#RacingPositivo espantó el fatalismo

Juan Pablo Varsky
Juan Pablo Varsky PARA LA NACION
La fiesta en el Obelisco; Racing disfruta una nueva conquista
La fiesta en el Obelisco; Racing disfruta una nueva conquista Fuente: Reuters
(0)
1 de abril de 2019  • 20:58

Racing disfruta de un nuevo título sin haber pasado por el sufrimiento. No es una casualidad. Responde a esta etapa del club y de su gente, alejados de la épica de la angustia. Por segunda vez en menos de cinco años, los hinchas salieron a festejar en el Obelisco y en otros puntos del país. Pablo Ruiz, gerente de marketing, hizo la siguiente cuenta en Twitter: "La primera vez que vi a Racing campeón tenía 22 años (2001). Mi abuelo: 2 meses (1914). Mi papá: 1 año (1949). Mi hija: 3 años (2014). Mi hijo: (2019). Algo volvió a la normalidad: #RacingPositivo" Enseguida, aparecieron muchos más ejemplos con el mismo argumento. Los 35 años sin títulos entre 1966 y 2001, más el descenso de 1983 y la casi desaparición en 1999, obligaron a reforzar el sentimiento de pertenencia desde la fidelidad a los colores con la solitaria Supercopa de 1988 como motivo de celebración.

A falta de un club y de un equipo que le generaran alegrías, el hincha se hizo hincha de la hinchada como señal de resistencia y aguante. La frase "nosotros salvamos a Racing cuando estaba por desaparecer" no fue para nada exagerada en el retrato de aquella época. El 27 de diciembre de 2001 llenó dos canchas y deliró con la consagración del ‘Paso a Paso’ by Mostaza.

El protagonismo del hincha tiene un límite. Alienta incondicionalmente. Pero no gestiona ni juega. En marzo de 2014, Racing vivió su propio diciembre de 2001. No soportó la normalidad institucional y se creó sus propios problemas. La Comisión Directiva se dividió por la pelea entre el presidente Cogorno y el vicepresidente Molina. Contrató un festival de entrenadores, a partir de la equivocada decisión de despedir a Luis Zubeldía, respaldado por los futbolistas y clave en la capitalización del club promoviendo juveniles como Fariña y Centurion. En apenas un semestre, desfilaron Carlos Ischia, los interinos Radaelli y Nacho Gonzalez más el tercer ciclo de Merlo. ‘Mostaza’ se fue tras una derrota ante Colón, con el equipo muy abajo en la tabla de promedios. En pocos meses, renunciaron el presidente, el vice, varios entrenadores y Roberto Ayala, efímero manager. Terminó la temporada 13-14 con apenas 33 puntos y 21 derrotas. Mientras Independiente vivía su propio infierno deportivo en la B Nacional, Racing estuvo en avanzado proceso de autodestrucción. El "Somos Racing" sirvió de explicación para justificar la pasión de este club por el fatalismo. Tampoco se exageró con esta frase.

Víctor Blanco emergió como el pacificador. Era el vicepresidente segundo de aquella fórmula ganadora Cogorno-Molina. Debía terminar el mandato hasta fin de 2014 y enderezar un club descarrilado. Vendió a las joyas del club (Vietto, De Paul, Zuculini, Centurión), convenció del regreso a Milito, se dejó asesorar en la contratación de futbolistas complementarios generación intermedia (Bou y Acuña, los más destacados). Confió en Diego Cocca como DT. El 17 de junio de 2014, el flamante entrenador escribió en su cuenta de Twitter: "Ya arrancamos. Positivos y con energía". Poco tiempo después, aquel concepto se transformó en el #RacingPositivo, mucho más que un hashtag tuitero para acompañar la conquista del Transición 2014.

Un grupo de socios y los mismos dirigentes del club entendieron que Racing debía salir de esa épica del sufrimiento, el fatalismo, la melancolía y la autodestrucción. El mensaje tenía que partir desde el club hacia los hinchas. Creativas, las campañas para inscripción de socios incluyeron a glorias y a futbolistas del plantel. Luego de retirarse y pasarle el liderazgo del grupo a Lisandro Lopez, Sir Diego Milito se reconvirtió como manager para estar en todos los detalles y darle contenido a ese cargo con su experiencia de diez años en Europa. Se desarrolló un Departamento de Marketing para difundir la marca Racing en el mundo. Los diseños de la camiseta tomaron referencias históricas. El actual modelo de Kappa le rinde tributo al campeón de la Supercopa 1988. La solidez institucional lo ha protegido de momentos deportivos malos. No funcionaron las apuestas por Sava y Zielinski. Desaprovechó mercados de pases. Entre 2016 y 2018 tuvo cinco entrenadores, incluida una segunda etapa de Cocca.

Diego Milito y ‘Chacho’ Coudet asumieron simultáneamente como secretario técnico y entrenador a principios del año pasado. El primer semestre terminó con el equipo afuera de la Libertadores 2019 y eliminado de la Copa Argentina 2018 por Sarmiento de Resistencia. En contexto de tensión entre ambos, Coudet aclaró que no estaba peleado con Milito. Arrancó la Superliga y enseguida se le terminó la Libertadores 2018, cortesía de River. Tomó la punta luego de aquella derrota por los octavos de la Copa. No la soltó más. Tuvo estilo, funcionamiento y variantes. Lisandro López como emblema. Un arquerazo. Centrales muy buenos para defender y construir juego desde el fondo. Laterales adelantados para fijar rivales. Marcelo Diaz, la pura verdad, rodeado por mediocampistas dinámicos y compatibles. Zaracho es la última perla consolidada del fútbol amateur del club, a cargo de personal muy competente.

Cristaldo y Cvitanich se turnaron para acompañar al prócer en ataque. La derrota ante River por la Superliga y el expediente Centurión pusieron a prueba a todo el club. O repetía su historia de crearse más problemas o los resolvía con paciencia y los recursos disponibles. No volvió a perder. Ganó cuatro y empató dos. El duelo directo ante el notable Defensa y Justicia, que lo hizo mejor equipo, lo afrontará como campeón. Logró el objetivo sin la épica de la exageración. #RacingPositivo puede ganar sin sufrir.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.