Murió Jerónimo Bello, el jugador del SIC que había sufrido una grave lesión cervical en 2016

Una de las últimas visitas de Bello al equipo de Jaguares
Una de las últimas visitas de Bello al equipo de Jaguares Fuente: LA NACION - Crédito: UAR
(0)
7 de mayo de 2019  • 18:00

Jerónimo Bello , el jugador del SIC que sufriera una grave lesión cervical hace casi tres años, falleció este martes, a sus 25 años. Bello, pilar derecho, sufrió el desplazamiento de las vértebras cuarta y quinta durante el partido ante Newman en septiembre de 2016, cuando se derrumbó un scrum al minuto 35 del primer tiempo.

El jugador quedó tendido en el piso y, al advertir que no se movía, el segunda línea de Newman Jason Bruchou le avisó al árbitro Juan Manuel Alemán y éste solicitó asistencia médica. Después, fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital Austral. Jerónimo era hijo de Juan Pablo Bello, de larga trayectoria en el club Champagnat.

La imagen tras la caída de Jero ante Newman
La imagen tras la caída de Jero ante Newman Crédito: Captura TV

"Jero" quedó cuadripléjico, con parálisis total de sus miembros. Desde entonces estuvo internado en una clínica de Pilar. El primer ejemplo lo daba él, que se aferraba a la vida sin perder la sonrisa. De sus padres todo el mundo destacó la entereza, el ánimo, la fuerza que le transmitían. Una hermana, kinesióloga, redujo sensiblemente su trabajo para poder ayudarlo. Pero la actitud que no dejó de asombrar fue la de sus amigos. Sus muchos amigos, básicamente del colegio Pilgrims y del SIC, cuando vieron que la convalecencia iba a ser prolongada, se organizaron con el objetivo de que siempre haya uno con él, además de su familia. Todos los días, durante las 24 horas, se turnaban para acompañarlo.

Así fue la lesión que sufrió Jerónimo Bello

01:46
Video

Los cambios que sobrevinieron a su lesión

A partir de la lesión cervical que sufrió Bello, la tercera de un jugador entre 2015 y 2016, la UAR introdujo una serie de cambios en el scrum. Se establecieron reglas más estrictas (no se podía empujar más de un metro y medio, por ejemplo) y se promovió la estabilidad y la velocidad de disponibilidad de la pelota. Estas modificaciones cambiarán en junio próximo, tras un reciente comunicado de la UAR.

Tres lesiones cervicales graves en un año conmovieron al rugby argentino en 2016. Las tres como consecuencia de scrums que se derrumbaron. La UAR dispuso entonces un paquete de medidas que resultaron en una merma notoria en la cantidad de derrumbes por partido. Ahora, al entender que se avanzó en una transformación profunda a nivel cultural y ante la crisis que padece el rugby argentino en esa formación, reconstituyó una de las principales reformas en procura de recuperar su espíritu.

Tres años después y tras los cambios, la nueva polémica: la UAR volvió a habilitar el empuje libre en el scrum.

Entre los diversos cambios que se ensayaron entonces hubo uno que cayó antipático: la prohibición de empujar más de un metro y medio en el scrum. Que minaba el espíritu del scrum, que no incidía en la seguridad de los jugadores fueron algunos de los cuestionamientos que hicieron especialistas en su momento. Dos años y medio después, sin lesiones graves en ese lapso, la Unión Argentina de Rugby volvió a habilitar el empuje libre en las divisiones superiores. La medida, que fue anunciada en los últimos días de marzo a través de un comunicado de prensa, entrará en vigencia a partir de junio.

Luego de que en menos de un año entre 2015 y 2016 Juan Gastaldi (CASI), Ignacio Maeder (Duendes) y Jerónimo Bello (SIC) sufrieran lesiones cervicales graves, la UAR dispuso un paquete de medidas que instrumentó de inmediato, de las cuales la prohibición de empujar más de un metro y medio era sólo una parte. También dictó la obligatoriedad de hookear y la posibilidad de que puedan hacerlo también los pilares, la alineación del hombro externo de quien introduce la pelota con la línea media del scrum y la habilitación al octavo a levantar la pelota de los pies de la segunda línea. Además, se les permitió a los jueces de línea ingresar a la cancha para sancionar infracciones en el scrum y se introdujo la tarjeta amarilla agravada para casos de infracciones en el scrum. Principalmente, se puso especial énfasis en la capacitación y educación de jugadores, entrenadores y árbitros directamente relacionados con el scrum a través del programa Rugby Seguro.

Al quedar la decisión de aplicación en manos de cada Unión, la URBA ya decidió que no se aplicará en los torneos superiores el empuje libre en el scrum durante toda la temporada 2019.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.