Stéphane Peterhansel, de perderse en su primer Dakar a convertirse en el piloto más ganador de la historia

Baño de popularidad: Stéphane Peterhansel, la leyenda de los catorce triunfos en el Rally Dakar, festeja junto con el equipo y el público en Jeddah
Baño de popularidad: Stéphane Peterhansel, la leyenda de los catorce triunfos en el Rally Dakar, festeja junto con el equipo y el público en Jeddah Fuente: AFP
Alberto Cantore
(0)
19 de enero de 2021  • 08:00

El Rally Dakar es la carrera más exigente y peligrosa del planeta y en sus 43 versiones recorrió tres continentes: África, América y, desde el año pasado, Asia. En su estreno, en 1979, solo participaron autos y motos; en el presente se divide en cinco categorías, ya que en el trayecto se sumaron los camiones, los cuatriciclos y los coches ligeros (UTV). Entre sus cientos de aventureros hay un nombre que se destaca y alumbra al resto. Stéphane Peterhansel se presentó en 33 oportunidades y el viernes pasado, en la rampa de premiación de Jeddah, en Arabia Saudita, firmó la decimocuarta victoria: la octava en autos, tres décadas después de celebrar la primera en motos. El apodo del francés no resiste análisis ni discusiones: Monsieur Dakar. A los 55 años entiende la competición mejor que nadie, no se deja llevar por arrebatos y tampoco se enreda en el nerviosismo que despliegan sus rivales. Su calma extrema fue la intranquilidad de Nasser Al-Attiyah, principal oponente en el territorio saudita y quien finalizó frustrado luego de ganar seis etapas.

Al mirar hacia atrás es delirante imaginar que el piloto que acumula 14 trofeos -nadie ganó más veces que Peterhansel- resultó un fiasco en su primera aventura dakariana. La leyenda, sin embargo, recuerda con cariño su estreno en 1988, cuando la caravana partía desde Versalles rumbo a Argel y finalizaba en la senegalesa ciudad de Dakar. "Me perdí en el desierto y mientras trataba de encontrar el rumbo, me quedé sin combustible en la moto. Se hacía de noche, empecé a caminar y encontré un pueblito en el medio de la nada. Imaginé que tendrían combustible, pero no había ni una estación de servicio ni nadie que me pudiera auxiliar. Una mujer me permitió pasar la noche en su choza, descansé unas horas y un grupo de jóvenes fue hasta otro pueblo por combustible. Terminé la etapa 12 horas más tarde de lo que proyectaba y aunque parezca extraño es el mejor recuerdo que tengo de mi primer Dakar", no se cansa de contar quien finalizó 18avo esa carrera caótica, con la desclasificación de finlandés Ari Vatanen y la muerte de una mujer y su hija en Mauritania, atropelladas por un auto de filmación.

El buggy de Stéphane Peterhansel ara el desierto saudita; el francés ganó una sola etapa, pero hizo de la regularidad y de la navegación los argumentos para el octavo éxito en autos en 33 años en el Rally Dakar
El buggy de Stéphane Peterhansel ara el desierto saudita; el francés ganó una sola etapa, pero hizo de la regularidad y de la navegación los argumentos para el octavo éxito en autos en 33 años en el Rally Dakar Fuente: AFP

La leyenda firmó su primer triunfo en 1991 y repitió en 1992, 1993, 1995, 1997 y 1998; desde entonces, Yamaha -marca con la que ganó los seis títulos en motos- no volvió a ceñirse la corona. Peterhansel ganó a pesar de no estar recuperado de una fractura de escafoides. Rompía con 11 años sin éxitos de la fábrica japonesa. Si Yamaha fue su refugio en motos, la cosecha en autos tuvo tres sellos diferentes: Peugeot, Mitsubishi y Mini. Después de la victoria en Arabia Saudita, el francés abrió la posibilidad de ensayar un cambio, renovar el desafío camino a la aventura 2022. Una señal de la adrenalina que lo empuja a poner a prueba su capacidad sin miedo de ceder protagonismo. "Cada año es igual: cuando terminas tienes que descansar y analizar lo que sucedió. Quizá sea el momento de hacer un cambio con una nueva tecnología en el Dakar.", las palabras que descubrieron el potencial giro. El año próximo, Audi ingresará a la aventura con un auto híbrido, con motores similares a los autos de DTM. Formará parte de la nueva categoría "Energías Alternativas", un proyecto que aspira simplemente a completar el recorrido del Dakar en búsqueda de fiabilidad y sin ambiciones de triunfos.

