Sand, ese N° 9 que vive en permanente revancha

A los 36 años se mantiene vigente y dijo que ayer disfrutó el doble porque en el último clásico había errado un penal
Juan Manuel Raimundo
(0)
3 de abril de 2017  

José Sand vivió una tarde de celebración completa: tres goles para la victoria de Lanús por 4-2 ante Banfield. Pero él, que a los 36 años es uno de los máximos ídolos de la historia granate y el principal emblema en este ciclo ganador de Jorge Almirón, todavía tenía una cuenta que saldar. Él es así, anota las adversidades para luego plantearse como objetivo superarlas. Fue por eso que antes de fijarse en la victoria, en los tres goles con los que se llevó la pelota del clásico de ayer o de la pelea que le pueden dar todavía al líder Boca, Pepe dijo: "Siempre jugar contra Banfield para mí tiene un sentido especial y ganarme la pelota del partido, porque le convertí tres goles me da una satisfacción mayor. Pero incluso lo de hoy lo tomé como una revancha, porque en el último clásico que habíamos jugado por el torneo anterior, fallé un penal". Y eso que ese partido también lo había ganado Lanús... aunque 2 a 0.

Esa fue la última bronca del N° 9. Pero no la primera. Pocos recuerdan que Sand jugó para Banfield en la temporada 2005/06 (llegó al Taladro a préstamo de River), convirtiendo 10 goles. El se quería quedar en Banfield, pero como los dirigentes de ese momento no hicieron uso de la opción por el pase, se quedó frustrado. Y por eso cada clásico lo vive con mayor intensidad. Por ser el rival directo de Lanús y también... por esa oportunidad que le negaron en aquella temporada.

"Estoy muy feliz por los tres goles y porque pudimos volver al triunfo en el campeonato, después de tres derrotas consecutivas. Lanús necesitaba reaccionar desde los resultados, aunque también es cierto que tiene más sabor al ser Banfield el vencido, el clásico adversario", comentó el centrodelantero de 36 años.

Uno de los festejos de Sand bajo la lluvia
Uno de los festejos de Sand bajo la lluvia Crédito: Aníbal Greco

Cada gol que convirtió ante el Taladro lo festejó con mucha más euforia que en otras ocasiones, como descargando cierta bronca. Incluso cuando le sancionaron el penal por mano (que luego transformó en gol Brian Sarmiento) y cuando erró un gol solo ante Hilario Navarro, en el segundo tiempo, se quedó un momento largo cabizbajo, con amargura y sin encontrar explicación por sus errores. Pero enseguida reacciona y se levanta: "Este era el partido que teníamos que ganar para que lo disfrutara la gente de Lanús, ya que jugamos en nuestra cancha, y para demostrar que podíamos recuperarnos. Esto nos da mayor confianza para encarar todo lo que nos queda por delante, sobre todo la Copa Libertadores y también el campeonato local, en el que si bien estamos un poco lejos de Boca, tenemos que seguir subiendo en la tabla para asegurarnos al menos un lugar en la Copa Libertadores de 2018", explicó Sand.

Con los tres goles de ayer llegó a 10 en el campeonato, ubicándose entre los primeros artilleros. Precisamente fue el máximo goleador de los torneos Apertura 2008, Clausura 2009 y del Campeonato de 2016, marcando 15, 13 y 15 goles respectivamente, todos con la camiseta de Lanús, donde parece que encontró su lugar en el mundo, porque es el equipo donde siempre mostró su mejor rendimiento. Su contrato vence el 30 de junio próximo y está en discusión su continuidad. La dirigencia se lo quiere extender hasta diciembre y él pretende renovarlo hasta junio de 2018, para luego sí retirarse.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.