Mundial Sub 17: el casillero vacío que tiene la Argentina en su historia de juveniles

En Ecuador 1995, bajo la dirección técnica de José Pekerman, Aimar (hoy DT del Sub 17) fue una de las figuras
En Ecuador 1995, bajo la dirección técnica de José Pekerman, Aimar (hoy DT del Sub 17) fue una de las figuras Fuente: Archivo
(0)
26 de octubre de 2019  • 07:07

Una nueva aventura, un nuevo desafío. El título del Mundial Sub 17 es un casillero vacío para la Argentina, que en la Copa del Mundo de Brasil intentará perforar esa valla infranqueable que a lo largo de la historia de la competencia resultaron las semifinales. En trece participaciones, el tercer puesto se presenta como la mejor clasificación para la selección, un podio que se repitió en tres oportunidades: Italia 1991, Ecuador 1995 y Finlandia 2003. La corona es un reto, aunque el mejor premio es que la consagración resulte la consecuencia de un proyecto; en la conducción de la fórmula Pablo Aimar-Diego Placente asoman lineamientos que invitan a entusiasmarse con un equipo que llega a la cita con el rótulo de campeón Sudamericano y que se eleva como aspirante a ocupar el trono que dejará vacante Inglaterra, que celebró en India 2017, pero que no sacó pasaje para revalidar el título.

El riocuartense Aimar sabe de las dificultades de la misión, porque las experimentó en los días de futbolista. Su talento explotó a los ojos del planeta fútbol en el Mundial de Ecuador 1995, cuando con 15 años fue una de las figuras del plantel que seleccionó José Pekerman, que en esa temporada tomaba las riendas de las selecciones menores para devolverle el brillo a los juveniles; Esteban Cambiasso, Aldo Duscher, Sixto Peralta, Fabián Cubero, César La Paglia. otros nombres destacados de la aventura. La Argentina ganó con solvencia el Grupo B, de manera invicta y sin recibir goles ante Portugal, Guinea y Costa Rica; eliminó al anfitrión [3-1] en los cuartos de final, pero la ilusión se detuvo frente a Brasil, que se impuso 3-0 en las semifinales. La verdeamarelha es la única selección sudamericana que ganó el título mundial de la categoría (Egipto 1997, Nueva Zelanda 1999 y Finlandia 2003), aunque nadie festejó más veces que Nigeria: China 1985, Japón 1993, Corea del Sur 2007, Emiratos Árabes Unidos 2013 y Chile 2015. Para la argentina quedó el consuelo del podio: venció 2-0 a Omán, en el partido por el tercer puesto. La excursión ofrecía señales positivas: varios de esos juveniles, dos años después, fueron campeones sudamericanos y mundiales Sub 20.

Dos años antes, en Italia 1991, bajo el mando de Mostaza Merlo -tiempos en los que juveniles y mayores dependían del ciclo del entrenador principal de la selección, por entonces Alfio Basile- la Argentina logró su primer bronce. Un paso irregular por la etapa de grupos, con victoria 2-1 sobre China; tropiezo 1-0 ante Estados Unidos y el empate sin goles con Italia, todos partidos disputados en Viareggio, condujeron al equipo a los cuartos de final, donde se desprendió de Australia (2-1). España, en las semifinales, frustró el sueño, con un 1-0, una diferencia que logró Murgui, promediando el primer tiempo. Los penales, en el juego con Qatar, después de empatar 1-1, una caricia para un conjunto que fue galardonado con el premio Fair Play y en el que brillaban Juan Sebastián Verón, Marcelo Gallardo, Rodolfo Arruabarrena, Claudio Husain, Gustavo Lombardi.

Brasilia (Gama), Goiania y Vitória, las tres sedes que se repartirán los 52 partidos. El anfitrión Brasil y Canadá, por el Grupo A, abrirán el fuego, este sábado, desde las 17, en una jornada que tendrá otros tres juegos: Nueva Zelanda vs. Angola (Grupo A); Nigeria vs Hungría y Ecuador vs. Australia, ambos por el Grupo B.

También España y en las semifinales fue el freno de la Argentina en Finlandia 2003. Un gol de Cesc Fábregas, en el alargue, sentenció el 3-2 de la serie; el catalán, que también abrió el resultado, fue Balón y Bota de Oro de ese certamen, aunque su figura no pudo doblegar a Brasil en la final. Hugo Tocalli fue el conductor de un equipo que descubrió a talentos que más tarde robustecieron a la selección: Lucas Biglia, Ezequiel Garay, Nahuel Guzmán, Fernando Gago. "Fue la primera vez que representé a mi país con la camiseta de la selección y eso te marca para siempre. Hicimos un buen torneo, hasta las semifinales no nos habían convertido y perdimos con gol de oro. A pesar de la tristeza por no clasificarnos a la final, superamos a Colombia y terminamos terceros", el recuerdo de Gago. En el recorrido del grupo cayeron Australia y Costa Rica, ambas 2-0, y Nigeria, 1-0; en 4tos de final, ante México también fue festejo por 2-0. Hasta que se cruzó España.

Actual subcampeón del mundo, España será este lunes el rival en el estreno argentino, en Vitória; Camerún y la debutante Tayikistán componen también el Grupo D, cuyos partidos se jugarán en el estadio Kléber Andrade, del municipio de Cariacica. El mensaje y los modos, la propuesta dentro y fuera de un campo de juego, valores de los que los juveniles deben hacer bandera. La selección llega con el rodaje que brinda un ciclo que se consolida: este Sub 17, que se consagró en abril pasado en Perú, dos años antes lo hizo frente a Brasil, después de estar 2-0 en desventaja, en el Sudamericano Sub 15, de San Juan y Mendoza.

El desafío seduce a la Argentina, completar el casillero de campeón mundial Sub 17 es una aventura que ya está en marcha.

Una negativa en Estudiantes de La Plata

La negativa de Estudiantes de La Plata de ceder a Darío Sarmiento le impidió a la Argentina de sumar a un futbolista desequilibrante y con experiencia. Un mensaje que impone el pensamiento y la urgencia del entrenador Gabriel Milito y del presidente Juan Sebastián Verón, dos nombres que se identificaron en las épocas de futbolistas con la camiseta de la selección, pero que atravesados por un flojo presente deportivo enseñaron que el discurso y los actos muchas veces caminan por senderos diferentes.

También España y Camerún padecieron ausencias de jugadores de jerarquía: Ansu Fati, la joya de Barcelona, es una de las bajas más destacadas de la competencia. "Lo mejor es que el chico se quede y que tenga en las próximas convocatorias de noviembre su opción de poder participar en una categoría superior, y para eso no puede ir al Mundial Sub 17", explicó Francis Fernández, director deportivo de las selecciones juveniles españolas. Más extraño es el caso de Etienne Eto'o, el hijo de Samuel, la exestrella de Camerún, quien no asistirá a la cita en Brasil por un decreto presidencial. De las divisiones menores de Mallorca, de España, se enteró de la negativa una vez que el equipo se instaló en la sede de la Copa del Mundo, al igual que su compañero Barel Fosto (Roma). ¿La razón? En septiembre de 2014, Paul Biya -presidente de Camerún desde 1982- prohibió que las selecciones nacionales Sub 15 y Sub 17 tuvieran jugadores que actuaban fuera del país. A pesar de la carta que el DT Thomas Libiih le envió a la Federación, esta nada pudo hacer ante el decreto presidencial. Camerún es vigente campeón africano de la categoría.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.