En una lluvia de goles, Sevilla logró un debut triunfal en la Liga ante Espanyol