La historia del argentino que llegó a Pyeongchang de visita y se enteró de que iba a participar de los Juegos Olímpicos de Invierno