Werner no despeja las dudas