River campeón: una celebración millonaria que se extendió por todo el país

Los hinchas de River en el Monumento a la Bandero en Rosario
Los hinchas de River en el Monumento a la Bandero en Rosario Crédito: Marcelo Manera
Darío Palavecino
Germán de los Santos
Gabriela Origlia
(0)
9 de diciembre de 2018  • 23:59

La locura se extendió por todo el país. La coronación de River como campeón de América en Madrid se disfrutó en la Argentina. En diferentes puntos del mapa explotó la emoción porque el conjunto de Marcelo Gallardo le dio un nuevo cachetazo a Boca y se quedó con el cetro continental, en una final histórica de la Copa Libertadores . Los fanáticos celebraron la coronación como nunca antes y con la sensación de saber que otra vez marcaron un punto en la historia del fútbol.

La consagración en Rosario

Unos minutos después de que terminara la final de la Copa Libertadores en el Bernabéu, los hinchas de River desplegaron su alegría y euforia en el Monumento a la Bandera, donde dos días antes los hinchas de Rosario Central lo habían copado para los festejos por la Copa Argentina. Por cómo se vive el fútbol en Rosario, donde los locales Newell’s y Rosario Central acaparan las pasiones, los festejos por el título de la Copa Libertadores fueron los más intensos de hinchas millonarios en los últimos tiempos.

A pesar de las amenazas de lluvia, con un cielo ennegrecido por una tormenta que nunca estalló, los hinchas de River llegaron a la zona del Monumento a la Bandera con banderas blanca y rojas, encendidos con cánticos tribuneros que se hicieron virales en ese sector de la ciudad a medida que los simpatizantes millonarios llegaban con sus autos.

Los hinchas de River en el Monumento a la Bandera en Rosario
Los hinchas de River en el Monumento a la Bandera en Rosario Crédito: Marcelo Manera

Poco después de las 19.30 un grupo de hinchas encendió bengalas rojo y blancas, junto al mástil del Monumento a la Bandera, como para marcar el territorio del festejo y atraer a más hinchas. Gladis Almirón, una jubilada hincha millonaria, expresó que "el título estuvo merecido para River". "En cualquier lugar del mundo íbamos a dar la vuelta, pero lo mejor hubiera sido en nuestro estadio", apuntó la mujer nacida en Casilda.

El festejo de los "millonarios" en Rosario provocó momentos extraños y hasta risueños con los hinchas de Rosario Central, que anoche festejaron con un partido homenaje en el Gigante de Arroyito haber obtenido el jueves el títulos de la Copa Argentina. Mientras los riverplatenses festejaban los hinchas canallas se indignaban de su alegría, pero sin violencia. Con sus bocinas los automovilistas que pasaban por el Monumento a la Bandera ponían límites: "Nosotros somos los únicos que festejamos en esta ciudad".

La felicidad en Mar del Plata

La felicidad y los festejos de los hinchas de River se concentraron pronto en torno al monumento al General San Martín, a 100 metros del palacio municipal, habitual punto de encuentro para las celebraciones deportivas y políticas. Pirotecnia, banderas y también paraguas, ideales en esta tarde de lluvia, aportaron a este escenario de locura de miles de hinchas que seguían cantando cuando la noche avanzaba.

Más de 400 metros de la avenida Luro y sus tranversales que cruzan el centro cívico de esta ciudad estuvieron copados durante horas por los fanáticos que pudieron celebrar sin mayores problemas y seguidos de cerca por más de 200 efectivos policiales distribuidos en la zona, con una presencia bien marcada en sectores comerciales.

"Somos los más grandes de la historia", gritaba un hombre que tenía a uno de sus hijos sobre los hombros y otra de la mano, ambos con las camisetas con la banda roja y el nombre de Armani en la espalda. "Había que jugar el partido, en España o donde sea lo íbamos a ganar", decía una y otra vez.

Al grito de "Muñeco, Muñeco" se acercaban otros hinchas, todos adolescentes y con algunos petardos que lanzaron al aire para sumar sonidos al de los bombos y redoblantes que habían acercado los socios de la Filial Enzo Francescoli, una de las bases que River Plate tiene aquí para reunir a sus seguidores.

