Un milagro: la Argentina le ganó a Brasil en el descuento, lo eliminó y sigue en carrera en el Sub 17

El festejo de Bruno Amione, autor del tercer gol de Argentina
El festejo de Bruno Amione, autor del tercer gol de Argentina Crédito: Captura de pantalla TyC Sports
Ariel Ruya
(0)
30 de marzo de 2019  • 23:32

El seleccionado Sub 17 se quedaba afuera del Sudamericano de Lima. Lejos, también, del Mundial. Le ganaba a Brasil por 2 a 0, necesitaba un gol más para seguir en carrera. Iba. Una y otra vez. Con alma y vida. Dispuso de tres, cuatro, cinco situaciones claras. No podía. Hasta que en el segundo minuto del tiempo adicionado, Bruno Amione encontró la llave del tercer gol, de la clasificación milagrosa y, más aún: dejó en el camino al rival de toda la vida. Un sábado a la noche especial, a pura emoción. Y lo más valioso: luego del impacto final, los chicos argentinos saludaron a los brasileños, la muestra más genuina del fair play. La victoria y la derrota, las dos caras de la misma moneda, con hidalguía. Con respeto.

Pablo Aimar fue un crack de pantalones cortos. Un número de 10 de los de antes, mágico, elegante. Fuera de escena, siempre prefirió el bajo perfil, el otro lado de la luna. Y ahora, como conductor del seleccionado Sub 17, se convirtió en docente. Su trabajo va más allá de victorias y derrotas, de tácticas y estrategias. Le enseña el camino a un grupo de jóvenes, con valores que excede el campo de juego. Su liderazgo es indispensable, ahora mismo, cuando los chicos acaban de avanzar a la etapa decisiva del Sudamericano. Debía ganar por tres goles de diferencia. Y lo logró. Un hermoso milagro. Sueña con el Mundial justamente de Brasil, en noviembre próximo; el certamen otorga 4 plazas. Rumbo al título sudamericano, siguen Uruguay, Paraguay y, desde anoche, la Argentina.

Hubiese sido un castigo mayúsculo para un grupo de jugadores que ensayan un juego prolijo, audaz. Las canchas de césped sintético le jugaron, de a ratos, una mala pasada, más allá de que esa dificultad afecta a todas las delegaciones. Los chicos se hicieron grandes.

Pablo Aimar, el conductor de los chicos
Pablo Aimar, el conductor de los chicos Crédito: AFA

Matías Godoy, de penal, abrió el marcador y Matías Palacios, desde afuera del área, selló el 2 a 0. En todo momento, la Argentina fue superior. Tuvo la pelota, la ambición, la cabeza. Brasil fue un actor secundario de lujo. Durante buena parte del segundo tiempo, el equipo nacional tuvo un jugador más, por la expulsión de Diego. La pelota, al final, le dio la razón a la Argentina.

En los otros encuentros, la Argentina perdió por 3 a 0 con Uruguay, superó a Colombia por 2 a 1 y empató 2 a 2 contra Paraguay, que superó a primera hora por 1 a 0 a Colombia.

El consuelo de los jugadores argentinos a los brasileños, otro de los puntos altamente positivos de la victoria
El consuelo de los jugadores argentinos a los brasileños, otro de los puntos altamente positivos de la victoria

Pablo Aimar es la cabeza, Diego Placente es su ladero. Pero el pensamiento es el mismo: la dignidad más allá de las desventuras. Son chicos, al fin de cuentas. Lejos están de los desatinos de los mayores. Los que visten su misma camiseta. "Perdimos 3-0 contra Uruguay y los chicos fueron a saludar a sus rivales. No tengo claro que eso tenga incidencia dentro del campo, pero sí afuera y al final ellos son futbolistas dos horas por día y el resto son personas", es una de las frases de Aimar.

No es la única. "Cultivar valores en los chicos es muy importante en esta etapa. No sé si influye en el juego, pero sí en la vida", suele contar. Los chicos, al final, se abrazaron con sus familiares, colgados del alambrado. La emoción ganó por goleada.

El 1 a 0 de Argentina (Godoy, de penal)

El 2-0 de Argentina (Palacios)

El 3-0 de Argentina (Amione)

Un festejo para recordar siempre

Por: Ariel Ruya

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.