Jordan Spieth defiende su título en el Masters de Augusta en un torneo con muchos candidatos

Augsuta comienza a buscar su nuevo rey
Augsuta comienza a buscar su nuevo rey Fuente: AP
Jason Day, Bubba Watson, Adam Scott, Rickie Fowler, Rory McIlroy y hasta Phil Mickelson son los otros apuntados
Gastón Saiz
(0)
7 de abril de 2016  • 10:41

AUGUSTA.- El 80° Masters está abierto a un abanico de candidatos como pocos en los últimos años. Tantos buenos jugadores, tantos potenciales campeones inducen a pensar que el primer Major del año será una presa a mano para muchos. No porque resulte fácil ganar el saco verde, claro está, sino por la probada capacidad de unos cuantos en cada semana del PGA Tour . Antes era más fácil: se pronosticaba a un Tiger Woods ganador y el resto venía en otro furgón. Pero el único acercamiento del astro a esta versión del certamen fue su presencia en la Cena de Campeones del martes. El californiano, que hoy ocupa el 476° puesto del ranking mundial, saboreó la carne texana que sirvió Jordan Spieth como anfitrión y hasta ahí llegó su actividad; todavía se repone de sus achaques físicos, sin fecha de regreso confirmada.

Con Tiger fuera de la contienda desde hace rato, quizá sea la gran oportunidad para que Jason Day explique por qué hoy es el N° 1 del mundo. Ya sabe lo que es ganar un torneo grande, pero el Masters está en otra dimensión respecto de su éxito en el PGA Championship, el hermano menor de los cuatro Majors. El australiano insinuó la victoria en 2011 (2°) y 2013 (3°), las dos veces que Ángel Cabrera fue protagonista sin contar su consagración en 2009. Por lo pronto, su actualidad le da la derecha: en marzo festejó consecutivamente en Bay Hill y en el Match Play. Day contó que después de haber finalizado segundo en Augusta hace cinco años, llegó a evaluar el retiro del golf. "No la estaba pasando bien en el campo", confesó. Pero Jack Nicklaus, que cumple 30 años de la última obtención de un Major, puso en duda esa revelación del australiano. "¿Realmente creen eso?", le espetó el Oso Dorado a la prensa internacional.

¿Y por qué no puede volver a ser campeón Jordan Spieth? El texano quedó hechizado cuando se paseó por todo New York con la chaqueta verde en 2015. Ese raid interminable por los medios de comunicación neoyorquinos es lo que recuerda con más cariño después de haber ganado el año pasado, con un récord de 270 golpes (-18). El golf son momentos de inspiración, y Spieth asegura que se siente incluso mejor que hace 12 meses.

En esta lucha se pliega Bubba Watson , aquel del inolvidable hook en el desempate de 2014 con Oosthuizen, su segunda consagración en el Augusta National en tres años. También Adam Scott, que se adaptó a la perfección a un putter corto, luego de que las reglas prohibieran a partir de este año el palo escoba, porque suponía una ventaja al anclarlo en alguna parte del cuerpo. Los resultados del australiano están a la vista: dos recientes festejos seguidos en el Honda Classic y el Cadillac Championship.

Los nombres siguen con Rory McIlroy -es el único torneo grande que le falta-, Rickie Fowler -necesita confirmar su jerarquía obteniendo un Grand Slam- y hasta Phil Mickelson , que si bien no triunfa en el circuito desde 2013, es tricampeón del Masters y un especialista en escapar de entre la trampas de este campo.

¿Los argentinos? El Pato Cabrera está preocupado por su juego corto; Emiliano Grillo tiene todo para desplegar libremente su juego y Fabián Gómez no tiene nada que perder. Ellos también apuestan.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.