Desde temprano se habían dispuesto presencia policial en la zona. No importaba el resultado porque se sabía que una u otra parcialidad iban a salir a la calle y ganar este punto neurálgico de la ciudad donde, en otras oportunidades similares, se han producido incidentes e incluso destrozos en vidrieras comerciales, en algún caso por el solo hecho de realizar daño y en otros para perpetrar saqueos.

Entrada la noche todo transcurría con tranquilidad. Era un clima de verdadera fiesta y no se habían registrado cruces con hinchas de Boca, que sí habían tenido presencia en bares de la zona donde muchos vieron el partido.

La locura en Córdoba

Igual que en todo el país, más allá de los colores dominantes, esta ciudad se vació desde una hora antes del inicio de la final de la Libertadores y, apenas terminada, la esquina de Vélez Sársfield e Hipólito Yrigoyen congregó a los millonarios que dieron rienda suelta a las ganas de festejar contenidas. No hubo problemas, sí festejos.

Los hinchas, como ya es tradicional, se autoconvocaron en la esquina del shopping del Patio Olmos. A los pocos minutos de terminada la final ya estaban allí, igual que en septiembre pasado, cuando salieron a festejar el triunfo en el clásico por la Superliga.

En los últimos minutos del partido, los gritos desde los edificios y en los bares adelantaban lo que después pasó en la calle. En un domingo muy caluroso, las veredas de los bares en Nueva Córdoba estaban repletas de fanáticos de los dos equipos y allí arrancó el festejo y el despliegue de banderas; fueron los primeros en llegar a la esquina de la reunión.

Además de las cargadas a Boca (interminable "para los bosteros que lo miran por la TV") y el canto repetido "Pity Martínez que loco que estás", el "gracias Gallardo" fue de lo más repetido en la celebración cordobesa mientras la calle se iba pintando de rojo y blanco y los bocinazos ponían la música de fondo.

Varias cuadras terminaron cubriéndose de "millonarios" que, incluso, le dedicaron la Copa al Presidente: "Para (Mauricio) Macri…no alcanza con estar en la Rosada".

La explosión en Tucumán

La plaza Independencia de vistió de rojo y blanco. El principal paseo público de Tucumán fue el lugar elegido por los hinchas de River para festejar el título obtenido por el club de sus amores a más de 10.000 kilómetros de distancia. "Shhhh.... Un minuto de silencio para Boca que está muerto" y "El que no salta abandonó" fueron los cánticos más elegidos por los cientos de hinchas que comenzaron a concentrarse apenas terminó el encuentro en el Santiago Bernabeú.

"River se merecía este título. Hicieron todo lo posible para que Boca sea el campeón. La Conmebol nos privó de jugar en nuestra cancha, pero igual festejamos. Una vez más quedó demostrado que el más grande es River Plate, como dice la canción de Ignacio Copani", dijo Roberto Astorga, que celebró la conquista de la Copa Libertadores junto a su hijo. Los hinchas del "Millonario" llegaron con camisetas, banderas, gorros y algunos con bombos. Saltaron, bailaron y se acordaron del clásico rival en casi todas las canciones. Kevin Abregú llegó a la plaza envuelto en una bandera y con la camiseta del "Pity" Martínez.

"Ya no quedan dudas cuál equipo es el mejor. Le ganamos el partido más importante de la historia para ambos clubes y encima en España, ante los ojos de todo el mundo", contó. "Y además una vez más quedó demostrado que Marcelo Gallardo es el mejor entrenador de la Argentina. Sin poder entrar al vestuario realizó los cambios necesarios para cambiarle la cara al equipo. En el segundo tiempo y en el tiempo suplementario fuimos muy superiores. Creo que los hinchas de Boca tendrá que quedarse escondidos en sus casas por un largo tiempo", agregó el joven fanático del club de Núñez.

En Concepción, Aguilares y Banda del Río Salí fueron las otras ciudades tucumanas que se tiñeron de rojo y blanco para celebrar la gran conquista de River en tierra española.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.