La enérgica defensa de John McEnroe a Trungelliti después de su denuncia por un intento de soborno

La enérgica defensa de McEnroe a Trungelliti - Fuente: Eurosport

02:48
Video
Sebastián Torok
(0)
6 de junio de 2019  • 13:17

John McEnroe, número 1 del mundo en 1980 y uno de los hombres más populares de la historia del tenis, suele, desde su sección televisiva llamada "El comisionado del tenis", de la cadena Eurosport, bajar línea y opinar sobre situaciones espinosas del circuito que no todos abordan. Esta vez, la leyenda estadounidense le dedicó el programa, de tres minutos, al santiagueño Marco Trungelliti, quien decidió confesar, en febrero pasado en LA NACION, la angustiante situación por la que estaba atravesando luego de denunciar un intento de soborno por parte de una organización de partidos arreglados y apuestas, que derivó en la suspensión de tres colegas argentinos y en que algunos lo hostigaran y lo tildaran de "buchón". McEnroe, que en febrero pasado cumplió 60 años, censuró la actitud de aquellos tenistas que le dieron la espalda a Trungelliti y aseveró que habría que hacerle "una estatua".

John McEnroe defendió a Marco Trungellti
John McEnroe defendió a Marco Trungellti Fuente: LA NACION

A continuación, el monólogo completo de McEnroe: "El autodenominado Comisionado del tenis va a hablar de un tenista por el que siente un gran respeto: Marco Trungelliti. ¿Lo recuerdan en el Abierto de Francia del año pasado? Sí, este muchacho (mostrando una foto del rostro del argentino). Un Jesús con el pelo rizado que se ha comido demasiadas hamburguesas. ¿Lo recuerdan? El muchacho que manejó mil kilómetros con su madre, su hermano y su abuela para conseguir a última hora un lugar en el sorteo principal. Este año., Marco ha venido solo a París. Esta vez su abuelita no lloraba en las gradas por verlo perder en la clasificación previa. ¡Y lo que es peor! En doce meses, la sonrisa contagiosa de Marco ha desaparecido".

"Ahora es un hombre destrozado, condenado al ostracismo de sus iguales y acosado en los medios de comunicación. ¿Por qué? Porque Marco es un hombre honrado que dijo la verdad e hizo lo correcto. Todo comenzó en 2015 cuando a Marco se le acercó un tipo gordo y calvo con un puro que le hizo una oferta que no podía rechazar: ganar mucho dinero por arreglar partidos. Pero Marco la rechazó, y se dirigió a la Unidad de Integridad del Tenis. Comenzó la investigación y le pincharon el teléfono al muchacho gordo. Nos adelantamos al 2018 y al final de la investigación, se descubrió una barbaridad de partidos arreglados en los niveles más bajos del tenis profesional".

Y continuó, con acidez y contundencia: "Trungelliti fue testigo en el juicio de dos tenistas argentinos que fueron suspendidos 6 y 5 años. Desde entonces, Marco ha sido vilipendiado y tildado de buchón. Fue insultado en las redes sociales., tanto que ya no se atreve a jugar en Sudamérica. Sergiy Stakhovsky, representante de los jugadores de la ATP, soltó esta perla por Twitter: 'La delgada línea entre el denunciante y el soplón depende de quién juzga'. ¡Igual es una amenaza encubierta! ¿Estamos en medio de una película de mafiosos o algo? En el mundo del tenis..., ¿eres un soplón si denuncias la corrupción? ¡Callate la p. boca, Sergiy! ¡Tu y tu maldito Consejo de la ATP deberían levantar una estatua en honor a Marco! ¡Es el único que tiene la valentía necesaria para hablar de esta plaga que está destrozando nuestro deporte poco a poco. ¿Acaso hay grandes voces que lo defienden? ¿Grandes nombres, quizás? (lo dice mirando a sus costados, como buscando, sin éxito, a alguien que hable)".

En febrero pasado, en LA NACION, Trungelliti confesó sus padecimientos tras denunciar un intento de soborno
En febrero pasado, en LA NACION, Trungelliti confesó sus padecimientos tras denunciar un intento de soborno Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Y el siete veces campeón individual de Grand Slam, concluye su editorial, muy firme: "Es tan poco el dinero premiado en Challengers, que es mayor la tentación de ganar mucho más dinero arreglando partidos. Este nivel del tenis profesional ya está podrido hasta la médula. El tenis de alto nivel es casi otro mundo. Recuerden esto: si dejan que los cimientos de la pirámide se desmoronen, todo se derrumbará".

Trungelliti (29 años, 139° del ranking individual) se enteró de la opinión de McEnroe estando en Andorra, donde reside desde diciembre pasado. Allí, mientras intenta recuperarse de una lesión en la espalda que lo perturba desde hace tiempo (producto, en parte, del estrés que vivió), vio el video y no pudo evitar conmoverse. "Dice lo que tiene que decir, nada más que lo dice por fin alguien groso, groso. Fue muy fuerte verlo. Me emocioné. Es el primero de los grandes que salen con coraje a hablar sobre el tema. Es muy loco escucharlo. Estoy muy agradecido, realmente", le contó Trungelliti a LA NACION. Su testimonio, osado en un ambiente que conoce el problema a la perfección y -por lo general- mira hacia otro lado, marcó un antes y un después.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.