Boca: de la emotiva despedida a Nahitan Nandez al silencioso adiós de Darío Benedetto

Nandez se despidió de Boca ante una Bombonera que lo ovacionó.
Nandez se despidió de Boca ante una Bombonera que lo ovacionó. Fuente: AFP
El mediocampista uruguayo jugó el último partido en Boca: fue la figura y se retiró ovacionado; se perdió un gol increíble
Pablo Lisotto
(0)
1 de agosto de 2019  • 13:30

Levantó los brazos. Se acercó a cada uno de los cuatro costados de la Bombonera y agradeció. Se tocó el escudo de varias veces. Sonrió. Se emocionó. Se abrazó a varios de sus compañeros. Y se metió en el túnel por última vez vestido con la camiseta de Boca. Nahitan Nandez deja una breve pero intensa huella en el club. Y anoche, los hinchas se lo hicieron saber.

Los ensordecedores aplausos y el visceral "¡Uruguayo, uruguayo!" con el que lo despidieron serán instantes difícil de olvidar para el volante de 22 años, que en los días previos, y con su venta definida, había reconocido: "No saben lo difícil que se me hace irme de acá".

El contraste con otro futbolista muy querido fue notorio y llamativo. Darío Benedetto llegará el sábado a Marsella, a realizarse la revisión médica y firmar un contrato de cuatro años con Olympique. Un inoportuno desgarro en el gemelo derecho le impidió jugar esta serie. Pero eso no le impidió acompañar a sus compañeros a la Bombonera, y ver la clasificación desde un palco. Sin embargo, su presencia pasó inadvertida: no hubo ni un solo cántico vivándolo o agradeciéndole el paso por el club.

Nandez, el objeto del amor de la Bombonera

A pesar de su breve ciclo en el club, Nandez se convirtió en una pieza clave en el medio campo. La despedida hubiera sido ideal si hubiera convertido aquella situación en la que quedó cara a cara con el arquero Santos, tras una buena habilitación de Ábila, pero el tiro se fue a las nubes. Pero poco importó en el contexto final.

El volante uruguayo debutó el 10 de septiembre de 2017 y, a fuerza de garra, entrega y un evidente ADN con vínculo directo con la historia boquense, se metió en el corazón de los hinchas, que anoche lo ovacionaron antes (fue por lejos el más aplaudido cuando anunciaron la formación), durante (hubo repudio masivo cuando el árbitro Bascuñán le sacó la tarjeta amarilla a los 5 minutos) y después del encuentro.

El uruguayo decidió jugar los dos partidos ante Paranaense a pesar de estar vendido a Cagliari. Recién después de contribuir para que Boca avanzara a la siguiente instancia hará las valijas y volará rumbo a Italia.

Al club xeneize le quedan 14 millones limpios por el 70% del pase y un 10% ante una futura venta. Peñarol sólo cobrará derechos de formación, y el resto (30%) será para Pablo Betancur, su representante.

Cuando llegó al club de la Ribera se decía que el exPeñarol tenía el perfil ideal para Boca. En su auspicioso debut infló la red por primera vez con un fuerte derechazo que sirvió para sellar el 4 a 1 a Godoy Cruz. Y en su primer superclásico sentenció la victoria 2 a 1 en un Monumental que pasó de la efervescencia por el empate temporario de Ponzio a una postal en apenas cuatro minutos.

Nandez se despidió de Boca ante una Bombonera que no lo quería dejar ir.
Nandez se despidió de Boca ante una Bombonera que no lo quería dejar ir. Fuente: AFP

Pero además, Nandez fue uno de los pocos, sino el único, que salió airoso de la final de la Libertadores 2018 con River. En el césped del Santiago Bernabéu dejó una buena imagen pese a la histórica derrota. No bajó la intensidad y hasta le dio una asistencia perfecta a Darío Benedetto para el 1 a 0.

La reconstrucción tras el paso en falso en Madrid lo tenía como uno de los abanderados. Pero el reclamo de su representante para mejorar su contrato no cayó bien en la dirigencia azul y oro. La salida de Nandez también se da por un tema de cupo: le abre un lugar al italiano Daniele De Rossi, quien generó una revolución desde su llegada al país, hace una semana.

¿Qué vio Boca en él? Sus destacadas actuaciones en su corta carrera, y su voz de mando a pesar de que el DNI delataba que había nacido en 1995. Por eso pagó casi 4.000.000 de dólares por el 60 por ciento de su ficha. Incluso, antes de llegar a Peñarol y calzarse la cinta de capitán ya había sido figura de los seleccionados Sub 15, Sub 17 y Sub 20. En 2018 defendió la Celeste en el Mundial Rusia 2018 y hace poco más de un mes disputó la Copa América.

Benedetto, el candidato a ídolo que se va en silencio

Lo de Benedetto parece sacado de un cuento. El chico que a los 10 años gritaba como un desaforado los goles de Palermo al Real Madrid, a los 27 cumplió su sueño, se calzó la camiseta azul y oro con el número 9 en la espalda y se convirtió en el mejor centrodelantero xeneize desde que se retiró el Titán, con un mejor promedio de gol sorprendente, que lo ubica cuarto en ese listado: 45 tantos en 76 partidos (0,54), es decir un festejo cada 118 minutos de acción. Con un comienzo demoledor: en 2017 llegó a marcar 22 goles en igual cantidad de partidos y en sus primeros 51 encuentros con la casaca azul y oro metió 37.

Pipa no pudo despedirse en el campo de juego
Pipa no pudo despedirse en el campo de juego Fuente: FotoBAIRES - Crédito: FOTOBAIRES

Aunque el cariño se mantiene, la imagen del Pipa se destiñó en los últimos meses. En parte por el hecho de haber pedido el cambio en la histórica final de la Libertadores con River en Madrid, por su provocador festejo de gol en el Bernabéu (su lengua afuera ante Montiel se convirtió en meme eterno), por la innecesaria publicación de un video suyo rompiendo una gallinita de chocolate en las últimas Pascuas y por su celebración con una camiseta de la barra brava de Boca luego de ganar la Supercopa Argentina en Mendoza.

Pero su partida será difícil de reemplazar. Además de su voracidad frente a la red rival, vale recordar que Benedetto puso un millón de dólares de su bolsillo para destrabar su salida del América de México y llegar a Boca, que estableció un récord del club al anotar nada menos que cinco goles entre semifinales y finales de la Libertadores 2018 (tres a Palmeiras y dos a River), y que a los 29 años le deja una buena cantidad de dólares al club al ser vendido por más del triple de lo que costó su compra.

Benedetto celebra uno de los 45 goles que marcó con la camiseta de Boca
Benedetto celebra uno de los 45 goles que marcó con la camiseta de Boca Fuente: FotoBAIRES

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.