Los secretos del karate para ganar dos medallas de oro

El equipo argentino de karate, en Toronto 2015
El equipo argentino de karate, en Toronto 2015 Fuente: LA NACION - Crédito: Maxie Amena
La selección argentina quedó tercera en el medallero de ese deporte; presente y proyección del arte marcial que podría ser olímpica en Tokio 2020
Germán Leza
(0)
27 de julio de 2015  • 04:58

TORONTO (De un enviado especial).- Afuera de la Villa Panamericana, en el último día de competencia, el equipo argentino de karate se acerca con un mate para dialogar con canchallena.com.

Amargos, medalla de oro en Toronto 2015
Amargos, medalla de oro en Toronto 2015 Fuente: LA NACION - Crédito: Maxie Amena

-¿Es cierto que te iniciaste en el karate gracias a Dragon Ball?

-Es un dibujito que me inspiró mucho. Hoy los veo a mi hijo [Aquiles, 6 años] y a mi sobrino que se cagan palos haciendo poderes, saltando de la mesa, creyendo que van a volar y todas esas cosas. Y todo eso también lo hacía yo. Es lo que me llevó a que hoy en día esté acá representando a la Argentina.

-¿Pensabas antes de venir a los Juegos de Toronto que podías ganar la medalla de oro?

-Es algo que lo soñé. Si se daba, se daba. Era lo que tanto esperamos y para lo que nos preparamos. Todos nos teníamos fe y esta vez se dio. Y a seguir adelante para que se vengan muchas más.

-¿Tu hijo cree que vos también tenés superpoderes como Goku (personaje principal de Dragon Ball)?

-El tal vez lo cree. En los audios que me mandaba me decía algo así. Que lo revolee por todos lados. Que le haga el kame-hame-ha (principal golpe de Goku). Un poco cebado él también (se ríe).

-¿Y cuándo te dice eso, vos qué hacés?

-Me largo a llorar.

Anteayer, Miguel Amargos, tucumano, de 23 años, le dio al equipo argentino de karate la segunda medalla de oro. Se sumó a la dorada de Julián Pinzas (-67kg, 24 años), quien ayer llevó la bandera en la ceremonia inaugural. Además, Franco Icasati (-75kg, 33 años) ganó la medalla de bronce. Tres preseas para cinco representantes. Los otros dos integrantes argentinos fueron Franco Recouso (+84kg, 28 años) y Verónica Lugo (+68kg), quien a los 37 años, se retiró "feliz", según le dijo a canchallena.com. La Argentina terminó tercera en el medallero general de karate , a un oro y un bronce de Brasil, y a un bronce de Ecuador. Es un arte marcial que no forma parte del programa olímpico de los Juegos de Rio 2016, pero que aspira a serlo para Tokio 2020. Japón es el país cuna del deporte. En septiembre podría definirse su inclusión, o no, en el programa. Por la juventud de atletas como Amargos y Pinzas, más las buenas actuaciones de juveniles en otros certámenes como Sebastián Olazani (-75kg, 17 años, oro en la Copa del Mundo en Croacia) y Gonzalo Novarro (-68kg, plata, en el mismo certamen), el karate invita a la ilusión para los próximos años.

El equipo argentino de karate, en Toronto 2015
El equipo argentino de karate, en Toronto 2015 Fuente: LA NACION - Crédito: Maxie Amena

Para Icasati, capitán del equipo, uno de los secretos del rendimiento en Toronto fue la unión del grupo: "Hace mucho tiempo que vinimos trabajando con esta misma idea: que el espíritu de equipo supere las individualidades. Lo que pasa es que este Juego Panamericano tiene una difusión mucho más amplia de lo que pueda llegar a tener un Panamericano específico de karate o un sudamericano", apunta el karateka de Almagro.

Vinimos trabajando a doble turno, en la parte física, técnica, viajes, ligas. Es un trabajo muy planificado. No sólo de los atletas sino de toda la Federación Argentina de Karate

Marcelo Campanella, entrenador de la selección nacional, y Ricardo López Correa, jefe de equipo, coinciden que otra de las claves fue la competencia internacional: "Desde que empezó el Enard, tuvimos la oportunidad de foguearnos con el equipo nacional y sus entrenadores en ligas que antes no teníamos acceso, al mejor nivel", puntualiza López Correa. También destacan la planificación y el esfuerzo como otro factor fundamental: "Vinimos trabajando a doble turno, en la parte física, técnica, viajes, ligas. Es un trabajo muy planificado. No sólo de los atletas sino de toda la Federación Argentina de Karate. Fundamentalmente, es un plan de trabajo que llevamos desde hace dos años para este logro que gracias a Dios se dio", argumenta Campanella.

En una nota con este medio, Pinzas contó la relevancia que tuvo la meditación en su preparación para complementar el entrenamiento del karate. Para Icasati, por ejemplo, trabajar con la reacción visual en el Cenard fue muy importante. En el caso de Amargos, parte de su entrenamiento es practicar artes marciales combinadas: "Me ayuda mucho a abrir la mente para no tirar siempre los mismos golpes. Ayer lo puse en práctica. Revolear gente, marcar los puntos. A mí me sirvió un montón", explica a canchallena.com.

El equipo argentino de karate, en Toronto 2015
El equipo argentino de karate, en Toronto 2015 Fuente: LA NACION - Crédito: Maxie Amena

El karateka tucumano es de pocas palabras y se reconoce "medio vago". Su próximo gran objetivo, responde es llegar a su casa y abrazar a su hijo: "Ayer pude hablar con él, fue un momento de muchas lágrimas y estaba muy emocionado". Deportivamente, el Mundial en Linz, Austria, en 2016, es su próxima gran escala.

-¿Qué pensaste cuando tenías la medalla de oro colgada y sonaba el himno argentino?

- Fue hermoso. Los muchachos me corearon el himno, fue muy lindo.

-¿A tu vuelta vas a jugar al kame-hame-ha con tu hijo?.

-Así es, vamos a jugar un rato al Dragon Ball.

jp/av

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?