Rápidos y furiosos: otras peleas como la de Verstappen y Ocon en la Fórmula 1

Un round entre Piquet y Salazar: fue en Alemania, en 1982
Un round entre Piquet y Salazar: fue en Alemania, en 1982
Pablo Vignone
(0)
12 de noviembre de 2018  • 15:10

El episodio de los manotazos entre el holandés Max Verstappen y el francés Esteban Ocon , el domingo, al cabo del GP de Brasil de Fórmula 1 , no es el primero que ocurre en la máxima categoría del automovilismo mundial. Sin embargo, no se veía un episodio similar desde el choque que sostuvieron en 1982 el entonces campeón mundial, Nelson Piquet, y el chileno Eliseo Salazar.

Piquet, por entonces campeón vigente, venía ganando el GP de Alemania, en Hockenheim, cuando se acercó al coche del chileno para quitarle una vuelta. El toque en una de las chicanas del circuito sacó a ambos de la carrera y el brasileño la emprendió contra el atónito rival.

Era el primer año de Salazar en la Fórmula 1 y Piquet había actuado, hasta ese momento, como una especie de manager del chileno, aconsejándolo. El episodio tuvo un giro inesperado cuando se supo que los técnicos de la BMW sabían por los datos de la telemetría que el motor del Brabham de Piquet estaba a punto de explotar.

Más tarde, Ayrton Senna trasladó en varias oportunidades esa agresividad que lo hacía vencedor en la pista a otras discusiones. En 1992 tuvo un episodio con Michael Schumacher (por entonces en su primer año de F-1) que acabó a los manotones en los boxes de Hockenheim.

Senna (derecha) increpa a un joven Schumacher, en 1992
Senna (derecha) increpa a un joven Schumacher, en 1992

Con Alain Prost, con quien sostuvo la máxima rivalidad de la historia de la Fórmula 1, Senna no llegó a irse a las manos, pero su momento más violento ocurrió un cuarto de siglo atrás, en una circunstancia muy similar a la del incidente entre Verstappen y Ocon.

En el GP de Japón de 1993, el desprejuiciado norirlandés Eddie Irvine hacía su debut en la categoría, y hacía una buena carrera, cuando Senna le quitó una vuelta. La pista de Suzuka sufría los efectos de la lluvia y el tránsito era peligroso, por eso el brasileño se sorprendió cuando Irvine volvió a superarlo. No se tocaron, pero el movimiento fue riesgoso, y Senna –que ganó al cabo la carrera- quedó muy enojado.

El brasileño fue a increparlo tras la carrera al motorhome del equipo Jordan, lleno de gente.

-¿Quién es Irvine?-preguntó. Realmente, Senna no lo conocía

-Aquí estoy- respondió el debutante, levantando un brazo en su silla

- ¿Qué c… te creés que estabas haciendo?-lo increpó el brasileño.

-Vos eras muy lento, tenía que pasarte- le espetó Irvine

Senna se dio vuelta, como para irse, y en el movimiento abrió su mano izquierda y le pegó un sonoro cachetazo a Irvine, que se tiró de la silla.

-¡Tenés que aprender a respetar cuando te equivocaste!- gritaba Senna cuando lo sacaban entre varios del motorhome

-¡Llamen al seguro!- clamaba Irvine, más divertido que dolorido.

Por el incidente con Ocon, la FIA sancionó a Verstappen con dos días de trabajos comunitarios.

No hubo sanciones. Como tampoco las hubo para Schumacher cuando quiso agredir a David Coulthard durante el GP de Bélgica de 1998, que el alemán lideraba bajo una tormenta. El McLaren del escocés iba más lento en la pista y la Ferrari se lo llevó por delante, perdiendo la rueda delantera derecha y la victoria; Schumacher estaba convencido de que Coulthard había desacelerado a propósito para favorecer a su compañero Mika Hakkinen en la pelea que éste tenía con el alemán por el título mundial. Los mecánicos de McLaren y los directivos de Ferrari impidieron ese round.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.