Panamericanos. El pacto de Bautista y Rulo para el oro de los Saubidet en yachting

El festejo de Saubidet en Punta Rocas
El festejo de Saubidet en Punta Rocas Crédito: Prensa Lima 2019
Gastón Saiz
(0)
9 de agosto de 2019  • 16:04

LIMA.- Un metal. Una joya redonda, grabada a fuego con el logo de Lima 2019 y que pende de una cinta multicolor. Para una persona común y corriente podría ser simplemente una pieza decorativa. Pero para Bautista Saubidet Birkner, el oro que ganó en windsurf es en estas horas lo más importante de su vida. "Quiero colgarme la medalla y ser feliz", mencionó, como si luego fuera a echarse en la cama para disfrutar mansamente de este sueño deportivo.

Envuelto en la brisa de la Bahía de Paracas, al sanisidrense de 23 años no se le borraba la mueca alegre de su rostro, porque acababa de aportar para la delegación argentina la 21ª dorada en estos Juegos, cantidad que igualaba las obtenidas en Guadalajara 2011. Pero horas más tarde, en Villa María del Triunfo, las Leonas elevaron el número total a 22 con su triunfo ante Canadá en el hockey sobre césped. Y a partir de esa marca quebrada, la excursión albiceleste se planteó nuevos números a superar hasta el cierre de Lima 2019, este domingo.

El yachting repartió varias medallas este viernes para la Argentina, pero la más reluciente correspondió a la de clase RS:X que domina Saubidet, el más veloz y efectivo para entender el viento, en una competencia donde aventajó al norteamericano Pedro Pascual y a Mack Eerenbeemt, un chico que le ofrendó a su país, Aruba, la primera medalla panamericana en la historia. Nada menos.

Muchas veces fascina la idea de obtener una medalla en último segundo, agotando los máximos esfuerzos. Pero. ¿por qué no?: a veces conviene también relajarse y que el cierre del torneo se enseñe como un paseo triunfal, que fue lo que le ocurrió en la jornada decisiva a Saubidet, ganador de punta a punta. Sucedió que en la anterior regata había conseguido una diferencia de puntos suficiente como para que el viernes, con sólo finalizar la Medal Race, se bañara de oro en esta categoría. Entonces, se dedicó a disfrutar como cuando era un adolescente sin tener que validar su beca deportiva.

Palabra de campeón

"Salí a ganar, a divertirme y me fue mejor de lo que esperaba. En realidad, la medalla la gané antes de entrar a la Medal Race, que es la regata final que vale doble. Eso fue impresionante, no lo podía creer. Estoy muy contento y emocionado", apuntó este admirador de Lionel Messi y del velista holandés Dorian Van Rijelberge, campeón en RS:X en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y en Río 2016. De hecho, se entrenó con él en algunos períodos. "Aprendí muchísimo al lado de él", confiesa.

Bautista tiene una relación muy particular con su padre Raúl, porque al mismo tiempo es su entrenador. Sin embargo, no es todo lo mismo, sino que entre ellos existen algunos pactos de hierro. El flamante medallista panamericano confesó que divide su parentesco con lo estrictamente deportivo. "Cuando vamos al agua ya no es más papá, le digo Rulo. Separamos la vida familiar y tenemos pactos: a la noche no se habla, salvo que nos haya ido muy bien y querramos festejar", contó.

Siempre se distingue el logro individual del que se dirige directamente rumbo a las arcas argentinas. De ahí la alegría de Saubidet, que ya vivió su primera experiencia olímpica en Río 2016 (fue 21º), pero que deberá buscar otras vías para clasificarse a Tokio. De todas maneras, atesora esta medalla panamericana de oro como uno de sus triunfos más trascendentes.

Si bien la alegría mayor la experimentó Saubidet, también celebraron Celia Tejerina (RS:X), Yago y Klaus Lange (49er) y Eugenia Bosco y Mateo Majdalani (Nacra) con sus respectivas medallas plateadas. El agua en la bahía de Paracas fue el escenario de un gran día para el yachting argentino, un deporte que siempre cumple a la hora de subirse a los podios.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.