Polo: la simbiosis de expertos con novatos volvió a darle frutos a la Argentina en la Copa de las Naciones

polo
polo Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
(0)
27 de abril de 2018  • 21:32

Unos son estrellas consagradas del polo mundial y ostentan la mayor calificación; los otros apenas tienen 16 años y todo por delante. Sí, un abismo separa a Juan Martín Nero y Guillermo Caset de Rufino Bensadón y Manuel Novillo Astrada. O no tan así, porque los hermana un sentimiento que sólo pueden vivir unos cuantos privilegiados: representar a su país por primera vez. Los cuatro brillaron en el debut de la Argentina en la Copa de las Naciones , con un holgado 13 a 8 que mostró la jerarquía de unos y la desfachatez de otros para jugar en la cancha 1 de Palermo, la Catedral.

"Linda clase de polo dieron", los felicitó apenas llegaron a los palenques Juan Ignacio Merlos, el entrenador del equipo. "Jugamos con el ADN argentino, moviendo la pelota rápido con dos delanteros muy incisivos y un back muy clásico como Juan Martín. Hicimos una timbeada de juventud con experiencia y apellidos ilustres que fue muy bueno", describió Pite, del selecto grupo de los 10 goles cuando formó en La Dolfina.

Ni medio chukker le duró la ventaja de tres goles con la que había partido Norteamérica antes del campanazo inicial. Fue un comienzo abrumador del equipo argentino, que construyó una diferencia suficiente como para asegurar el partido y hasta otorgarse alguna licencia en el sexto y último chukker, donde la visita marcó dos goles.

No tuvieron mucho tiempo para conocerse dentro de la cancha. Nero recién pudo sumarse a los entrenamientos el lunes y no pudieron entrenarse al día siguiente por la lluvia. El back de La Dolfina transita su décima temporada con 10 goles y cumplió una de las pocas cuestiones que tenía pendientes en su brillante carrera: vestir los colores de su país en un torneo oficial.

"No me la había puesto la camiseta hasta hoy. Estoy feliz. Es un privilegio y un honor jugar para la Argentina en Palermo, encima con chicos que tienen un futuro espectacular", señaló el hombre nacido en Trenque Lauquen. También es una experiencia nueva para Caset, que esta temporada recuperó su 10 de handicap. "Me voy a guardar la remera y quiero la foto", admite el Sapo, autor de 6 tantos, que jugará la Triple Corona con Las Monjitas , tras su paso por La Alegría.

¿Y cómo rindieron los más jóvenes? El triángulo Nero-Caset-Merlos los seleccionó entre un grupo de 10, con la idea de potenciar jugadores con proyección. Se deshicieron en elogios para los chicos, que aportaron tres goles. "Me impresionaron los dos. Nunca habíamos jugado juntos. Manu laburó un montón. Y Rufino es impresionante como va para adelante", admitió Nero. "Se bancaron la presión de jugar para la Argentina en la cancha 1 de Palermo, como si lo hicieran todos los días. Metieron goles de todos lados y estuvieron disciplinados", sumó Caset.

"Hacía mucho calor, los primeros tres chukkers llegué al palenque y no podía más. Después me aliviané", admitió Bensadón, rodeado de su familia. Hijo de Francisco, es considerado una de las promesas y viene de destacarse en el Argentina Polo Tour con su padre como compañero. "Se tiene gran confianza con la pelota, es un goleador, un asesino serial para el arco. Desde que agarra la pelota tiene el arco fijo en la cabeza", lo describió Merlos.

Manuel Novillo Astrada cruza el campo a toda velocidad y resulta imposible no pensar en Javier. Su padre fue un destacado polista que obtuvo la Triple Corona en 2003 con La Aguada y muy querido en el ambiente del polo. El próximo mes se cumplirán cuatro años del fallecimiento de Javo, que luchó durante años contra una dura enfermedad. Merlos destaca su versatilidad: "Lo podés hacer programar para lo que sea: jugar atrás, pegar de backhander, de primera, para marcar y hasta para ser goleador".

"Fue divertido. Más o menos jugué bien. Por suerte tengo la suerte de jugar con mis tíos y con estos dos de 10 goles que te ponen frente a la bocha", dijo Manuel, miembro de la cuarta generación de polistas en la familia. Sus tíos son Miguel e Ignacio, que le guardan las espaldas. "Me aconsejaron que siga así, que me ordene y que vaya fuerte al hombre. Me gusta ir para adelante".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.