Marcelo Bielsa, el constructor del ascenso de Leeds a la Premier League: la historia de un éxito que le devolvió la felicidad a una ciudad

La sonrisa amplia de Marcelo Bielsa: el entrenador rosarino consiguió devolver a Leeds United a la Premier League luego de 16 años.
La sonrisa amplia de Marcelo Bielsa: el entrenador rosarino consiguió devolver a Leeds United a la Premier League luego de 16 años. Crédito: @LUFC
Claudio Mauri
(0)
17 de julio de 2020  • 23:59

El último título de Marcelo Bielsa fue la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, año en el que Leeds descendía de la Premier League, a la que acaba de volver tras 16 años, travesía por el desierto que lo llevó a la tercera división en 2007. El Loco siempre reconoce que su carrera de director técnico tiene, a nivel resultados, más fracasos que títulos. Y, no se encasilla en la categoría de "técnicos ganadores". Y, lejos de esconderla, le sirve en bandeja a sus detractores la eliminación en la primera rueda de la Argentina en el Mundial 2002. No le saca la cabeza a esa guillotina. "Soy una persona muy rechazada en mi país. Cada vez que intento explicar algo, me dicen que soy un vendehumo. Hay una solo manera de evitar esto: ganar todos los partidos, algo que no consigo habitualmente", respondió hace unos meses en una conferencia de prensa en Leeds. Acaba de contradecirse: de tanto ganar partidos, el título de campeón de la Championship debería caer en manos de su equipo en las próximas horas, ahora que el ascenso ya es un hecho.

Tras renunciarle a Julio Grondona en 2004, se tomó tres años sabáticos y llevó a Chile a un Mundial después de 12 años. Retomó el día a día de los clubes en Athletic de Bilbao -finales de copas perdidas ante el Atlético de Madrid de Simeone y el Barcelona de Guardiola-, en Olympique de Marsella -cuarto en la Liga que obtuvo PSG- y en Lille -se fue con el equipo cerca de los puestos de descenso-. En todos esos lados, se entendió mejor con los futbolistas que con los dirigentes, a los que abandonó sin dudar cuando sintió que no cumplían con los compromisos asumidos, que no pasaban por cuestiones económicas de su contrato.

La caricatura del personaje, entre el quijotesco y el genio incomprendido, empezaba a desplazar al director técnico que es elogiado casi de manera unánime por los futbolistas que dirigió. Hasta que a mediados de 2018 se cruzó en su camino Leeds United. Lo fue a buscar el director deportivo, el español Víctor Orta, que ya llevaba un año de gestión en un equipo que había terminado 13° en la Championship 2017/18. No tenía margen de error la elección del dirigente, como le reconoció a LA NACION: "Me la jugué con Bielsa. Si salía mal, íbamos los dos a la calle".

El 25 de junio de 2018, Marcelo Bielsa tuvo su primer contacto con el centro de entrenamiento de Leeds. Lo acompañan el presidente, Andrea Radrizzani, de lentes oscuros, y el director deportivo Víctor Orta, de barba y saco.
El 25 de junio de 2018, Marcelo Bielsa tuvo su primer contacto con el centro de entrenamiento de Leeds. Lo acompañan el presidente, Andrea Radrizzani, de lentes oscuros, y el director deportivo Víctor Orta, de barba y saco. Crédito: @LUFC

Bielsa en Leeds parecía la unión de dos almas en pena. Era la impresión a simple vista, desmentida desde el primer momento por las ansias compartidas de reivindicación. Leeds estaba cansado de vagabundear en la mediocridad del fútbol de ascenso. Desde hace tiempo no les hacía honor a sus tres títulos en primera división (el último, en 1992), dos Copas de Feria (predecesora de la Copa UEFA y ahora Europa League) y la final de la Copa Europa perdida en 1975 ante Bayern Munich. "Los hinchas siguen cantando somos los campeones de Europa porque aquella final fue un ultraje del árbitro", expresa Orta.

