Rojas, Barrios y Merlini, las caras nuevas de un San Lorenzo que pretende un recambio

Los tres jugadores son muy bien vistos por el entrenador Aguirre y tomaron protagonismo en los últimos partidos: "Veníamos esperando esta chance desde hace mucho tiempo", coinciden
Fernando Vergara
(0)
7 de junio de 2017  

Rojas, Barrios y Merlini, presente y futuro
Rojas, Barrios y Merlini, presente y futuro Crédito: Prensa San Lorenzo

La cuestión generacional los hace inseparables. No bien culminó la gran victoria de San Lorenzo 2-1 frente a River, Cristian Nahuel Barrios se abalanzó sobre Bautista Merlini, la figura del partido. Con las sonrisas dibujadas en el rostro, se retiraron del campo de juego abrazados. A los pocos segundos se acopló Gabriel Rojas, el otro juvenil de un equipo que parece haber atravesado la mayor turbulencia, se clasificó a octavos de final en la Copa Libertadores y encauzó su rumbo en el torneo local, con el afán de ingresar al torneo continental en 2018. Merlini (21 años), Rojas (19) y Barrios (19) encabezan el recambio de una institución que por estos días deberá definir nada menos que la continuidad del entrenador Diego Aguirre y de cinco emblemas en la historia del club: Leandro Romagnoli, Néstor Ortigoza, Juan Mercier, Sebastián Torrico y Gonzalo Bergessio. Los más chicos hacen su juego y conjugan la mixtura.

En una semana trascendental, San Lorenzo volverá hoy al trabajo luego de dos días de descanso y tendrá una reunión entre los dirigentes y el director técnico. Las cartas están echadas: el club desea que continúe, aunque ahora la pelota quedó en poder del uruguayo. "En la cancha siempre intentamos hacer lo que nos pide Aguirre. Muchas veces lo logramos y en otras puede que las cosas no nos salgan bien porque el rival también juega y trata de ganar como nosotros. Pero entramos al terreno de juego con el mensaje del técnico", explica el lateral izquierdo Rojas a LA NACION. "En el semestre tuvimos momentos buenos y malos. Ojalá que Diego se quede, sería lo mejor para todos", asegura Merlini. En el último encuentro, ante River, el Mago se llevó su primera gran ovación del Nuevo Gasómetro. "Fue muy lindo, me emocionó y estoy agradecido. La sumatoria de partidos me dio mucha confianza y estoy demostrando lo bueno que insinué en la reserva", remarca un volante encarador y veloz que puede terminar siendo tan explosivo como Cerutti en los metros finales.

En una nómina titular que habitualmente merodea los 27,5 años como promedio de edad, la habitual presencia de Merlini y Rojas la nutrió de frescura y rebeldía. El volante surgido en Platense arribó a Boedo a los 17, después de debutar en la primera del Calamar -con Marcelo Espina como DT- en un encuentro por la Copa Argentina frente a Liniers. Por recomendación del propio Espina, a los 16 Merlini visitó un nutricionista para mejorar su contextura física. "Todavía no me había desarrollado del todo y Marcelo me veía con proyección. Acepté el consejo y eso me ayudó a crecer. Yo siempre fui ordenado y sano pero también mejoré mi alimentación", explica Merlini. Su entrenador actual, Aguirre, le pide que haga lo que más le gusta: desequilibrar: "Es lo que sé hacer y Diego me da mucha libertad. También me exige que de una mano en defensa, con el retroceso", cuenta.

Una carta ganadora

Con la partida de Martín Cauteruccio, Sebastián Blanco y Emmanuel Más, en enero Aguirre decidió promover a tres juveniles de la reserva: Santiago Camacho, Jonás Acevedo y Barrios. Este último tomó relevancia cuando ingresó frente a Universidad Católica en la Copa Libertadores y convirtió cerca del epílogo del encuentro. La conquista renovó las esperanzas de San Lorenzo para clasificarse a octavos de final en esta competencia. "Ese gol me cambió la vida, mi mamá y mis hermanos se emocionaron mucho. Fue una noche especial, sinceramente no lo podía creer. Pero trato de mantener los pies sobre la tierra. Lo único que quiero es trabajar para mejorar", confiesa.

