Rumbo a Tokio 2020: porque cuatro años no son nada

La marplatense Belén Casetta en la serie de 3000 metros con obstáculos de Río 2016
La marplatense Belén Casetta en la serie de 3000 metros con obstáculos de Río 2016 Fuente: EFE
Mientras el pebetero olímpico carioca aún está caliente, un juego para aventurar los nombres de los corredores que podrían estar en la capital nipona, dentro de cuatro años
Juan Pablo Calviño
(0)
15 de octubre de 2016  • 21:20

No está de más, en base a su presente o proyección a futuro, intentar un repaso de quiénes tienen posibilidades de estar en Japón. Veteranos de mil batallas, talentos precoces, atletas olímpicos, corredores consistentes, pichones a punto de explotar. Todos, estrategia o dedicación mediante, tienen la chance; está en ellos administrar bien las herramientas y energía. Está en los entrenadores y dirigentes argentinos, por supuesto, apoyarlos de manera idónea y correcta. La apuesta ya está en marcha y el acompañamiento será clave.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Para esto, te proponemos algo. A modo de juego, cuando termines de leer la revista cortá las páginas de esta nota y guardalas con un papel en el que anotes a tus candidatos y los de tus amigos en un sobre. Como si se tratase de una cápsula del tiempo, dejalo en algún lugar donde sepas que lo vas a encontrar dentro de cuatro años y, como si fuera el PRODE compará los nombres de la lista con los que finalmente estará en 2024 con la celeste y blanca.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bruno, Casetta, Mastromarino, Lozano, Molina, Borelli, París. La danza de apellidos es muy grande pero la mayoría de los atletas argentinos, a causa de las exigentes marcas mínimas sugeridas por IAAF (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo), sin contar con la posible y ridícula modificación de tiempos por parte de la Confederación Argentina de Atletismo (CADA), apuntarán a correr en el asfalto y la pista de la capital nipona. Por ello, la lucha será despiadada a la hora de ocupar las seis plazas olímpicas que otorga el maratón (3 hombres y 3 mujeres). En este camino, claro, por qué no soñar con corredores en 5.000 o 10.000 metros.

El panorama que describe Luis Migueles no es muy alentador dentro de la pista. El ex atleta y entrenador-formador de mediofondistas cree en los corredores que hay pero se preocupa por lo que está por venir. "Tenemos futuro con Federico Bruno, Belén Casetta, Carolina Lozano, Florencia Borelli y Leandro París. Pero es uno por prueba, no estoy enumerando a cinco atletas de 800 metros con posibilidades; estoy nombrando sólo uno por distancia. No tenemos atletas menores a nivel internacional que serían futuros olímpicos. En medio fondo y fondo no se bate seguido ningún record nacional y eso significa que estamos mal”, reconoce el entrerriano que cree que los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018 pueden ser un disparador para ayudar a captar talentos. Al menos, deberían servir para ello.

Al trabajar con las categorías menores Migueles apunta a una programación en un plazo mucho más largo. "Por suerte tengo un gran grupo de corredores de medio fondo, muchos ya son campeones nacionales, todos muy jóvenes, pero si me pedís uno que tenga posibilidades de ir a Tokio te digo no, pero sí podemos llegar a los Juegos de 2024. Ahora llegó un talento a mis manos y sé que pronto va a sorprender", advierte el recordista nacional de 800 metros. "En Río de Janeiro, Casetta fue la única atleta de pista. Es ahí donde necesitamos más presencia y soñar con una final olímpica. A eso tenemos que apuntar; si nos conformamos con sólo participar no estaríamos creciendo", agrega Migueles.

