Point of care: el revolucionario plan de Flamengo para recuperar lesionados en tiempo récord

Diego es la gran estrella de Flamengo. Atravesó una complicada lesión, pero ya está vuelta.
Diego es la gran estrella de Flamengo. Atravesó una complicada lesión, pero ya está vuelta. Crédito: Prensa Flamengo
(0)
31 de octubre de 2019  • 18:37

Lesiones ligamentarias que demandan 19 días de recuperación. Fracturas de tobillo que son curadas en tres meses. Flamengo es uno de los equipos revelación de Sudamérica, es finalista de la Copa Libertadores y el cómodo líder del Brasileirao. Pero lo que más sorprende en la revolución que está causando en medicina deportiva.

Su juego vistoso y efectivo sorprende a propios y extraños, y los refuerzos que sumó a mediados de año no hicieron más que potenciar al club.Además de definir con River la Copa el próximo 23 de noviembre en Santiago de Chile, el conjunto carioca es el cómodo líder del Brasileirao (después de 29 fechas suma 67 puntos, 7 más que Palmeiras, su escolta) y cosecha elogios cada semana.

Pero más allá de lo que ocurre dentro del campo de juego, el equipo de Rio de Janeiro es noticia porque salieron a la luz los detalles de un novedoso y revolucionario sistema de recuperación de lesionados que genera intriga y sorpresa en el mundo.

Según un informe elaborado por Globo Esporte, el Departamento Médico de Flamengo lo bautizó como "Point of Care", y consiste en obtener una pequeña muestra de sangre de sus jugadores después de cada partido o entrenamiento, y con ello prevenir o tratar lesiones, e incluso reducir considerablemente los tiempos de recuperación.

Las inoportunas lesiones de Arrascaeta, Filipe Luís y Rafinha antes de la semifinal de América contra Gremio en el Maracanã preocuparon al equipo dirigido por Jorge Jesús. Pero todos volvieron en tiempo y forma, y contribuyeron al contundente 5 a 0 del Fla ante su público.

Arrascaeta en acción, frente a Gremio
Arrascaeta en acción, frente a Gremio

Giorgian De Arrascaeta se había roto el ligamento colateral medial y el menisco medial de la rodilla izquierda. Le realizaron una artroscopia, y lejos de los tiempos habituales de recuperación (de cuatro a seis semanas), el uruguayo retornó en 19 días. Filipe Luís se rompió el ligamento colateral lateral de la rodilla izquierda. Pero el departamento médico decidió no operarlo. Y el defensor volvió a pisar un campo de juego a los 18 días. Rafinha sufrió una fractura en su rostro que le demandaba una recuperación de al menos 15 días después de la operación. Pero lo hizo en 9.

Lo más sorprendente fue el caso que tuvo como protagonista a Diego. El volante se fracturó el tobillo izquierdo, con compromiso ligamentario, el 24 de julio. Fue en el partido de ida de los octavos de final de la Libertadores, frente a Emelec, en Ecuador. Automáticamente se anunció que se perdía todo lo que quedaba del semestre. De hecho, según los libros de medicina, esa grave lesión demanda una recuperación óptima de entre cinco y seis meses. Pero Diego volvió a jugar solo 91 días después, cuando ingresó a los 40m del segundo tiempo, durante el 5 a 0 a Gremio de hace ocho días.

Los médicos de Flamengo tienen un nuevo desafío: recuperar a Diego Alves, el arquero titular, que sufre un esguince de rodilla, por lo que su participación en la final de la Copa Libertadores ante River está en duda.

Según explicó a Globo Esporte Marcio Tannure, el responsable del departamento médico de Flamengo, la muestra de sangre sirve para medir los índices biométricos, de estrés, metabólicos y niveles hormonales, entre otros aspectos. Además, también se evalúa el desgaste físico de los futbolistas y se establece un tiempo estimado y personalizado de recuperación ante cada lesión o tratamiento.

"Cada atleta reacciona de una manera. Algunos nos sorprendieron. Los recuperamos en un período más corto que el promedio. Estos cuatro casos fueron emblemáticos. El objetivo siempre es acelerar los tiempos al máximo sin poner al jugador en riesgo", explicó Tannure.

De todos modos, es consciente de que siempre hay riesgos. "Es una decisión difícil, especialmente en juego. Toda elección tiene consecuencias. Por lo tanto, se debe tener todo en cuenta: el problema físico, mental, la confianza del jugador, la confianza del entrenador en el departamento médico ... Siempre explicamos los riesgos. La decisión se toma en conjunto, no solo el médico, el entrenador o el jugador. Estamos juntos en los errores y en los aciertos", explicó Tannure.

Rafinha se entrena con una protección en la cabeza. Es una de las estrellas que incorporó en el último mercado de pases.
Rafinha se entrena con una protección en la cabeza. Es una de las estrellas que incorporó en el último mercado de pases. Crédito: Prensa Flamengo

Sobre el éxito del Point of Care, Tannure destacó: "No puedo decir que sea único, pero sí que es nuevo en Brasil y en el deporte. Con los marcadores bioquímicos, podemos ver si los atletas se están regenerando adecuadamente o si están en un proceso inflamatorio mayor al deseado. Con esto podemos equilibrar, definir estrategias. Cada detalle importa, como la evaluación biomecánica. Controlamos la evolución y sabemos si está dentro, por encima o por debajo de lo esperado, entonces hacemos las intervenciones pertinentes. Es muy importante para obtener buenos resultados".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.