Unión marcó diferencias, pero Tigre no deja de jugar como un equipo de primera

El festejo de Mazzola, autor del 1-0
El festejo de Mazzola, autor del 1-0 Fuente: FotoBAIRES
Julián Lichene
(0)
29 de abril de 2019  • 19:59

Unión impuso su jerarquía desde el principio. Como si le hubiese demostrado a Tigre que ya pertenecen a distintas categorías, aunque el club de Victoria exhibió en esta primera parte del año ser uno de los mejor rendimiento (sacó 17 de los últimos 21 puntos en juego en el campeonato y aún así terminó yéndose al Nacional B). Sabiendo también lo difícil que es para un equipo descendido enfrentar en una competencia a equipos de Primera División, Néstor Gorosito se las ingenió para mantener el espíritu en la Copa de la Superliga . El DT sumó su segunda caída al frente del Matador en 11 partidos: la anterior había sido por la Copa Argentina, frente a Estudiantes, de Buenos Aires, por 3-0.

Fragapane estuvo incontrolable en ataque, los hermanos Pitton se adueñaron del medio campo, y Zabala fue una flecha cada vez que pudo atacar por su sector. A esos valores hay que agregarle la solvencia del colombiano Yeimar Gómez, impasable en el mano a mano y por vía aérea.

Una rápida salida de Zabala permitió que Fragapane tirara el centro que Mazzola empujó al gol. Era el justo uno a cero porque Tigre era un cúmulo de confusiones.

A los pocos minutos, Mauro Pitton convirtió el primer gol de tiro libre de su carrera con una enorme ejecución. Era el 2-0, sorpresivo, pero justo.

Los tatengues tuvieron una actitud saludable y siguieron atacando. Inclusive, Fragapane casi convierte el tercero con un zurdazo que obligó a Marinelli a una volada salvadora.

Diego Morales entró en el segundo tiempo y, entonces sí, Tigre fue con todo al ataque. Exponiéndose, como tantas veces en el campeonato. Lo tuvo Galmarini y pasó cerca. Luego entró Luna y Unión se paró de "contra" en busca de alguna réplica. En una de ellas, Mauro Pitton casi lo liquida.

Pero Tigre siguió buscando y Luna descontó con un derechazo. Con la expulsión de Moiraghi no se resignó. Aunque no le alcanzó como tantas otras veces sí pudo en la Superliga.

Unión demostró solidez en todas sus líneas y que es un hueso duro de roer para cualquiera.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.