Ya con algo más de rodaje en el plantel de primera, quienes se apoderaron de los espacios que dejaron Blanco y Mas fueron Merlini y Rojas. Si bien no es un producto propio de la cantera del Ciclón, el Mago llegó a San Lorenzo en 2013 y llamó la atención por su habilidad en velocidad. "Nosotros veníamos esperando nuestra chance desde hace mucho tiempo. La gran mayoría nos conocemos desde chicos. Y acá cada vez son más los juveniles que tienen la posibilidad de mostrarse", asegura.

En lo que va del torneo, Aguirre utilizó 32 jugadores del plantel, de los cuales nueve debutaron en primera división en el último tiempo y se formaron en el semillero azulgrana, hoy con Hugo Tocalli a cargo del departamento de Captación. "Ellos se acercan a conversar. Quizás no piden consejos, pero sí hablan mucho de fútbol, de situaciones puntuales de los partidos", confiesa Fernando Belluschi.

Rojas es un resultado genuino de las inferiores del Ciclón, en las que logró los títulos de séptima división en 2013 y de reserva en 2015. En este último conjunto -que le dio al club la consagración en esa categoría tras 16 años- compartió el plantel con Merlini. "¿Mis principales virtudes? La proyección en ataque y además trato de ser fuerte en la marca, con personalidad. Como defecto, tengo que mejorar la pegada con mi pierna derecha", admite Rojas. En las últimas semanas, se especuló con un posible interés de Juan Antonio Pizzi por acercarlo al seleccionado chileno. "Me llegó el rumor, pero mi cabeza está puesta únicamente en San Lorenzo. Estoy tranquilo aunque más adelante me encantaría jugar en el seleccionado argentino", confiesa. El lateral ya fue tentado hace un par de años por Chile después de destacarse en 2013 en la Copa Esperanza organizada por Colo Colo. No obstante, en esa oportunidad descartó la opción y fue nominado por la Argentina para disputar el torneo juvenil de L'Alcudia. "Mis papás no son chilenos, son argentinos. Sólo tengo un tío de nacionalidad chilena", aclara.

Cada vez que ingresa al terreno de juego, Barrios es una bomba de energía. El volante de 1m56 transita sus días con alegría, al punto de convertirse en uno de los más queridos por sus compañeros. "Trato de aprovechar cada una de mis oportunidades. Aguirre me pide que esté tranquilo y que me la juegue en cada mano a mano, que encare a los defensores", remarca. En un semestre en el que Romagnoli apenas fue utilizado como pieza de recambio en escasos encuentros, Barrios entiende el espacio que ocupa uno de los referentes más grandes en la historia azulgrana. "Es mi ídolo, siempre trato de seguir sus pasos. Pipi es un gran ejemplo para los que venimos detrás", explica.

A la hora de hablar de sueños, los tres responden casi en simultáneo y abren la puerta a la ilusión. "Ganar algo con San Lorenzo. Y después llegar a la selección, obvio". El camino que recién comienzan no les impide espiar el futuro con optimismo.

Uno que se ve afuera

Ortigoza: "Amo al club, pero es difícil que me quede"

Néstor Ortigoza es uno de los futbolistas que debe renovar su contrato, aunque cada día que pasa se ve más lejos: "Amo a San Lorenzo, amo al club, pero es difícil que me quede. Hace seis meses tenía un pensamiento, pero ahora otro. El fútbol es cambiante", dijo Ortigoza en declaraciones a Radio Guemes y aclaró: "No estoy peleado con los dirigentes. Siempre me manejé bien".

Sin Copa Argentina

El encuentro por la Copa Argentina entre San Lorenzo y Cipolletti, pautado para el próximo sábado, fue aplazado por pedido de la entidad azulgrana. "No juega Boca, no juega River, nosotros tampoco", había dicho el presidente Matías Lammens en la previa del cruce correspondiente a los 32avos de final.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.