Lunar Epic, en primera persona

Un testeo por las calles de Boston sirvió para comprobar las bondades de un calzado versátil y cómodo para correr
Juan Pablo Calviño
(0)
4 de mayo de 2016  • 14:45

La marca de Oregon tomó la mayoría de los elementos tecnológicos que funcionaron en distintos deportes –fútbol, básquet y running-, le sumó cosas nuevas para dar con este calzado liviano de entrenamiento, de look futurista, que funciona a la perfección a la hora de sumar kilómetros.

Todo entra por los ojos. A los corredores más clásicos la capellada Flyknit, les puede llamar la atención porque no termina con un collar arriba del talón sino que llegan hasta arriba del tobillo, inspirado en los botines de fútbol que vimos en el Mundial de Brasil hace dos años. La media suela compuesta de Lunarlon, con hendiduras a los costados, tiene un drop clásico de 8.5 mm entre el talón y la punta. Además, con el calzado vienen dos juegos de plantillas, unas más amortiguadas y otras planas, para quien busca un andar más minimalista.

Otro de los puntos vistosos de las Epic es su innovadora suela. Cuando las giras descubres cinco puntos de apoyo separados (uno en el talón y cuatro en la punta y el medio pie), libre de caucho que, con una secuencia de aros concéntricos cortados con laser, reproducen el mapa del pie y actúan de forma independiente para repartir la presión y brindar una respuesta más suave y activa en múltiples superficies.

A la hora de calzarlas se sienten como una media. El Flyknit, altamente respirable, se amolda al pie como si se tratara de una segunda piel. En la zona del arco, talón y puntera la densidad del tejido es más gruesa para dar mayor protección. Los cordones están sujetos a los cables Flywire están para optimizar el ajuste, pero prácticamente no hace falta apretarlos. Al no contar con lengüeta, dobleces o costuras, no hay lugar para la aparición de rozadoras. Se sienten muy confortables, como un guante. Personalmente opté por llevar medio punto más del que suelo usar, cosa que les recomiendo sobre todo a los runners que utilizan sus propias plantillas o a los que no les gusta sentirse muy ajustados.

Por ser un calzado de entrenamiento son muy ligeras. Al reducir el peso de las costuras, el pegamento y las distintas capas de materiales, apenas 246 en talle US 10 de hombre y 194 gramos en talle 8 de damas.

Al correrlas se sienten como una zapatilla lightweight, pero con la amortiguación y estabilidad de un calzado para sumarle muchos kilómetros. El collar alto brinda soporte y estabilidad alrededor del tendón de Aquiles. Si bien son unas zapas pensadas para la calle se comportan muy bien sobre la tierra y el pasto y el grip contra el piso es muy bueno.

Personalmente soy un runner al que le gusta tener un calzado específico para cada tipo de entrenamiento, por el uso que les di hasta ahora, las Nike Lunar Epic tiene las propiedades de ser un calzado para todos los días. En los trotes me sentí protegido y en los pocos entrenamientos de calidad que les alcancé a hacer –ténganme paciencia, recién llevo quince días post 42K- fueron reactivas tanto en las series como en los cambios de ritmo.

Unas zapas livianas, naturalmente flexibles y, sobre todo confortables, es lo que mantiene corriendo a las personas a final de cuentas.

Las Lunar Epic Flyknit son un calzado que enfatiza el movimiento natural, con el foco en el calce, soporte y amortiguación para regalar una nueva experiencia al corredor.

Precio: desde $2700.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.