Messi, Guardiola y Mascherano, en un viaje al fantástico mundo del Barcelona de Pep

Mascherano, Messi y Guardiola, en la celebración ante sus hinchas tras ganar la Champions League 2011 con Barcelona y ante Manchester United
Mascherano, Messi y Guardiola, en la celebración ante sus hinchas tras ganar la Champions League 2011 con Barcelona y ante Manchester United Fuente: AFP
Christian Leblebidjian
(0)
18 de abril de 2020  • 23:59

Xavi Hernández juega con vasos como si fueran wines , activa platitos de los que suelen utilizarse para las picadas para graficar a un doble 5. Los mueve sobre una mesa de vidrio. Está hablando sobre la planificación de la final de la Champions League 2011 que Barcelona le ganó a ante Manchester United 3-1, cuenta el plan que les había dicho Guardiola en la charla táctica previa, recuerda el detalle de cómo le costaba el retroceso a Rooney. También vuelve a armar una cancha improvisada y mueve vasos para explicar cómo surgió la movida estratégica de ubicar a Lionel Messi como falso 9 ante Real Madrid.

La película "Toma la pelota y pásala" , dirigida por Duncan McMath y que se estrenó en 2018 en Alemania, rinde un homenaje al fantástico equipo de Pep (que dirigió al conjunto culé entre 2008 y 2012). En ella, hay declaraciones que intentan encontrar respuestas a ese juego que hizo historia y contada desde la voz de sus protagonistas. Y se anima al debate de cara al futuro también: ¿fue el mejor equipo de la historia?

"Recuerdo esos cuatro años con cierta nostalgia y mucha alegría. En esos cuatro años los astros se alinearon en el momento perfecto. La razón fundamental del éxito fue el inmenso talento de los jugadores. Al final son ellos los que juegan. Porque los entrenadores somos los como los caddies en el golf: les damos un palo, pero son ellos los que meten la bola en el hoyo", dice Guardiola y agrega: "Cada jugador hizo su parte, su contribución. Todos sabían que Messi era el mejor y ninguno quiso quitarle la corona. Los jugadores que crecieron ahí desde las juveniles tuvieron roles muy importantes, los extranjeros también".

Fuente: AFP

"Todo se dio de manera natural -continúa Pep-, sin tener que decirles [tú haz esto, tú aquello] los roles dentro del grupo se compartieron de manera natural. Así fue como construimos algo muy bonito y lo mantuvimos así por un tiempo. Provocamos una reacción emotiva. Los títulos son sólo cifras y nada más. Hubo gente a la que verdaderamente le gustó vernos jugar".

Fueron 14 títulos en cuatro años , pero (en el fondo) el legado que dejó ese ciclo fue en la forma de jugar, un estilo que revolucionó el mundo, visto en la admiración que generó en los hinchas de Barcelona pero sobre todo en el público neutral, el que se fijaba en la grilla de TV cuándo y a qué hora jugaba para sentarse a verlo. Fabio Capello , reconocido entrenador italiano, opina: "Para mí hay tres momentos en la historia del fútbol mundial. El Ajax de Cruyff , el Milan de Sacchi que luego me tocó continuar a mí y después llegó Guardiola, que fue algo espectacular".

"Todos recordamos las dos finales de la Champions League, sobre todo la segunda en Wembley, durante 20 o 25 minutos, desde el minuto 46 hasta el tercer gol estuvimos estupendos. Esa fue una ilustración perfecta de cómo queríamos que jugaran. Éramos un cuerpo técnico convenciendo a un grupo de jugadores únicos para que hicieran algo diferente. Y funcionó durante cuatro años", sostiene Pep. El arquero Víctor Valdés revela: "El vestuario (de Wembley) estaba algo apagado, pero Guardiola nos dijo: [Les dije que si me traían hasta aquí, yo les iba hacer ganar la final. Bueno, hoy les voy a hacer ganar la final]".

Hasta el DT Alex Ferguson terminó rendido a los pies de la superioridad que generaba Barcelona. Aquella final ante Manchester United , ganada por 3 a 1 con goles de Pedro, Messi y Villa, fue marcada por la paciencia para mover la pelota, por el juego de posesión y posición para generar los espacios y la superioridad numérica, para distraer con pases que parecían intrascendentes, pero en el momento menos pensado, zás, sorprendían al rival y lo vencían.

Guardiola planificaba los partidos y luego todo salía tal cual se había mostrado en el pizarrón: "Si Pep me dice que salte, yo salto, porque seguro algo bueno vendrá. Y no sólo era lo que decía o hacía, sino la pasión con la que lo hacía", dice Dani Alves , el lateral brasileño titular de ese equipo, como para simbolizar el respeto que se había ganado el entrenador a medida que iban sorteando obstáculos.

