San Lorenzo venció a Vélez en el final y se subió a la punta

Argentina Primera (Anual) Fase de grupos
  • P
San Lorenzo

San Lorenzo

  • P
Vélez Sarsfield

Vélez Sarsfield

En el Nuevo Gasómetro, se impuso 1-0, con gol de Caruzzo de cabeza en el epílogo; igualó a Boca y River, que juegan este domingo
Ariel Ruya
(0)
3 de mayo de 2015  • 08:32

San Lorenzo lo ganó sobre el final
San Lorenzo lo ganó sobre el final Fuente: FotoBAIRES

Casi, como si se tratara de un duelo de barrio, sin reglas claras. Como si fuese un combate, de esos en los que vale todo. Insultos, amenzas, agresiones, patadas. Un choque de guapos de arrabal, como de las viejas épocas. No hay una autoridad definida, porque Pablo Lunati prefirió escabullirse de la escena, siempre a varios metros del combate circunstancial. El primero, en el final del primer capítulo. El segundo, en el primer tramo del segundo tiempo. Lunati toma nota de la nueva educación pública: hay que evitar las medidas drásticas, para que nadie baje la guardia. San Lorenzo y Vélez, también, jugaron al fútbol. Por momentos, con ideas, con entusiasmo, con emoción. Sin embargo, se sintieron más cómodos en el ring del Nuevo Gasómetro: una tarjeta roja, diez cartones amarillos. Debieron ser, al menos, tres más de los primeros. Y otro tanto, de los segundos. En la selva de los patoteros, la experiencia de San Lorenzo resultó un estímulo mayor contra la juventud de Vélez. Un cabezazo resultó la diferencia para disfrazar el dolor de la eliminación de la Copa Libertadores, crecientes murmullos y, sobre todo, indispensable para seguir arriba. San Lorenzo es un candidato del presente, Vélez es un aspirante del futuro.

La comparación es gráfica: alguno de los hombres de San Lorenzo bien puede ser el padre de varios de los chicos de Vélez. Yepes tiene 39 años, Torrico , 35, igual que Mercier ; Romagnoli , uno menos; Matos suma 32; en el banco, esperan Franco , de 37 y Cetto , de 32. El promedio del piberío de Vélez no supera los 20 años. Se entrometen, es cierto, Cubero , Pellerano y Somoza , pero la sangre nueva está sobre la estantería. Entra Delgadillo, de 17: un chiquilín que quiere llevarse el mundo por delante, como todo adolescente. En ese juego de opuestos, entre la sapiencia y la inexperiencia, se abre una lucha de titanes. Entre las amenazas y las patadas, el Ciclón juega mejor. Crea tres, cuatro situaciones de riesgo claras, algunas de ellas bien resueltas por el arquero Aguerre. Villalba encabeza la nómina, toda una curiosidad: un pibe saca la cabeza en la carcaza de la experiencia.

Lunati, siempre fuera de foco, exhibe alguna amarilla, de tanto en tanto, despreocupado. Un remate de Villalba choca en el palo y un zurdazo de Pavone rebota en el travesaño: después del dominio azulgrana, se contrapone la pradera abierta para ambos estilos. Hay espacio de sobra entre el gasto de San Lorenzo y el empuje de Vélez. El Ciclón trata de pensar, el Fortín, trata de actuar.

Bien de grandes y de pibes: cada uno juega con lo suyo. Vuelven a prepotearse. Deberían haber sido expulsados Buffarini , Pellerano, Ortigoza , Cubero y un par de chicos. Sigue el espectáculo, que merece una sabia -también polémica- reflexión de Edgardo Bauza : "Se armaron dos o tres tumultos. Lo hacen para hacerse los guapos, no sé para qué. De parte de los dos, eh... Te hacés el guapo, empujás... me causa gracia. Nosotros cuando queríamos pelear, íbamos al vestuario, golpeábamos la puerta y listo".

La tarjeta roja a Romero no ofrece dudas. Dos minutos después, Barrientos ensaya un tiro libre perfecto a la cabeza de Caruzzo . Un defensor con años sobre el lomo, que sentencia el combate de sábado a la noche.

El gol de Caruzzo

Por: Ariel Ruya

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.