Panamericanos. La victoria llorada de las Gigantes: vencieron a Islas Vírgenes el día después del papelón de las camisetas

Las jugadores argentinas lloran escuchando el himno.
Las jugadores argentinas lloran escuchando el himno. Crédito: Cesar Fajardo / Lima 2019
Gastón Saiz
(0)
8 de agosto de 2019  • 14:25

LIMA.- Raro, pero no tanto por el golpazo que recibieron ayer: lloraron de tristeza en medio de la arenga. Esta vez vistieron camisetas blancas, la indumentaria que tendrían que haber lucido frente a Colombia. Ya sin chances de medalla en el básquetbol, las Gigantes jugaron contra Islas Vírgenes intentando mantener siempre el ánimo en alto, después del papelón dirigencial que condujo a la suspensión del partido frente a las colombianas, tras haberse equivocado de ropa. Pero esas lágrimas, esos rostros conmocionados previos al compromiso de hoy, fueron inocultables bajo las luces del Coliseo Eduardo Dibos.

Preservamos la intimidad del equipo. El día de mañana, quien sea responsable creo que se va a dar cuenta y va a dar las explicaciones, nosotras no tenemos que darlas
Débora González (capitana)

El miércoles, el episodio había tapado cualquier otro tipo de logro argentino en los Juegos Panamericanos y generó este escándalo puntual que no faltó en delegaciones argentinas participantes de otros torneos. En este contexto se precipitaron las renuncias en la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB) de Hernán Amaya, el coordinador de las selecciones femeninas, y de Karina Rodríguez, la Directora de Desarrollo, que no estuvo con el plantel en Lima.

Las jugadoras argentinas no pudieron contener tantas emociones.
Las jugadoras argentinas no pudieron contener tantas emociones. Crédito: Cesar Fajardo / Lima 2019

Más allá de su decisión de dejar el puesto ni bien se desencadenó el incidente, Amaya estuvo hoy con las jugadoras respetando el trabajo y los rituales de siempre, codo a codo con el equipo. Es un hombre muy considerado por su labor en general dentro del básquetbol y, en esta cita limeña, se vio obligado a transformarse en una persona multiorquesta: jefe de equipo, delegado y utilero. En el afán de tapar agujeros, terminó incurriendo en un error que mancha su gestión, pero que de ninguna manera cambia el concepto que se tiene de él. No es un improvisado.

Fue difícil ayer, pero sabíamos que teníamos que cambiar el chip y había un partido por jugar para llevarnos la victoria
Melisa Gretter

De hecho, ya una hora antes del partido y planilla en mano, Amaya estuvo al lado de las jugadoras, que entremezclaron sonrisas y aquellas lágrimas, tratando de dar una vuelta de página por lo sucedido y focalizándose en el encuentro entre las caribeñas. Más allá del orgullo deportivo, se notó la carga anímica negativa para encarar lo meramente basquetbolístico; el duelo ante Islas Vírgenes costó mucho más de la cuenta, dentro de este escenario tan enrarecido. Solo al final se destrabó el partido para la victoria por 73 a 59.

La charla de Leonardo Costa con las jugadoras antes del partido
La charla de Leonardo Costa con las jugadoras antes del partido Fuente: AP

El episodio del error de las camisetas había dejado al plantel en la tarde del miércoles en el subsuelo de la desazón, pero esa misma bronca traía una disyuntiva en la cabeza de las jugadoras: por un lado, todo lo que la CABB fomentó e invirtió para el crecimiento del básquetbol femenino en los últimos tiempos. Por otro, los recortes decididos para este viaje -que derivó en algunos puestos descubiertos-. Hubo años de desprotección para ellas en comparación con los hombres, que hicieron explotar el fenómeno de la Generación Dorada. Y ya en pleno despegue y desarrollo para ellas, como politica de Estado, este capítulo que generó ese combo de desconcierto, lamento y vergüenza.

No vamos a hablar de las renuncias ni de la actitud de Colombia de pedir los puntos; estamos enfocadas en el próximo partido, pero no es el puesto que vinimos a buscar
Melisa Gretter

El rompecabezas de los cupos disponibles

En la Villa, cada equipo puede incorporar (más allá de las jugadoras), seis personas para integrar el cuerpo técnico. Las necesidades de los equipos van más allá de esas seis del staff. Por ejemplo, el básquetbol de varones eligió tener a su utilero entre esos seis lugares y no incorporó en el cupo al médico. Si necesitaba uno, usaba el facultativo general de la delegación argentina. Pero los varones, además, tuvieron otros seis asistentes (jefe de prensa, médico, etc.) que se alojaron en un departamento que pagó la CABB de Airbnb. Es decir, el doctor del equipo iba a la cancha y a los entrenamientos, donde sí estaba acreditado, pero no podía ingresar en la Villa.

Una escena del partido que Argentina le ganó a Islas Vírgenes.
Una escena del partido que Argentina le ganó a Islas Vírgenes. Crédito: Cesar Fajardo / Lima 2019

Las mujeres, en cambio, utilizaron un cupo para el médico propio y no llevaron utilero. Así, la función para llevar los materiales, al igual que la de jefe de equipo y asistente técnico, la cumplió Hernán Amaya. Pero la diferencia está en que la CABB no le pagó los seis alojamientos extra en un Airbnb. Por eso, todo se arregló con el sexteto de personas que estaban dentro de la Villa. Por ejemplo, en los tiempos muertos, es muy común ver al utilero acercarle agua y toallas a las chicas. En el caso del equipo argentino, esa función (la del utilero) la cumplieron las mismas jugadoras, que más de una vez se han encargado hasta de lavarse su propia ropa en torneos.

Así mismo, el traslado de la ropa estaba a cargo de Amaya. Es que tampoco había un dirigente (Amaya no lo es) y las relaciones dirigenciales, participaciones en reuniones de equipo (donde se define el color de la camiseta un día antes de cada partido), quedaron todas a cargo del jefe de equipo. Ayer y a la distancia, Federico Susbielles, presidente de la CABB, había apoyado la tarea de Amaya y Rodríguez en Twitter. "Es un día de muchísimo dolor por lo que ocurrió en Lima. Es un error grave. Cometido por gente que ha trabajado denodadamente en estos años por el avance del básquet femenino en Argentina. Y que afecta especialmente a nuestras jugadoras, que ven trunco su sueño Panamericano".

Argentina le ganó a Islas Virgenes: el llanto de las chicas tras el partido.
Argentina le ganó a Islas Virgenes: el llanto de las chicas tras el partido. Crédito: Cesar Fajardo / Lima 2019

Los Panamericanos siguen para las Gigantes, que este viernes lucharán por el quinto puesto. Sin embargo, el penoso episodio de la ropa atravesó cualquier momento deportivo sobre el parquet en Lima 2019.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.