Desde 2010, cuando ascendió desde la tercera división, Leeds terminaba cada torneo entre el 7° y el 15° puestos, lejos de cualquier ilusión de subir a la Premier League. Esa esperanza la restituyó Bielsa en la temporada pasada, con una historia que aún está fresca. Tras ocupar puestos de ascenso en varios tramos del torneo, el equipo se derrumbó en la recta final y fue eliminado en los play-off por la tercera plaza para la Premier. Aunque Bielsa había reanimado a un club exánime por largos años, otra vez se torpedeaba su figura por el ruido mediático que habían provocado los casos del espía-gate (su ayudante presenció de incógnito un entrenamiento de Derby County) y el de la devolución de un gol contra Aston Villa. Aunque es imposible de cuantificar, es probable que ese alboroto haya afectado la tranquilidad del equipo en el último sprint.

El rosarino Marcelo Bielsa consiguió lo que parecía imposible: devolver a Leeds United a la Premier League luego de 16 años.
El rosarino Marcelo Bielsa consiguió lo que parecía imposible: devolver a Leeds United a la Premier League luego de 16 años. Fuente: Archivo

Por encima de la fuerte decepción ("la herida está ahí, sigue supurando", admitió Orta durante esta temporada), se habían sentado las bases para completar este año la obra que había quedado inconclusa. Bielsa se acogió a la opción del segundo año de su contrato, por el cual percibe tres millones de libras (3,78 millones de dólares), monto que lo convierte en el técnico mejor pago de la Championship. "Se merece cada pound que gana", apuntan desde el club, que invierte un total de 7,5 millones de dólares por temporada entre Bielsa y su cuerpo técnico. Los hinchas tampoco dudaban, estaban del lado del Loco, al que le expresan su afecto y admiración de las maneras más variadas. Es el profesional al que ovacionan en los días de partido y el vecino vestido con el jogging del club al que se encuentran caminando por la calle y haciendo las compras en el supermercado.

Desde su llegada, Bielsa se involucró en la reestructuración integral que necesitaba Leeds en las instalaciones y el personal. Lo explicó Orta: "Su conocimiento sobre el funcionamiento de un club es increíble. Marcelo nos hizo mejor como club, en el día a día, en la captación de jugadores, en la mejora estructural de la ciudad deportiva".

Andrea Radrizzani, presidente de Leeds: "Estamos de regreso"

La ciudad había recuperado su autoestima futbolera. "Tuve la fortuna de trabajar en clubes con hinchadas fantásticas, como la de Sevilla. La de Leeds tiene una gran pasión, es muy latina para ser inglesa. Tenemos una ventaja: somos un one club city, toda la ciudad detrás del único club. Es como una religión. Había que despertar a un gigante dormido", agrega Orta sobre el equipo que en el estadio Elland Road es acompañado por un promedio de espectadores superior a los 30.000.

Bielsa espabiló a ese gigante y la gente empezó a soñar. "En la ciudad tenemos a un campeón mundial de boxeo, Josh Warrington (peso pluma), que me dijo el mejor halago en los tres años que llevo en Leeds. Me comentó que antes paseaba por la ciudad y solo veía camisetas de los equipos de Manchester, de Liverpool, de Londres. Y que últimamente observa cada vez más camisetas, bufandas, remeras y merchandising de Leeds", describe Orta.

Cuando bajó el fastidio por aquel ascenso frustrado, el análisis en el club indicó que se habían hechos muchas cosas bien como para tirar todo por la borda y empezar de vuelta. Se mantuvo la base del plantel. De los titulares, emigraron el zaguero Jansson y el delantero Roofe, transferencias que dejaron más de 12 millones de euros. Muy cuidadoso de respetar el Fair Play financiero, Leeds incorporó a préstamo. Un gran acierto fue el zaguero Ben White, que a los 21 años juega con el aplomo y la seguridad de un veterano, además de ser muy elegante con la pelota. Siempre pendiente de ocupar las bandas, Bielsa trajo al liviano y veloz extremo portugués Helder Costa -la opción de compra es de 15 millones de euros-, de Wolverhampton. Llegó el juvenil arquero francés Illan Meslier (20 años), que desde febrero es titular por la suspensión de Kiko Casilla, encontrado culpable de una expresión racista a un rival, en lo que fue el único episodio que alteró la rutina del plantel en la temporada.

