados. La plataforma califica el proyecto en un comunicado de "agresión frontal" contra el descanso de los vecinos, y afirma que el equipo de gobierno del distrito prevé que el establecimiento tenga una terraza en la calle, con 12 mesas, según se ha incluido en el proyecto de ordenación singular de terrazas para esta calle que próximamente entrará en vigor. El portavoz afirma que los empresarios están llevando a cabo "una segunda etapa" para conseguir la licencia del jardín y el exterior, algo que supondría un impacto acústico "enorme" para cientos de vecinos.

La licencia solo es para el uso interior. Pero el negocio se está promocionando como un restaurante con jardín y eso nos alarma"
La denuncia

El Ayuntamiento asegura, sin embargo, que el distrito no ha otorgado la licencia para el uso de la terraza, y que en el caso de que la empresa lo solicitara, "la capacidad para su uso sería para seis mesas a falta de aprobar la ordenación singular”, explican fuentes municipales. En cuanto al uso del jardín, estas fuentes explican que la licencia “ya estipula que ese espacio no es utilizable”.

La superficie útil del restaurante es de 905,69 metros cuadrados y un aforo simultáneo para 298 personas, además de una terraza en la calle con capacidad para unos 48 comensales. La FAVB calcula que si el jardín pudiera ser utilizado tendría unos 300 usuarios desde el desayuno hasta la cena.

El local, de grandes dimensiones, simula ser un pueblo con microespacios: una floristería, un bar, un manantial y un cine. Los techos y la entrada están decorados con flores luminosas. El colmado, según la carta de apertura, "es el protagonista de la mañana con desayunos y aperitivos realizados con los mejores productos". Se ofrecen delicias dulces, confituras, mermeladas y mantequillas. También hay embutidos, y tapas con precios que oscilan entre los tres y nueve euros, así como toda clase de moluscos, pescados y carnes.

La empresa promotora, Tapioles, es propiedad de los hermanos Iglesias, dueños de locales como Rías de Galicia, Espai Kru y socios de Albert Adrià en sus restaurantes barceloneses. Este tema se debatió en el pleno del distrito de octubre de 2015, y el gobierno de BComú manifestó que harían el seguimiento de la actividad "siempre cumpliendo con la legalidad vigente".

© El País, SL

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?