Qué puede aportarle Sebastián Pérez al mediocampo de Boca

Christian Leblebidjian
El colombiano integra un grupo con Pablo Pérez, Gago, Castellani, Cubas, Bentancur y Wilmar Barrios; pero sólo ingresan 2 de los 7 como titulares
(0)
27 de septiembre de 2016  

Sebastián Pérez, como primer pase de ataque; en este caso buscando al lateral izquierdo, Jonathan Silva
Sebastián Pérez, como primer pase de ataque; en este caso buscando al lateral izquierdo, Jonathan Silva

Sebastián Pérez tardó cinco segundos en recuperar la primera pelota; a los 20 segundos le hizo un pase con el pecho a Pablo, el otro Pérez; a los 40, le pasó la pelota a Jonathan Silva, pero enseguida volvió a ofrecerse como alternativa de descarga y pidiéndole el pase; al 1m06s hizo su primer anticipo ofensivo; a los 3m17 dio su primer pase mal (entrega corta a Silva) y a los 16m recibió una falta de Cristian García. Ahora bien: ¿Qué puede ofrecerle Pérez a Boca ? Algunos datos hablan: tiene personalidad para animarse a debutar en la Bombonera dando algunas órdenes y pidiendo la pelota.

Él reconoce que es un mediocampista central con más cualidades para el juego que para la marca, aunque se desdobla en ambas responsabilidades: “Además, si en este club no marcás, si no metes…”, dice. Juega con la cabeza levantada; toca, se arrima, hace una pausa, gira y le cambia el sentido a la jugada; recibe ya perfilado en función de la orientación que le quiere dar al próximo pase. Puede tocar de primera o jugar a dos toques (control y pase). Se arrima al compañero, hace de apoyo para los centrales y primer pase a campo rival. Si está marcado vuelve dos pasos hacia atrás (estilo Gago) para sacarse al rival de encima y vuelve a picar hacia adelante para liberarse y recibir. Puede hacer los pases con cara interna o con el revés del pie derecho para que la pelota le llegue abierta y con ventaja al lateral que se proyecta. No es muy alto, pero defiende bien en las pelotas paradas (1m77).

Sebastián Pérez, como primer pase de ataque; en este caso buscando al lateral izquierdo, Jonathan Silva
Sebastián Pérez, como primer pase de ataque; en este caso buscando al lateral izquierdo, Jonathan Silva

Ante Quilmes, Guillermo Barros Schelotto eligió como doble 5 en el esquema 4-2-3-1 a Sebastián Pérez (del medio, hacia la izquierda) y Pablo Pérez (del medio hacia la derecha). Y más allá del intercambio de roles, Sebastián jugó más retrasado que Pablo. Sebastián pasó inadvertido en las áreas, donde se definen los partidos, pero fue el futbolista que más contacto tomó con el balón: 110 toques, como se observa en el gráfico de la canchita. Según los datos de Opta, hizo 89 pases (con una precisión del 90%) y mantuvo una buena eficacia con las entregas en campo rival (80%, sobre 35 pases); y en el podio lo siguieron los centrales Vergini (76) y Tobio (64). Pérez sumó 16 recuperaciones (7 de ellas manteniendo la posesión), perdió 12 pelotas y cometió una sola infracción.

Barros Schelotto quedó muy conforme con el rendimiento del colombiano. Habrá que ver si lo sostiene contra rivales de mayor jerarquía como Lanús. O si decide que regrese Andrés Cubas como socio de Pablo Pérez. El colombiano integra un G7 de volantes junto con Fernando Gago (en un mes estaría para volver a jugar), Cubas, Pablo Pérez, Castellani , Bentancur y William Barrios, del cual sólo dos ingresan como titulares hoy. En las comparaciones, Sebastián quizás sea el que le garantice al DT una mayor presencia teniendo en cuenta ambos roles, defensivos y ofensivos. Por dar un par de ejemplos, Castellani podría tener una mejor pegada, pero es más irregular durante los partidos. Cubas tiene más marca que Pérez, pero quizás el colombiano hace diferencia con una mayor experiencia para resolver determinadas situaciones. En la comparación general, Sebastián Pérez es más ofensivo que Cubas, tiene más oficio que Pablo Pérez, es más táctico que Castellani, más aguerrido que Bentancur (por más que el uruguayo mete y recupera) y tiene más panorama en el juego que Barrios.

Es cierto que a Sebastián Pérez habrá que verlo también ante un adversario que a Boca le ofrezca una resistencia mayor, marcando a futbolistas de mayor jerarquía en el desequilibrio individual, pero tampoco hay que olvidarse que viene de ser campeón de América. Como sea, el desafío para Pérez será mantener el nivel que tuvo ante Quilmes. Y, para Guillermo, de qué manera armar el mejor tándem del G7.

cl

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.