Suscriptor digital

Israel: una liga modesta, pero tecnológica

Marcelo Gantman
Marcelo Gantman PARA LA NACION
(0)
11 de marzo de 2019  • 23:59

Nicolas Lev analizó las opciones y rápidamente entendió que el fútbol profesional de Israel no iba a ser relevante por sus resultados deportivos. Como su seleccionado y sus equipos compiten en Europa, aspirar a un gran impacto en la Champions League no corresponde al mundo real. Tener una oportunidad mundialista será más probable cuando la FIFA avance hacia el proyecto de los 48 equipos. Fanático del fútbol y jugador amateur en su juventud, Lev llegó a su oficina en septiembre de 2017 luego de responder a una convocatoria en Linkedin. Su vida laboral estuvo vinculadas a empresas de tecnología. Intenta producir resultados en lugar de esperarlos.

"No tenemos equipos como para destacarnos en la Champions League. Somos un país chico y con poca población. Pero veamos Uruguay: también lo es. Sin embargo, su tradición y cultura futbolística le permite sacar excelentes jugadores a pesar de esa limitación. Entendimos que la manera de destacarnos en el fútbol sería la misma por la que muchos reconocen a Israel en otros aspectos: por sus compañías tecnológicas", le cuenta Nicolas Lev, CEO de la Israel Premier League, a LA NACION.

Lev, de 45 años, es argentino, pero pasó la mayor parte de su vida en Israel. "Decidimos armar un modelo de negocio simple: si Israel tiene start ups tecnológicas valoradas a nivel mundial, a las que trabajan con proyectos deportivos les ofrecemos que se sumen. Cuando vamos a reuniones de ligas europeas, les pedimos que nos acompañen. Nuestra estrategia es obtener un porcentaje de participación en las compañías y ellos crecen gracias a nosotros. Ya hay desarrollos tecnológicos israelíes en las ligas de Serbia y Rumania. Cuando crecen como empresas, nosotros crecemos en nuestros ingresos como liga", señala Lev, que en febrero combinó vacaciones y reuniones con gente del fútbol en la Argentina.

"El patrocinador de la liga es Japanika, una cadena de comidas orientales de Israel. No tenemos el sponsor que buscamos sino el que se acerca a la liga. El fútbol no es el deporte principal, pero a pesar de eso tratamos de explotar al máximo su potencial. La tecnología nos ayuda con eso. Ahora estamos con un juego de fantasía para los fanáticos, donde arman sus propios equipos simulados y compiten durante toda la semana. Esos juegos son buenos para las ligas porque los hinchas les prestan atención a todos los equipos y no solamente al suyo", dice Lev.

Israel tiene una modesta liga profesional con 14 equipos. No despierta pasiones como las argentinas, pero Lev busca exprimir todas sus posibilidades. "Nos quedan dos años más de contrato televisivo. Ahora vamos a armar nuestra plataforma de streaming para estudiar el comportamiento de la audiencia. Eso nos va a permitir saber cuánto vale nuestro producto al momento de renovar el convenio. Si el análisis nos da que vale 20 millones de dólares, solo se los daremos si pagan por encima de esa cifra".

Lev es el "CEO" de una liga menor pero se sienta en la misma mesa que las otras ligas europeas. Sus pares saben que tiene el pulso constante de las novedades tecnológicas relacionadas con el deporte. "¿Cómo será el futuro? La realidad aumentada será una gran cosa. Imagino que en pocos años alguien sacará una entrada para ir al Monumental, pero para ver un Barcelona-Real Madrid que se va a estar jugando en el Camp Nou. El fútbol será un espectáculo cada vez más global. Y llegaremos a verlo de ese modo...".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?