Xavi sostiene: "La comprensión del juego es algo más que ganar. Pep nos enseñó cosas, pero sobre todo el porqué de las cosas". Eric Abidal aporta: "Me hacía pensar como si las planificaciones fueran tácticas de básquet aplicadas al fútbol". Javier Mascherano agrega: "Fue el entrenador que cambió mi forma de ver, sentir y jugar al fútbol. La presión tras pérdida y salir desde atrás jugando fueron los dos principales aportes de Pep en Barcelona". Thierry Henry comenta: "Era un adelantado al juego".

Messi y Guardiola en 2009, antes de jugar con Estudiantes la final del Mundial de Clubes
Messi y Guardiola en 2009, antes de jugar con Estudiantes la final del Mundial de Clubes Fuente: Archivo

Todo comenzó desde que Pep todavía siendo jugador, empezó a pensar como DT. "La gente se vuelve entrenador por razones diferentes -sostiene Guardiola-. Mi motivación son las tácticas, por eso me volví entrenador, y para diseccionar el juego y encontrar soluciones".

No bien Barcelona nombró a Guardiola como director técnico, Xavi tenía su propio contexto: contaba con varias ofertas para emigrar, pero explica que Pep tardó "diez segundos", en convencerlo de que se quede: "[Mira Xavi, (me dijo en este momento), yo tengo tres o cuatro equipos en mi cabeza. Y en todos estás vos. No concibo el armado del Barcelona sin vos]. Y listo. A partir de ahí no hubo nada más que negociar".

Víctor Valdés: "Yo pensaba: ¡está loco!"

El mismo poder de persuasión utilizó con Víctor Valdés para cambiar su estilo de juego y empezar a salir jugando desde abajo: "En la primera charla, me llevó al despacho y me puso en una pizarra a mí con dos jugadores a los costados. [¿Quiénes son estos jugadores?], me preguntó. No sé, le dije. [Los centrales. Cuando vos tengas la pelota, quiero a los dos centrales ahí]. Yo pensaba. ¡está loco! [Tu pasarás el balón y desde ahí empezaremos a jugar]. Yo seguía pensando que estaba loco. Entonces le dije. Pues que quieran la pelota, porque para jugar ahí la tienen que querer. Y Pep me tranquilizó y me dijo: [Tranquilo, de eso me voy a encargar yo]. Y agregó: [Yo sé que se puede fallar, pero cuando falles, sigue intentándolo]".

En todo el proceso, cuentan que fueron importante los chicos que se formaron en las divisiones inferiores de la Masía y luego ascendieron al primer equipo. Entre ellos estaban Xavi, Iniesta, Messi, Puyol, Pedro, Valdés : "Henry y Abidal lo lograron, pero al principio les costó. Otros, sin embargo, no se terminaron adaptando nunca", explica Xavi luego de mostrar cómo recibe y pasa la pelota dentro de una jaula actual alemana que varios equipos la incorporaron para ejercitar la técnica del pase, el control y la posterior toma de decisiones.

"Nosotros lo venimos haciendo desde que éramos chiquitos, crecimos practicando así, jugando al fútbol así. Al que viene de afuera le cuesta. Parece sencillo sumarse a la idea de juego, pero no lo es. Es una forma de aprender el fútbol", cuenta Messi.

Abidal tuvo un cruce con Guardiola , hasta llegó a golpear la puerta de las oficinas del presidente Joan Laport para decirle: "Así no puedo seguir, es él o yo". Después Abidal terminó siendo titular nada menos que en lugar del lesionado Puyol y levantando la Champions League en los festejos por una idea que nació del propio Carles.

"Es que venía Pep y nos decía: [no puedes jugar solo, tienes que jugar y correr por el equipo] Y nosotros lo mirábamos y decíamos, pero ¿yo? Yo juego al fútbol. ¿A mí me está pidiendo esto? Éramos grandes y veníamos de otros lugares, con otra filosofía de juego, pero. Si uno ve la evolución que tuvo Abidal en su juego, se da cuenta de que el Abidal que terminó en Barcelona fue muy superior al que llegó de Olympique de Lyon", se sincera Henry.

Messi y Pep, compartieron la etapa en Barcelona durante 4 años
Messi y Pep, compartieron la etapa en Barcelona durante 4 años Fuente: Archivo

Messi, de wing derecho a "falso 9"

Gran parte de la transformación que sufrió Messi en su juego fue bajo el ala de Guardiola . De wing derecho a falso 9. "Un día antes del clásico con Real Madrid me avisó del cambio de posición, que Eto'o y Henry iban a ponerse entre los centrales y los laterales, más abiertos, y yo iba a jugar por el centro. La decisión fue porque los centrales iban a dudar entre salir lejos a intentar marcarme o no, porque yo iba a tener libertad para bajar, pedir la pelota y jugar", explica Messi. Y el primer gol, de Henry, llegó así, tirando una pared con Messi y picando por el callejón entre el primer central y el lateral. Barcelona armó un show: goleó 6-2.

Los cruces con Mourinho fueron otro de los capítulos de Pep en su estadía en Barcelona. El DT portugués, desde el banco de Real Madrid, lo provocaba en las conferencias y en la previa de una semifinal de Champions League le llegó una respuesta: "Como el señor Mourinho me ha tuteado y me llamó Pep, yo lo voy a llamar José. Le regalo la Champions que ha ganado fuera del campo, en las conferencias de prensa es el puto amo, yo solo le recuerdo que trabajamos juntos, y lo único que importa es el partido que vamos a jugar mañana".