Stéphane Peterhansel, el comienzo de la leyenda: con Yamaha, tres décadas atrás, ganó el primer Rally Dakar; en 1998 cerró, con seis trofeos, la cosecha en motos
Stéphane Peterhansel, el comienzo de la leyenda: con Yamaha, tres décadas atrás, ganó el primer Rally Dakar; en 1998 cerró, con seis trofeos, la cosecha en motos

El Dakar es un reto y el francés intentó convertirlo también en una aventura familiar. Su ilusión era participar junto con su mujer, Andrea Mayer, de copiloto. Primero, episodios de vértigo que tuvo la ex piloto de motos rectificaron el rumbo de la elección; ahora, la pandemia mundial de Covid-19 desmoronó el plan. En 2019, la pareja ganó la Copa del Mundo de Cross Country -se coronó en la cita en Marruecos-, pero la alemana no superó los exámenes médicos camino a la prueba que se desarrollaría por primera vez en Arabia Saudita y Peterhansel escogió al portugués Paulo Fiúza -participó bajo la órbita de Mini con el argentino Orly Terranova en 2013 y 2014- como navegante. La comunicación de la tripulación fue en inglés, una rareza y un contratiempo, ya que Monsieur Dakar siempre tuvo copilotos que hablaron francés. Para 2021, Edouard Boulanger se sentó a la derecha de Peterhansel y los especialistas resaltaron que la navegación fue excelente. Solo ganaron un tramo -la novena etapa-, aunque nunca cayeron más allá del cuarto puesto en los recorridos parciales. El destino le hizo un guiño cómplice en el séptimo segmento -la primera parte de la etapa maratón, la que no permite asistencia del equipo-, al romperse la suspensión a 40 kilómetros de la meta. "Hay que darlo todo y ser completo: tener un buen equipo, un buen coche y, por supuesto, un copiloto de primera", destacó la estrella sobre su novato compañero de fórmula.

Stéphane Peterhansel y su copiloto Edouard Boulanger en el cambio de neumáticos, tras un pinchazo; el francés estrenó navegante en la aventura dakariana de 2021
Stéphane Peterhansel y su copiloto Edouard Boulanger en el cambio de neumáticos, tras un pinchazo; el francés estrenó navegante en la aventura dakariana de 2021 Fuente: AFP

Junto con el español Carlos Sainz -comparten escuadra- y Al-Attiyah (Toyota Gazoo Racing) componen el tridente dominante en la categoría autos. Desde 2015 se reparten las victorias, aunque el qatarí pidió a la organización revisar medidas, entendiendo que los buggies tienen ventajas contra los 4x4. "Llevan quejándose desde hace años. Nosotros, cuando no ganamos, no lloramos. Es solo cuestión de ego y si Nasser tuviera un ego ligeramente diferente, podría haber ganado el Dakar. Su ego lo empujó al punto de querer ganar el prólogo, y creo que fue entonces cuando perdió la carrera", respondió Peterhansel, que guio la victoria desde la retaguardia y tomó rédito de los errores garrafales de navegación de Sainz y de los 16 pinchazos del qatarí.

La brillantez para gestionar el ritmo, la solidez para navegar, la experiencia para no cometer errores y romper el auto, la sabiduría para entender cuál es el momento adecuado para atacar, las virtudes de Monsieur Dakar, el hombre que siempre tiene tiempo para un nuevo récord.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.