Marco Polo del Nero, un playboy de 74 años al frente del fútbol de Brasil

Fuente: EFE
El dirigente llega para resucitar el deporte tras el fracaso del Mundial 2014; el hábil abogado se define como "coleccionista de mujeres" y perteneció a un grupo de extrema derecha "caza comunistas"
(0)
16 de abril de 2015  • 23:59

RIO DE JANEIRO (Por Ana María Pomi, dpa).- El hombre que presidirá la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) con la misión de resucitar el deporte "pasión nacional" tras la catástrofe del Mundial 2014, Marco Polo Del Nero, se define a sí mismo como un "coleccionista de mujeres jóvenes y curvilíneas". Pero la fama de "playboy" no es la única característica relevante del dirigente de 74 años. Su "habilidad" para tejer acuerdos y sumar apoyos, y su "frialdad" para ir detrás de sus objetivos sin importar lo que suceda a su alrededor, son cualidades que le reconocen adeptos y detractores. Según consigna el diario Folha de Sao Paulo, aún sin tener ninguna intimidad con una pelota, Del Nero reúne "habilidades y hábitos típicos de los cracks de fútbol". "A semejanza de los grandes mediocampistas, es frío en la disputa, sabe posicionarse bien en el área, no toma en cuenta las patadas de los adversarios y tiene el respeto de las mayoría de sus compañeros".

Por su parte, el respetado analista Juca Kfouri asocia la forma como el dirigente actúa con sus "enamoradas" -jóvenes, muchas veces 40 y hasta 50 años menores que él y, en muchos casos, tapas de revista masculinas- con sus funciones públicas. "Ningún perfil de Marco Polo Del Nero estaría completo sin la información que define su estilo: poner un detective para perseguir a su novia", escribe Kfouri, en referencia a una de sus ex parejas, a quien mandó a perseguir y pagó por espiar sus correos electrónicos ante la duda de que lo traicionaba.

"Importa poco cuántas novias tuvo o tendrá. Importa saber a qué punto puede llegar. ¿Espiará o espió o espía también a sus adversarios?", indaga el analista, quien recuerda otro aspecto de la biografía de Del Nero: el haber integrado durante sus épocas de estudiante de Derecho, el grupo de extrema derecha Comando de Caza a los Comunistas (CCC), que actuó en los inicios de la dictadura militar que gobernó al país entre 1964 y 1985.

Polémico, hábil, mujeriego y poderoso, suele manejar su propio barco, bautizado "My Way" por Frank Sinatra

Pero las características que lo hacen blanco de críticas no opacan, al parecer, sus habilidades. Del Nero llegó al comando de la CBF respaldado por José María Marin, apoyado por la mayoría de las federaciones regionales y con la "bendición" del ex hombre fuerte del fútbol brasileño, Ricardo Teixeira, quien abandonó el cargo en 2012, tras 23 años de "reinado", por acusaciones de corrupción. Según el portal del diario deportivo Lance, el sillón más poderoso de la entidad le fue "prometido" a Del Nero por el propio Teixeira durante el Mundial de Alemania 2006, cuando el ex presidente todavía comandaba con mano dura la CBF.

No obstante, la salida "por la puerta de atrás" de Teixeira le cambió los planes al abogado, quien aprovechó el periodo entre la promesa frustrada y la conquista del cargo, para acumular poder en el mundo del fútbol durante los años en que comandó primero Palmeiras y más tarde, entre 2003 y 2015, la Federación Paulista de Fútbol. La polémica y las denuncias de irregularidades que lo acompañaron durante sus distintas gestiones lo persiguieron hasta su elección, el año pasado, como nuevo presidente de la CBF. Después de que el ex presidente del Corinthians Andrés Sánches abandonara su idea de disputar la presidencia de la CBF por falta de apoyo, la candidatura de Del Nero estuvo bajo sospecha de "compra de votos".

Las suspicacias se originan en que la CBF, bajo el comando de Marin, aumentó en más de tres veces los recursos que transfiere a las federaciones locales y le pagó a todos los presidentes de las federaciones, con sus respectivas esposas, pasajes, estadía y entradas para los partidos durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Pese a estar asociado a la "humillación" sufrida por la selección pentacampeona del mundo en Brasil 2014, arrolada por Alemania por 7-1, Del Nero promete "fortalecer" el fútbol local y confiesa: "Mi sueño es el oro en los Juegos Olímpicos de (Río de Janeiro) 2016 y el Mundial de (Rusia) en 2018". Si sus articulaciones políticas se realizan "entre bambalinas", su alto perfil, al igual que sus "enamoradas", es ostentado sin pruritos por el dirigente, quien adora manejar su propio barco, un Sunseeker de casi 16 metros y tres cabinas, bautizado "My Way", en referencia a la canción de Frank Sinatra. Polémico, hábil, mujeriego y poderoso: así es el hombre que ayer inició su periodo de cuatro años al frente de la CBF, en busca de conquistar el tan soñado como postergado sexto titulo mundial.

Romario: "Del Nero es un cáncer"

El ex futbolista y actual senador brasileño Romario dijo que el flamante presidente de la CBF, Marco Polo Del Nero, es "un cáncer". "No se puede esperar nada de estos tipos de la CBF. El nuevo presidente es un cáncer. Sale uno malo (por el ahora ex presidente José María Marin) y entra uno pésimo", dijo el político del Partido Socialista Brasileño (PSB).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.