Pasos: el Mundial de Atletismo de Londres 2017,

La perspectiva de Javier Carriqueo, en cambio, es mucho más alentadora. "Si comparamos con ciclos olímpicos anteriores ya hay cerca de una decena de atletas con posibilidades reales de llegar a Tokio 2020. En pista, por su condición natural, Fede Bruno llegará en la edad óptima para sus pruebas. Joaquín Arbe en obstáculos ha tenido buenos resultados y, si hace una buena gestión de su carrera en los próximos años, tiene muchas chances. Leandro París es una gran aparición y es uno de los que habrá que seguir; ojalá siga con la progresión que tuvo esta temporada y pueda llegar", enumera el atleta que estuvo presente en los 1500 metros de Pekín 2008 y los 5000 metros de Londres 2012. "En el maratón seguirán dando lucha el Colo Mastromarino y Luis Molina, que querrán repetir su experiencia olímpica, esta vez en Japón. A ellos hay que sumar a Gustavo Frencia, Marcelo Fabricius, Eulalio Muñoz, que es el más joven de todos ellos y es un buen proyecto. Que si no llega en cuatro años puede ser para 2024", añade el patagónico que debutó infructuosamente en los 42,195 km este año con la esperanza de lograr en Río sus terceros Juegos.

Para hablar de la rama femenina nadie mejor que María de los Ángeles Peralta. La única argentina en largar dos maratones olímpicos no duda en reconocer que Florencia Borelli es la futura maratonista que va a sobresalir del resto pero también cree que, sobre todo entre las damas, en cuatro años puede pasar de todo. "No sé qué va a ser de la vida de Viviana Chávez o Rosa Godoy, no sé si decidirán seguir en el alto rendimiento por otros cuatro años. Creo que si Rosa sigue va a estar. Karina Córdoba si lo vuelve a intentar le tengo fe, a Karina Neipan lo mismo. Tal vez en este ciclo olímpico aparezca alguien y dé un zapallazo sin estar en los planes de nadie, como cuando pasé del semifondo a convertirme en corredora de maratón", aduce la atleta que cuando fue a Londres no figuraba en el plan de becas ni en el pre equipo porque había sido madre dos años antes y debió dejar de correr por un año y recién debutó en la distancia en 2011, apenas un año antes de los Juegos.

"No hay dudas de que Belén Casetta pueda volver a un Juego, no sé en qué disciplina porque los 3000 metros con obstáculos son muy duros para las rodillas. Es muy chica todavía. Si no está en la prueba que compitió en Río de Janeiro calculo que va a subir de prueba, y no es descabellado pensar que siga de largo y vaya por el maratón. Con Mariana Borelli pasa lo mismo. Tal vez no tenga el talento natural de su hermana melliza pero tiene mucha cabeza y constancia de entrenar siempre. Ella entrena durante todo el año, es de las atletas más consistentes, siempre está bien. Lo está trabajando desde otro lugar. Es perseverante, entrena y entrena. Esas personalidades, la mayoría de las veces consiguen los resultados. Y ojo, tal vez cambio de opinión en dos años y lo intento de nuevo", bromea la marplatense que se despedirá de los 42.195 metros en noviembre próximo en Nueva York.

El tiempo de Olimpíadas es largo. Mientras hoy es todo motivación, surgen ideas y cuestiones a cambiar e implementar, durante las cuatro temporadas se diluye el fanatismo exacerbado cuando más se necesita la ayuda y el acompañamiento de propios (Estado) y extraños (privados). El Mundial de Atletismo de Londres de 2017 será el primer escalón al que deberán apuntar los corredores que anhelan estar en la elite mundial. Durante 2018 los Juegos Olímpicos de la Juventud, que se desarrollarán en Buenos Aires, serán un espaldarazo fundamental para desarrollar y ensanchar las bases, además de conocer nuevos talentos. El Campeonato del Mundo, los Juegos Odesur de Cochabamba 2018 y los Panamericanos de Lima 2019 funcionarán como escala. De aquí a 2020 pueden pasar muchas cosas. Tal vez los que están en la lista como proyección no sean quienes terminen yendo a Tokio. La lucha recién empieza. El tiempo, el esfuerzo, la planificación, las lesiones y los resultados dirán quiénes serán los próximos olímpicos.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.