River: Juan Pablo Carrizo vuelve al Monumental listo para aceptar el veredicto del hincha

Carrizo, desconsolado en la tarde del descenso ante Belgrano en 2011
Carrizo, desconsolado en la tarde del descenso ante Belgrano en 2011 Fuente: AFP
Claudio Mauri
(0)
21 de agosto de 2019  • 18:30

Desde la infausta tarde del descenso de 26 de junio de 2011, River y Juan Pablo Carrizo separaron sus caminos para emprender una reconstrucción que implicaba convivir con el dolor y la tristeza infinita. El club se empezó a rehacer deportivamente con el ascenso en la siguiente temporada, un campeonato local con Ramón Díaz y la época de esplendor que superó los cinco años con Marcelo Gallardo. El arquero encontró refugio en Europa. Se lo vio poco en las canchas por la escasa participación que tuvo en Inter y Lazio, además de sumirse en un silencio público sobre sus últimos y conflictivos meses en River, con errores de bulto en varios partidos y un desplante a Ubaldo Fillol al costado de la cancha, al final de un partido que lo tuvo como responsable del gol de San Lorenzo.

El día del desplante al Pato Fillol

Más de ocho años después, Carrizo (35) volverá este jueves a pisar el Monumental, del que se despidió entre el llanto y la congoja tras el descenso ante Belgrano, mientras el estadio y sus adyacencias se transformaban en un pandemónium por los destrozos y el descontrol. La cita, sin dejar de ser tan importante como aquella promoción de 2011, es ahora más estimulante y ambiciosa: River y Cerro Porteño abrirán la serie de los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Carrizo cerró su carrera en River con un destino opuesto al que se le vaticinaba. Por sus condiciones, más el halo que le confería llevar el apellido de un arquero que alcanzó la estatura de ídolo en Núñez, muchos imaginaban que entraría en la galería de los grandes guardavallas de la historia del club y que el seleccionado argentino tendría un custodio firme y seguro por largo tiempo. Ni una cosa ni la otra, porque con el buzo argentino su carrera quedó trunca tras un 6-1 con Bolivia en la altura de La Paz por las eliminatorias, si bien aquel día fue el más destacado del equipo de Diego Maradona y evitó una derrota más catastrófica.

Carrizo volverá al Monumental ocho años después de su jornada más triste como futbolista
Carrizo volverá al Monumental ocho años después de su jornada más triste como futbolista Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco

En Cerro Porteño desde principios de este año, cuando llegó con el pase en su poder desde Monterrey, Carrizo recibió cuatro goles en los cinco partidos que atajó en la campaña por la Copa Libertadores. En la noche del jueves le tocará frenar a un River que viene de hacer nueve goles en los últimos dos cotejos por la Superliga.

Pero más allá de lo futbolístico, esta noche habrá un lugar preponderante para los sentimientos y sensaciones que conectarán a los hinchas de River con Carrizo. El arquero, en diálogo con TyC Sports, aceptará el veredicto que baje de las tribunas: "No sé cómo me van a recibir. Sé que el hincha en su momento valoró el esfuerzo de un equipo que dio la cara en un momento difícil de River. Yo hice las cosas lo mejor que pude. Entiendo que por los resultados deportivos y gestos mi carrera en River se pudo haber manchado. El hincha siempre tendrá la razón, lo que decida este miércoles estará bien. Seguramente cuando algún compañero me dé un pase hacia atrás me silbarán para intimidarme, pero esas son las reglas de juego".

Con River no hay margen de error. No vamos a descubrir su jerarquía. Enfrentamos a un rival que dio muestras de que aunque no le haya ido tan bien de local, supo superarlo
Miguel Ángel Russo, DT de Cerro Porteño

Aquel gesto despectivo hacia Fillol quedó como una afrenta a la historia de River y provocó que el Pato dejara el cargo de entrenador de arqueros. Ahora, Carrizo por un lado agradece que Fillol haya pedido públicamente que el hincha "lo trate bien, con cariño", porque "no le tiene rencor", y por el otro tendió un puente de acercamiento que nunca se concretó: "Al Pato le pediría disculpas. Mi reacción fue en caliente. Nunca tuvimos la posibilidad de hablar, intenté comunicarme en los días siguientes pero no pude, él ya se había ido de River. Él fue una de las personas que me descubrió en mi pueblo (Empalme Villa Constitución) con (Hugo) Tocalli y (Miguel) Tojo. Es algo que yo ya superé y creo que él también".

Quedar afuera de la selección y salir de River por una puerta de atrás que simulaba mucho a la de la entrada al infierno. Carrizo expuso una causa personal: "En esos momentos no estaba sentimentalmente equilibrado y reaccionaba mal. Ahora me siento en un gran momento, vivo, a los 35 años le peleo el puesto a cualquier juvenil en un entrenamiento".

Con Cerro Porteño eliminó a San Lorenzo en los octavos de final
Con Cerro Porteño eliminó a San Lorenzo en los octavos de final Fuente: AFP

Cualquiera sea la reacción del público, Carrizo dijo que el solo hecho de volver al Monumental será "una alegría enorme". "Lo siento mi casa, también viví muchas cosas positivas. En la Argentina me costaría ponerme otra camiseta que no fuera la de River". Y tuvo palabras elogiosas para el equipo de Marcelo Gallardo: "Es el mejor de América, es una locura lo que consiguieron en los últimos cinco años manteniendo un alto nivel. Juegan con seguridad, se entienden a la perfección, con dos pases están en el arco rival. Es un equipo maduro. Nosotros debemos estar organizados en defensa y no darle espacio a los volantes. A River no le podés jugar de igual a igual porque es muy vertical".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.