Con un gol de Rodrigo Palacio, Inter goleó a Atalanta y recuperó la confianza