Un trámite: River venció a Godoy Cruz y avanzó a los cuartos de final de la Copa Argentina

Copa Argentina Ronda de 16
  • 0
Godoy Cruz

Godoy Cruz

  • 1
River Plate

River Plate

Alberto Cantore
(0)
18 de septiembre de 2019  • 23:04

Un equipo insoportable, lo definió alguna vez su creador Marcelo Gallardo. Nadie mejor que el director técnico que desde junio de 2014 diseña y reinventa a River para que los rivales no le tomen el pulso, el que remarque las aptitudes, virtudes y características de su modelo. Tan inaguantable resultó el conjunto que lo que no pudo quebrar, después de tanto martillar sobre el arco rival, lo descubrió por una doble pifia de Godoy Cruz: tras un tiro libre que ejecutó Nacho Fernández, primero peinó la pelota el juvenil Kevin Gutiérrez y luego fue Varela el que desacomodó definitivamente al arquero Mehring. El triunfo 1-0 para clasificarse a los 4tos de final de la Copa Argentina fue ajustado en el marcador, pero escaso en el juego.

El gol de River

Fue un partido que expuso ideas bien diferenciadas, un reflejo de dos estructuras de presentes opuestos. Gallardo tiene la opción de reservar jugadores, como el caso de Lucas Martínez Quarta, o sentar entre los suplentes a Lucas Pratto; Godoy Cruz, que ayer contrató a Juan Pablo Vojvoda, por lo que Javier Patalano regresará a la reserva, debió echar mano a figuras jóvenes ante las ausencias por lesión del líder Morro García y también de Juan Andrada y de Guillermo Brunetta. Desde el inicio, las equivalencias, por los quilates de los jugadores, no existía.

Con control de la pelota y circulación, rotación de los volantes y las trepadas de los laterales, River manejó el desarrollo frente a un rival que desde el dibujo táctico 5-3-2 enseñó sus pretensiones: replegarse con la intención de achicar los espacios y lanzarse en contraataque. Entonces, combinaron De la Cruz y Borré, pero el colombiano no pudo con Mehring en dos oportundiades; también Matías Suárez ensayó y no acertó. Los mendocinos, verticales para atacar, hicieron revolcar a Armani con un remate de Breitenbruch y una acción que armó Lomónaco que Vella definió por arriba del travesaño. Esos puñales los aplicó ante el campo abierto que deja River al retroceder, con los zagueros centrales en el mediocampo y los volantes por adelante del balón.

Movió piezas Gallardo, que tiene una agenda apretada, entre la Superliga y los clásicos de semifinales de la Copa Libertadores. Con Carrascal y Pratto intentó sostener la intensidad de la presión que ejercen los delanteros, apoyados por los volantes; más tarde envió a Scocco y así River replicaba a su ataque preferido de hace un año y que anoche arrancó desde el banco de suplentes.

Refrescó con Barboza y Freites sus engranajes Godoy Cruz, siempre aferrado a una corrida heróica para alimentar las esperanzas. Para el final, los mendocinos desarmaron la línea defensiva y avanzaron con un delantero de área como Merentiel. La expulsión de Cardona (la segunda ante River en el año) no desanimó a Godoy Cruz, que se expuso, aunque Carrascal falló en el modo de colocarle el moño al resultado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.