Para los Pumas, la propuesta es confiar y tomar riesgos

Chelo Bosch en la práctica de los Pumas en Champagnat
Chelo Bosch en la práctica de los Pumas en Champagnat Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia
Marcelo Bosch no duda de que ese espíritu de juego es positivo para el equipo argentino
Román Iglesias Brickles
(0)
24 de septiembre de 2014  • 12:11

La antesala del duelo más esperado por los Pumas y por los fanáticos del rugby argentino deja traslucir ansiedades, construye cientos de planteos de juego imaginarios, proyecta jugadas ideales y deja volar la mente hasta límites insospechados. Todos, sin duda, juegan su partido y sueñan con el mejor desenlace ante los All Blacks , el mejor equipo del mundo.

Sin embargo, esta adrenalina que se evidencia lejos está de repercutir de manera negativa en el plantel nacional. El comienzo de la semana de entrenamientos, luego de varios días de descanso, mostró un grupo alegre, con mucho entusiasmo y consciente del enorme desafío que lo espera el sábado en el Estadio Ciudad de La Plata.

El buen clima interno, alejado de una postura ocasional, está relacionado con los objetivos que va cumpliendo el seleccionado. Si bien aún no ha conseguido quebrar el destino con un triunfo (sólo cuenta con un empate ante los Springboks, en 2012), la realidad marca que su rendimiento hasta aquí –en promedio– está por encima de lo actuado en los torneos pasados.

Por señalar un caso, la estadística marca que el equipo de Daniel Hourcade lleva marcados 6 tries en la competencia. Se encuentra lejos de los 11 de Nueva Zelanda pero iguala en cantidad con Sudáfrica. En tanto, Australia sólo suma uno más que la Argentina.

Este hecho producido por los jugadores tiene una raíz en la conducción. Los propios protagonistas remarcan que el presente está directamente relacionado con la propuesta de juego. Así lo manifiesta Marcelo Bosch , uno de los más experimentados hombres del plantel albiceleste.

"Creo que no sólo está relacionado con los partidos sino con la forma en la de entrenarnos. Es la que venimos teniendo desde que arrancó este ciclo en Pensacola. En las prácticas se puede ver que tratamos de buscar eso y de tener más confianza para arriesgar y jugar más", afirmó el ex jugador de Belgrano Athletic.

Y en ese sentido, añadió: "Ése es el mensaje que nos transmiten los entrenadores: tener confianza, arriesgar, que podemos, que tenemos jugadores de calidad que pueden tomar buenas decisiones y pueden desnivelar. Eso está bueno porque nos da mucha confianza para encarar los partidos y soltarnos para hacer lo que entrenamos".

Curiosamente, en los últimos dos años la UAR contrató a Graham Henry para lograr dinamismo y recién este año –cuando ya no está el neocelandés– se consigue capitalizar esa propuesta. La enseñanza, pareciera ser, atravesó el tamiz de un proceso interno y decantó para el bien del equipo.

En relación al propósito al que apunta la Argentina en el cierre del Rugby Championship , el centro albiceleste destacó que "la idea es hacer dos muy buenos partidos. Estar cerca en el tanteador o ganar. Por supuesto –advirtió– que vamos a salir a ganar cada vez que nos toque entrar a la cancha". Y agregó: "El gran desafío es reproducir lo que logramos en Salta frente a Sudáfrica (caída 31-33) y jugar bien al rugby".

Pero enfrente estará el mejor equipo del planeta. Nueva Zelanda, que llega invicto y tras haber conseguido los dos Cuatro Naciones pasados, volverá a ser el rival que aprovechará hasta el mínimo error para imponer condiciones. Y Chelo lo sabe. "Se trata de jugar contra el mejor del mundo. Nosotros seguimos creciendo y formándonos, y es un poco utópico pensar en un triunfo. Aun así, entramos a la cancha a ganar. Somos competidores y creemos que le podemos ganar, algún día, al mejor del mundo" deslizó con esperanza ante la consulta de canchallena.com.

Los 29 tests matches jugados avalan su experiencia. Marcelo Bosch debutó con la camiseta de los Pumas en 2007 y estuvo presente en todos los partidos argentinos en el Mundial de Nueva Zelanda 2011. De allí la trascendencia de su palabra y la importancia de su percepción.

"Por supuesto que ganar construye para la fortaleza mental", sostiene, como para dejar en claro que este sábado se saldrá a algo más que incomodar a los Hombres de Negro. Aun así, afirma: "Somos conscientes de que jugamos un torneo muy difícil contra los tres mejores equipos del mundo. Soy sincero: sería muy bueno ganar un partido. Pero nuestro éxito hoy se refleja en hacer las cosas bien y seguir creciendo como equipo, porque a eso debemos apuntar".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.