Sub 20: Lautaro Martínez y Marcelo Torres, dos "nueves" que desafían aquella teoría de Bielsa

Los delanteros de Racing y Boca se complementan y demuestran que tienen futuro más allá de lo que suceda con el seleccionado; "Lautaro no tiene techo, el Chelo es más intuitivo", los define Úbeda
Alberto Cantore
(0)
27 de mayo de 2017  

Fuente: LA NACION

JEJU, Corea del Sur.- Los dos viven del gol y juntos convirtieron tres de los cinco tantos con los que la Argentina vapuleó a Guinea, en la última presentación de la selección en el Grupo A del mundial Sub 20 de Corea del Sur. Lautaro Martínez y Marcelo Torres alimentaron las esperanzas, aunque la clasificación de los juveniles a los octavos de final quedó en manos de otros. Para aspirar a una de las plazas que el certamen entrega a los cuatro mejores terceros de las seis zonas, la delegación tendrá que esperar el desenlace de los Grupos C, D, E y F (ver aparte); los dos primeros se definieron esta mañana.

Jugar con dos N°9 generó un debate en la Argentina, cuando la conducía Marcelo Bielsa. Para él, Batistuta y Crespo no podían compartir el terreno, ya que el sistema estaba por encima de las individualidades. Disponer de dos nueve con alto poder de fuego, en cambio, es un argumento que tiene el ciclo Úbeda: determinantes en el campeonato sudamericano de Ecuador, los festejos frente a los africanos podrían convertirse en la llave para que la aventura por suelo asiático siga su curso.

Con características de juego diferentes, son un complemento para los movimientos del equipo. Un ensamble que se hizo sobre la marcha, porque Martínez fue siempre el 9 que eligió el cuerpo técnico, que conocía de sus virtudes cuando Úbeda dirigía la Reserva de Racing. El bahiense es un futbolista distinguido, de clase. No necesitó debutar en la primera para que los clubes de Europa lo tuvieran en el radar y es Valencia, de España, quien tiene una opción preferente, aunque deberá desembolsar 9 millones de euros, que es la cifra de la cláusula de rescisión con la Academia. Alertas están Arsenal, de Inglaterra, y Fiorentina, de Italia, para ejecutarla, en el caso de que los españoles no activen la compra.

El primero de los goles de su cuenta personal, el segundo de la Argentina sobre Guinea, fue una muestra de su virtuosismo: en un mismo movimiento, controló el balón y quedó perfilado para sacar un remate ajustado que viajó al ángulo. Más tarde, selló la goleada, tras una asistencia de Conechny, en una jugada preparada con pelota detenida. Los festejos fueron un desahogo para Martínez, que en la gira previa por Vietnam sufrió una fisura en el tabique nasal y en el debut con Inglaterra fue expulsado, tras la aplicación del VAR. "Jugamos con el convencimiento que teníamos que golear. Hicimos nuestra parte, ahora nos queda esperar y que los otros resultados nos acompañen. Tuvimos la contundencia que nos faltó antes, y esa es la bronca que nos queda. Con Chelo [Torres] nos acompañamos bien, él es un jugador potente, bien de área, con olfato", comentó Lautaro.

Si Martínez era una fija cuando Úbeda tomó la selección Sub 20, Torres debió esforzarse para hacerse un espacio en el Sudamericano de Ecuador. Un explosivo segundo semestre de 2016 fue su carta de presentación para empezar a entrenarse en el predio de Ezeiza. Pasó el corte, pero cuando la Argentina debutó con Perú, en Ibarra (Ecuador), el N°9 de la Reserva de Boca no tuvo acción. Uruguay fue el rival ante quien hizo su presentación y las credenciales no pudieron ser mejores: dos goles para el empate 3-3. Su voracidad goleadora provocó que el equipo se estructurara de otra manera.

Sin el virtuosismo de Martínez, Torres, que hizo inferiores en Lanús y se marchó a Victoriano Arenas [Primera D], desde donde saltó a Boca con edad de octava, es un derroche de energías. Su despliegue contagia, como cuando ingresó ante Corea del Sur y en menos de cinco minutos convirtió el descuento. Con Guinea, su intuición lo llevó a participar en las tres acciones con las que la Argentina avisó antes de ponerse en ventaja.

"Martínez es un jugador ya consolidado y no tiene techo, y el Chelo [Torres] es un futbolista intuitivo, participativo en las jugadas, tiene olfato de gol. Me gusta mucho y tiene proyección para seguir evolucionando", definió Úbeda a sus artilleros, que en Mundial tienen hinchada propia. Mario Martínez, el padre de Lautaro, estuvo en Ecuador, ahora lo acompaña en Corea del Sur; Walter Pérez, representante de Torres, se marchará de la isla de Jeju con una sonrisa, después de la actuación del atacante, que tuvo un flojo debut con Inglaterra, jugando por la banda derecha, una posición que no le sienta.

Cuando dirigió a Olympique de Marsella, Bielsa disponía de André-Pierre Gignac y Michy Batshuayi como centrodelanteros. Los medios pretendían que jugaran juntos y en una conferencia de prensa el rosarino declaró: "Teniendo a dos jugadores de ese nivel hay que buscar las formas de aprovecharlos. La dificultad es que saliendo de la posición natural, alguno de los dos, el que salga, jugará peor de lo que lo hace de su sitio original. Hace 15 años que reflexiono sobre ese tema. Empecé a pensar con Batistuta y Crespo. Cualquier argentino le hablará muy mal de mí por ese tema. No fue traumático, pero fue una lección".

En la Copa del Mundo de Corea-Japón 2002, la Argentina se despidió en la primera rueda con Batistuta y Crespo en el plantel. Quince años más tarde, el mundial Sub 20 puso a la selección al borde de la cornisa, aunque con Martínez y Torres, dos números 9 que comparten la cancha y que fueron los artilleros del campeonato Sudamericano, el equipo ensayó una goleada que alimenta la ilusión de seguir en carrera.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.