Más deportistas, más dinero: cómo les cambió la vida a las nuevas disciplinas olímpicas

Valentina Aguado, la mejor argentina en escalada, apunta a clasificarse para Tokio 2020.
Valentina Aguado, la mejor argentina en escalada, apunta a clasificarse para Tokio 2020.
Olivia Díaz Ugalde
(0)
25 de julio de 2019  • 23:59

"Jamás imaginé que el surf iba a llegar a ser un deporte olímpico. Cuando supe de todo el trabajo que se estaba haciendo para entrar en la historia, empecé a hacerme la cabeza, y a esperar que se concretara mientras yo estuviese compitiendo", cuenta entusiasmado Leandro Usuna, surfista argentino, y se esperanza: "El campeón de surf en los Juegos Panamericanos de Lima va a ser el primer clasificado de la historia para los Juegos Olímpicos".

En 2016 el Comité Olímpico Internacional anunció la llegada de otros deportes al programa olímpico. En Tokio 2020 estarán presentes por primera vez el surf, el skate y la escalada deportiva (ya estuvo en los Juegos Olímpicos de la Juventud). Además volverán a la órbita de los cinco anillos el karate, el sóftbol y el béisbol. A partir de ese momento, sus realidades cambiaron de manera radical. Hubo un cimbronazo de sensaciones para este trío de disciplinas poco visibles en la Arbentina. Cambiaron sus presupuestos y sus calendarios, comenzó a haber otro reconocimiento. Son parte de los Juegos Panamericanos de Lima excepto el skate y la escalada, que sigue su propio calendario.

El skate

De los tres deportes el que más cambios experimentó fue el skate, que no cuenta con una liga profesional ni una estructura federativa fuerte. Por eso la designación olímpica lo puso sobre el mapa y su realidad hoy es otra. Sin embargo, a dos meses de la cita panamericana, la organización canceló su participación alegando que no existen garantías de la presentación de los mejores atletas del continente. "Ya las obras para la competencia de skate están muy avanzadas y quedarán como legado", dicen los organizadores.

No obstante, para la Argentina la inclusión de la disciplina en el calendario olímpico fue favorable. La federación, que existía de manera informal, se oficializó; se hizo una selección para formar el equipo nacional (por ahora hay cinco skaters, todos de Mar del Plata) y surgieron entrenadores, viajes y concentraciones en el Cenard y en otros destinos para practicar.

Una de las primeras novedades fue la inclusión en los Juegos Odesur de Playa, realizados en marzo en Rosario. Sandro Moral, el mejor rider argentino, ganó la medalla dorada frente a adversarios de Colombia y Perú. Quiere hacer historia y toma este nuevo camino como una oportunidad de dar difusión y crecimiento a su deporte. "Al no haber un circuito profesional argentino, que es una de las condiciones para recibir una beca, tenemos que participar en tres eventos [Rosario, Perú y Londres] antes de los Panamericanos y tener buenos resultados", explica Moral, uno de los marplatenses.

Para él, como para los demás riders argentinos, el futuro se abre en forma de más competencias, entrenamiento profesional y una beca. Su foco está puesto en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, algo que no se había cruzado por su mente. "Siempre soñé ser un deportista olímpico y estoy muy cerca. Pero para llegar a Tokio tengo que seguir entrenándome cada día más", afirma Moral, de 25 años, consciente de todo el trabajo que le falta.

Leandro Usuna en acción.
Leandro Usuna en acción.

El surf

En el caso de quienes cabalgan las olas, se reforzó y se potenció un trabajo ya realizado. De tener que salir a buscar auspiciantes, los surfistas pasaron a poder realizar concentraciones por el país y el mundo para nutrirse de aprendizajes. Crecieron la organización, la repercusión y la inversión en las cinco fechas del Tour Argentino, y eso sumó fanáticos. Además, los deportistas disponen de entrenadores especialistas y viajes. Los que competirán en los Panamericanos arribaron a Lima nada menos que diez días antes del comienzo de los Juegos, para aclimatarse y explorar el mar local.

"Además de la beca, nos dan un apoyo para viajar a entrenarnos. El viaje previo a Lima fue una buena estrategia, para vamos a conocer de lleno la ola", explica Ornella Pellizzari, que se clasificó para Lima 2019 al ser sexta en el Panamericano de 2018. "Nuestra realidad cambió. Si bien sigo entrenándome por mi cuenta y eligiendo cuándo y dónde compito, contar con el apoyo del Enard nos permite tener 100% el foco en el surf y no estar preocupados por el financiamiento y el armado de los viajes según nuestros patrocinadores", advierte Pellizzari, que a sus 31 años se muestra en buena forma y confiada en acceder a Tokio 2020.

