Julia Roberts y los días menos seductores de Santiago Solari

Claudio Mauri
Claudio Mauri LA NACION
Fuente: AP - Crédito: Enrique De La Fuente
(0)
5 de marzo de 2019  • 19:19

Con la mirada vidriosa y los hombros vencidos, un desolado Santiago Solari conservó la hidalguía para ir a saludar a su colega Erik Ten Hag. Si no fue el último partido del técnico argentino, no le quedarán más que los que restan para completar una temporada que ya está completamente perdida a principios de marzo.

El mejor club del Siglo XX, según lo dictaminó la FIFA, ya tiene la que puede ser su peor semana de esta centuria. Difícilmente la vuelva a pasar tan mal, a sentir tanta impotencia y dolor. En seis días fatales se quedó afuera de la final de la Copa del Rey, muy relegado en LaLiga y en la cuneta de la Champions League, en la que este martes abdicó un reinado de más de 1000 días, en los que transitó como tricampeón. Las tres frustraciones fueron ante su público en el Santiago Bernabéu, con un gol decorativo (el descuento de Asensio) en 270 minutos. Tras haber sido doblemente víctima de un Barcelona mejor estructurado y con más pegada, un desinhibido Ajax lo sentenció en Europa con una goleada por 4-1.

Quién sabe qué va a pasar en el futuro. Si lo supiéramos, jugaríamos a la lotería. No asumí en un momento tan difícil del club para rendirme
Santiago Solari

De tan fundido que está este Real Madrid, ni siquiera pudo defender el 2-1 que se había traído de Amsterdam. Antes de los 20 minutos ya perdía 2-0, tras estupendas jugadas y asistencias del serbio Tadic para los tantos de Ziyech y Neres. La jornada aciaga no le daría respiro. En un equipo físicamente desgastado y mentalmente abrumado, a los 35 minutos se quedaba sin dos delanteros por lesión: Vázquez, con el gesto contrariado, salía por una molestia muscular, y Vinicius, en medio de un llanto desconsolado, se iba renqueando tras finalizar un ataque.

Fue semana con tres partidos exigentes, en la que todo salió al revés. Todo lo que podía salir mal, salió. Los jugadores más veteranos, el cuerpo técnico y la institución debemos dar la cara
Santiago Solari

Los 4000 hinchas del Ajax ubicados en la quinta bandeja se sintieron transportados a jornadas históricas del club, cuando Johan Cruiyff lo llevó a un triplete en la década del 70 y el estricto Louis Van Gaal lo dirigió en la última conquista, en 1995. Ahora tiene al eficiente y ordenado Nicolás Tagliafico en el lateral izquierdo, rodeado por compañeros que no figuran en la gran vidriera del Viejo Continente, pero que representan el ADN futbolístico inalterable en el tiempo: 4-3-3- para un juego asociado, intensidad, apertura a las bandas y futbolistas con un perfil técnico bien trabajado, con un exponente (el volante interior Frenkie De Jong, 21 años) que Barcelona ya se aseguró para la próxima temporada.

Real Madrid perdió sus últimos cuatro partidos en el Bernabéu, algo insólito. El tercero de Ajax, golazo de Tadic, se produjo luego de una larga intervención del VAR para determinar si la pelota había salido o no por un lateral en la acción previa. El descuento de Asensio no dio para la ilusión porque al rato llegó la estocada final de Ajax con un tiro libre de Schöne. Una semana nefasta para Real Madrid, que traerá consecuencias y pases de facturas. Solari, cuando todavía le quedaba un resto de ironía, había dicho en la conferencia de prensa previa al partido que su puesto tiene más candidatos que Julia Roberts. Por cierto, pese a su elegante estampa, no son las horas más seductoras del Indiecito.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.