Lo sacó del eje en esa seguidilla de cuatro clásicos Barcelona vs. Real Madrid en un mes, entre Champions, Liga y Copa del Rey. Pero casi que fue una reacción que le pedía todo Barcelona. Cuando Guardiola entró al vestuario, fue ovacionado por los jugadores . También por los dirigentes. Todo el mundo culé estaba esperando, en el fondo, que Pep en algún momento deje el perfil bajo y combata a Mourinho.

Hubo una gran influencia de Cruyff en Guardiola , en lo que basó su estilo de juego: "El concepto básico que hace años nos inyectó en nuestras venas Johan fue que hacer bien las cosas sencillas te da el 75% de posibilidades de ganar. Y una de las cosas más sencillas en el fútbol es pasar el balón. Después, las cosas se complican. Pero el pase es lo que une al grupo. La pelota se mueve en el campo de un jugador a otro y todos participan en el plan general del juego. En eso trabajamos desde el primer día", acota Pep.

Xavi va en la misma dirección: "Cruyff ha sido la persona más influyente en el juego de Barcelona". Y Messi agrega: "Posición, posesión, triangulaciones, presionar ante la pérdida. Esto es el sello histórico del Barcelona. Henry aporta otro dato: "El Barcelona siempre entrena en espacios reducidos". Carles Rexach, que fue clave para que Messi firme contrato con Barcelona, define: "Si vos jugás al toque, toque, toque, el que te marca llega siempre tarde. Ahí es donde tu empiezas a mandar en el partido".

Guardiola y Messi: el DT fue clave para cambiarle la posición y potenciar su juego
Guardiola y Messi: el DT fue clave para cambiarle la posición y potenciar su juego Fuente: Archivo

Messi, competitivo hasta en los picados

Y el otro eslabón dentro del proyecto Guardiola fue, claro, Messi: "Ya cuando lo vi entrenar a los 16 años, era diferente", dice Xavi; Mascherano acota: "Es un jugador con capacidad de iniciar y también de terminar. Normalmente, un jugador inicia la jugada o la termina; él no. Por eso es diferente"; Valdes aporta lo suyo: "Se benefició mucho con la posición de falso 9 que le dio Pep". Y Henry entrega otro dato de su personalidad: "No le gustaba perder ni en los picados o entrenamientos para distender. En un reducido, no le cobraron una falta, se levantó con bronca y dijo: [¿No fue falta?]. Se levantó enfurecido, no paró de gambetear a rivales e hizo tres goles. Cuando la diferencia de su equipo fue nuevamente significativa, recién ahí volvió a jugar. normal".

"Pep me dijo en la cena previa a ser designado entrenador de Barcelona, cuando todavía su nombramiento era una posibilidad, medio en broma entendí en ese momento, [Mira que si me pones a entrenar lo ganaré todo]" , reveló el ex presidente Joan Laporta . Lo ganó todo, pero se fue desgastado. Para muchos, antes de tiempo. "Es un genio del fútbol, aunque a veces se pasaba en eso de querer controlar todo y todo el tiempo, pero yo aprendí que hay que ser agradecidos con la gente que hacen una diferencia en tu vida", lo elogia Dani Alves.

Henry también reconoce que era un DT que necesitaba tener todo bajo control, desde las comidas, los horarios, el peso de los jugadores, la aplicación táctica. Eso sí: se sorprendieron con la decisión que tomó de no concentrarse antes de los partidos.

El paso al costado fue tras vencer en la final de la Copa del Rey de 2012 al Athletic Bilbao de Marcelo Bielsa por 3-0. En medio de los títulos finales de la película, Guardiola aparece con el siguiente mensaje: "Me preguntan si fue el mejor equipo de todos los tiempos, pero es una pregunta que no tiene respuesta. Es como si publicaran un libro nuevo: ¿es bueno? O si estrenaran una película nueva: ¿Es buena? La respuesta la sabremos dentro de 25 años. Si para entonces hablan de nosotros. Si dentro de 25 años hablan de un libro, es porque fue bueno. Si entonces aún vemos una película, es porque fue buena. Lo mismo pasará con nuestro equipo. ¿Fuimos mejores que el Milan de Sacchi? ¿O que el Brasil de Pelé o el Ajax de Cruyff? Todos tendrán su propia opinión que defenderán apasionadamente. Yo digo que mi equipo fue magnífico, Johan [Cruyff] argumentará que su equipo fue mejor y Arrigo [Sacchi] dirá lo mismo de su Milan. Y todos tendríamos razón. Pero si nos recuerdan dentro de 25 años, no hablarán de los títulos que ganamos, hablarán de cómo jugamos. Si nos recuerdan, es porque disfrutaron de vernos jugar. Pero ese es el gran misterio, si seremos o no recordados".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.