En Lima competirán tres surfistas en la modalidad tabla corta: Leandro Usuna, Santiago Muñiz y Pellizzari. Otra modalidad, SUP, no es olímpica participarán, pero sí panamericana, y eso la hizo ingresar a la órbita del Enard. Juliana González y Franco Faccini serán sus protagonistas argentinos en Lima.

Ornella Pellizzari, referente argentina.
Ornella Pellizzari, referente argentina.

La escalada

También será protagonista en Tokio pero no en Lima la escalada, que tuvo su estreno absoluto en el ámbito de los cinco anillo cuando fue parte de los Juegos Olímpicos de la Juventud del año pasado. Si bien incorporó el respaldo del Enard, no experimentó mayores alteraciones en su estructura y todavía mantiene su calendario y su forma de clasificación olímpica, que consta de una competencia en febrero de 2020 en Los Ángeles. De los argentinos, Valentina Aguado, figura en Buenos Aires 2018, es la única que tiene chances de competir en ese nivel.

Tres viejos conocidos

El béisbol, el sóftbol y el karate dijeron "adiós" a los Juegos Olímpicos en Pekín 2008, aunque nunca perdieron presencia en los Juegos Panamericanosl El anuncio de Thomas Bach en 2016 restringió a 12 años su ausencia entre los cinco anillos.

El karate, en su versión coreana, se convirtió en olímpico en Sydney 2000. Tras su desprendimiento de 2008, disfrutó su regreso en los Juegos de la Juventud, una década más tarde. Yamila Benítez (65ª en el ranking) es la máxima aspirante argentina a lograr la clasificación.

Pero son varios los postulantes a actuar en Tokio, mientras los que intervinieron en los Juegos de la Juventud sonríen frente a la posibilidad de estar en la cita olímpica de mayores. Hubo clínicas para captar nuevos talentos, y a la vez aumentaron los viajes a las competencias internacionales para los integrantes de la selección. Esto último se debe a que la clasificación para Tokio 2020 se determina según un ranking internacional por categoría que se inauguró en mayo de 2018 y finalizará unos meses antes del inicio de la competencia en la capital japonesa.

"Estamos todos muy felices con la incorporación del karate a los Juegos. Es un sueño hecho realidad. Crecí en el mundo karateca, y si bien siempre estuve en el marco del apoyo de la Agencia [Nacional de Deportes], el contexto olímpico volvió a ponernos en el mapa", apunta Yamila Benítez, medallista de oro en los Juegos Odesur Cochabamba 2018. "Ahora sentimos mucho más el apoyo: tenemos la posibilidad de viajar a más competencias, más roce internacional. Competir en las ligas europeas, conocer los rivales, nos permiten subir el nivel y eso se nota en las medallas que estamos consiguiendo", resume la karateca.

Para el béisbol, la incorporación olímpica es un empujón anímico para la rama masculina (la femenina no participará de Tokio). De hecho, el seleccionado ganó el Sudamericano de 2018 en Buenos Aires con un 7-1 a Brasil, y gracias a eso retornó a los Juegos Panamericanos luego de 24 años. Esa fue, además, la primera vez que accedió sin depender de la condición de anfitrión, de la que gozó en sus dos participaciones, Buenos Aires 1951 y Mar del Plata 1995.

El seleccionado argentino de sóftbol, campeón mundial en Praga, es favorito en Lima 2019.
El seleccionado argentino de sóftbol, campeón mundial en Praga, es favorito en Lima 2019.

Por su parte, el sóftbol llega a la cita panamericana cargado de gloria: sorprendió en Praga a fines de junio y se coronó campeón mundial, un logro que retumbó en el deporte nacional. Ya había un buen indicio de su potencial: el segundo puesto en el Campeonato Panamericano de República Dominicana. Por supuesto, el seleccionado irá por la medalla de oro, un objetivo que se le frustró en el partido final de Toronto 2015, cuando aportó plata a la Argentina en el medallero. Sin embargo, el COI decidió que sea la rama femenina la que clasifique al Juego Olímpico. Por lo que los hombres deberán tomar la cita de Lima como su mayor cita. Esto se debe a que el sóftbol no es profesional, por lo que las autoridades se inclinaron por el béisbol en esta primera instancia y decidieron probar con las mujeres en este campo.

Para los equipos de béisbol y sóftbol, la de Tokio supondrá la primera participación en los Juegos Olímpicos. En Lima 2019, de paso, calentarán los motores para el WBSC Premier 12, que reúne ambas disciplinas, se efectuará en noviembre y determinará la clasificación para 2020. En los dos casos intervendrán los conjuntos masculinos de la Argentina; los femeninos no accedieron a esa competencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.