El ataque como "transfóbica" a Martina Navratilova por considerar que las trans no pueden competir contra mujeres

Navratilova integra el panel de miembros de los Premios Laureus; una vez más está en el ojo de la tormenta
Navratilova integra el panel de miembros de los Premios Laureus; una vez más está en el ojo de la tormenta
(0)
19 de febrero de 2019  • 08:39

Martina Navratilova está en el medio de una gran controversia, justo en un tema que la toca muy de cerca. La ex tenista checa de 62 años lleva más de tres décadas luchando por los derechos de los homosexuales y por su visibilidad en el mundo del deporte, desde que en 1981 salió del armario en una entrevista en New York Daily News.

En aquel momento, la multicampeona hizo pública su bisexualidad y se convirtió en un ejemplo para muchos deportistas aspirantes en un momento en el que aún nadie se atrevía hacerlo. Desde 2014 está casada con la empresaria y exmodelo rusa Julia Lemigova, con quien inició una relación sentimental en 2009. Sin embargo, quedó en medio de la polémica después de afirmar que las atletas trans no deberían ser autorizadas a competir como mujeres.

"Son hombres que decidieron ser mujeres" y autorizarlos a competir en torneos femeninos es "insano, tramposo e injusto para mujeres que tienen que pasar a competir contra personas que, biológicamente, siguen siendo hombres", escribió la extenista en The Times.

Ganadora de 177 títulos (18 de Grand Slam) e histórica defensora tanto de la comunidad LGBTQ como de los derechos humanos, Navratilova ya había tuiteado en diciembre pasado que alguien "no se puede proclamar una mujer y así competir contra mujeres". Para agregar: "Sería como hacer trampas; alguien puede empezar a hormonarse, competir en su nuevo sexo, cosechar una fortuna en premios y gloria y luego revertir su decisión. Me parece genial que la gente haga transición sexual, pero no que compiten a nivel deportivo".

Navratilova ingresó en un duro enfrentamiento en twitter por el controvertido tema de las deportistas trans
Navratilova ingresó en un duro enfrentamiento en twitter por el controvertido tema de las deportistas trans

"Debe haber algunos estándares, y tener un pene y competir como mujer no se ajustaría a ese estándar", añadió el tuit, que fue elogiado por sectores conservadores, pero criticado ante todo por Rachel McKinnon, campeona de ciclismo transgénero, aunque también médica.

"Los genitales son irrelevantes para el rendimiento deportivo. Totalmente irrelevante. La diferencia entre una mujer trans (especialmente en los bloqueadores de testosterona) con un pene... y una mujer trans sin un pene no es nada. Por lo tanto, centrarse en los genitales es transfóbico", le había cuestionado McKinnon a Navratilova.

Las disculpas iniciales de Navratilova

"Lo siento si dije algo transfóbico, ciertamente no quise hacer daño. Me educaré mejor sobre este tema, pero mientras tanto me callaré. Gracias", le respondió Navratilova, que eliminó inclusive el tuit, aunque ahora ratificó su opinión.

Rachel McKinnon, ciclista transgénero y médica, fue la principal crítica de Martina Navratilova
Rachel McKinnon, ciclista transgénero y médica, fue la principal crítica de Martina Navratilova

"Prometí guardar silencio hasta que investigara más. Lo hice y mis opiniones se han fortalecido. Para ser básico: un hombre decide que es mujer, toma hormonas si lo requiere la organización deportiva, gana todo lo que esté a la vista y tal vez gane una pequeña fortuna, y luego invierte su decisión y vuelve a hacer bebés si él así lo desea. Es una locura y es una trampa. Estoy feliz de dirigirme a una mujer transgénero en la forma que prefiera, pero no me gustaría competir contra ella. No sería justo", escribió la múltiple campeona de Wimbledon.

"La simple reducción de los niveles hormonales (como exigen los reglamentos) no resuelve el problema. Un hombre desarrolla la densidad muscular y ósea, así como un mayor número deglóbulos rojos que transportan oxígeno, desde la infancia", agregó Navratilova.

El artículo forma parte de una serie de textos críticos del Sunday Times en pleno debate sobre temas de género en Gran Bretaña y a sólo horas de que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) de Lausana resuelva sobre el caso de la atleta sudafricana Caster Semenya, que se niega a hacerse un tratamiento hormonal (como lo exigen los reglamentos actuales) para reducir sus niveles de testosterona, más elevados que la media femenina.

"Espero que ella gane", escribió Navratilova, que endureció sin embargo sus cruces con McKinnon, a quien bloqueó en Twitter.

"¿Recuerdas cuando dije que parecía que Martina Navratilova es transfóbica? Bueno, fue una transfobia completa, maldita sea. Ella tiene un rencor. Tampoco tiene idea de lo que los años de TRH le afectan al esperma de algunas mujeres trans (es decir, elimina la capacidad de hacerlo después de un tiempo suficientemente largo). Además, "¿qué pasa con las mujeres trans que se someten a una cirugía genital? ¨Hmm? ¨Qué diablos hace que los bebés tengan que ver con algo?", criticó McKinnon.

"Para una lesbiana, Navratilova parece demasiado preocupada por los penes", siguió McKinnon, que atacó especialmente la distinción que hace la extenista entre quienes han decidido remover pene y escroto para crear una neovagina.

"Lamento lo que parece ser una tendencia creciente entre los activistas transgénero para denunciar a cualquiera que discute contra ellos y etiquetarlos como 'transfobos'. Esa es otra forma de tiranía y me preocupa que otros puedan acobardarse en silencio o sumisión", cuestionó Navratilova a sus críticos.

"La última nota de Navratilova en el Sunday Times es a la vez inquietante, perturbadora y profundamente transfóbica", replicó McKinnon en Outsports, una página web especializada en género y deporte.

"Ella intercambia estereotipos y estigmas contra mujeres trans, tratándonos como hombres que solo pretenden ser mujeres reales. Busca negar los derechos de las mujeres trans a competir bajo las reglas. Y las reglas actuales, como el Comité Olímpico Internacional desde 2003, explícitamente da la bienvenida a las mujeres trans para competir en los niveles más altos. Supongo que es mucho pedirle a Martina que simplemente haga lo mismo", dijo McKinnon.

"Oh, Dios mío, ella cree que soy una tramposa sin siquiera saber nada sobre mí. Qué perdedora. Como atleta que se llama tramposo es lo peor. Martina, eres basura", criticó también a Navratilova Athena Del Rosario, arquera de hockey de la NCAA.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.