El agradecimiento de Kiko Casilla a los hinchas de Leeds

La formación y el esquema (4-1-4-1) están al servicio de un plan ofensivo y del control de la pelota. Los laterales, Ayling y Dallas o Alioski, pasan continuamente al ataque. El único volante de contención es Kalvin Phillips, que como mediocampista de ataque había convertido siete goles y dado cuatro asistencias antes de la llegada de Bielsa. "Cuando llegó Bielsa me dijo que bajara unos kilos y que me quería como volante defensivo central. Al principio pensé: 'Espera un minuto, soy el mediocampista con más goles del equipo'. Me explicó lo que quería, me convenció y todo fue bien. Bielsa parece uno de esos gerentes a los que hay que escuchar y no molestar". La adaptación de Phillips fue tan buena que está en los planes de Gareth Southgate para el seleccionado inglés.

El jugador más creativo y cerebral es el español Pablo Hernández, que puede ubicarse en el costado izquierdo o como un interior ofensivo. Un ídolo de la hinchada y una referencia dentro del vestuario. Es su quinta temporada en Leeds y a los 35 años explicó lo que significó Bielsa en la veteranía de su trayectoria: "El fútbol cruza caminos y yo tuve la suerte de encontrarme con Bielsa a los 33 años, cuando crees que ya no tienes mucho más que aprender ni progresar como futbolista. Y con Marcelo aprendes todos los días. Sin ir más lejos, creo que la temporada pasada fue la mejor de mi carrera".

A los 35 años, el español Pablo Hernández vive una segunda juventud en Leeds United. Es el cerebro del equipo y pieza clave para el ascenso a la Premier League.
A los 35 años, el español Pablo Hernández vive una segunda juventud en Leeds United. Es el cerebro del equipo y pieza clave para el ascenso a la Premier League. Crédito: @LUFC

En el maratón de 46 fechas - es la competencia más extensa de Europa- es casi imposible mantener una regularidad de resultados. Leeds tuvo tramos positivos, de cuatro y siete victorias consecutivas, y uno negativo entre mediados de diciembre y de febrero, con cinco derrotas, cuatro empates y dos triunfos. Cuando empezaban a sobrevolar los fantasmas de la temporada pasada, se rehabilitó con cinco éxitos en serie. El goleador de la campaña es Patrick Bamford, con 16 (nueve menos que los 25 de Watkins, de Brentford, máximo anotador del torneo). No es el conjunto más efectivo, pero sí el de mayor porcentaje de posesión (63% de promedio), el que menos goles recibió (34) y el que más remata al arco (12,3 por partido). Y en defensa ostenta un dato que lo ubica en el tope de las ligas de Europa: es el equipo que suma más partidos (21) sin recibir goles, por delante de Real Madrid (19), Porto (19), Olympiacos (18), AZ Alkmaar (18) y Borussia Dortmund (16).

Tras el último y sufrido 1-0 sobre Barnsley, Bielsa reconoció a sus dirigidos: "El triunfo es producto del esfuerzo colectivo. Necesitamos correr muchísimo para conservar la diferencia. Valoro enormemente el coraje y el esfuerzo hecho por los jugadores".

En octubre de 2019, el club festejó su centenario y se emitió el documental"Take us home", narrado por el actor Russell Crowne, hincha de Leeds. Asegurado el ascenso, ahora Bielsa deberá sentarse con Orta y el italiano Andrea Radrizzani, dueño de Leeds, para debatir el nuevo proyecto y renovar el contrato. Cuando era el técnico del seleccionado de Chile, uno de sus colaboradores le comentó que su ideario de juego encajaría en el fútbol inglés. "Siempre quise dirigir en la Premier League", le contestó el Loco. Tras dos años inolvidables en la Championship, le llegó la hora de cruzar su camino con el del City de Pep, el Liverpool de Klopp y el Tottenham de Mou.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.